Artículo publicado en el número 32 de la revista Hispatrading. Regístrate en www.hispatrading.com de manera completamente gratuita para acceder a más artículos como este.


Sistema de Rentabilidad en Dividendos

Existen partidarios de la inversión en activos que reparten altos dividendos, como inversión a largo plazo, pero debemos de tener siempre en cuenta que el importe repartido por dividendo se descuenta desde ese mismo momento de la cotización del activo, con lo cual es lo “comido por lo servido”. Esta filosofía podía tener sentido en un entorno de mercado en el que la renta variable siempre subía… pero ya somos conscientes de que eso no es así, y que en algunos casos podemos encontrarnos activos que incluso llegan a desaparecer en un mundo tan cambiante y acelerado. Aquí proponemos una manera diferente de rentabilizar los dividendos, desde una perspectiva exclusivamente cuantitativa, aprovechando no solamente el ingreso por dividendo sino el comportamiento del activo frente a este tipo de acontecimientos.

La Inversión por Dividendo
Voy a tratar de explicar cómo funciona el reparto del dividendo y cuales son las fechas clave que hay que tener en cuenta:

  • Fecha de declaración (declaration date) es cuando se comunica la aprobación del reparto de dividendos señalando la fecha ex dividendo (ex dividend date) y pudiendo especificar cual es la fecha de registro (record date), es decir, aquella en que se  detectan quienes son accionistas en ese momento y, por tanto, quienes tienen derecho a percibir el dividendo.
  • Fecha ex dividendo (ex-dividend date) es la fecha a partir de la cual la acción cotiza sin derecho a percibir el dividendo. Es por este motivo por el que el “ex dividendo” también se denomina “sin dividendos”. Si usted compra y mantiene las acciones hasta esa fecha, recibirá el dividendo. Sin embargo, si la compra la realiza en esa fecha o después, no tendrá derecho a percibir el dividendo de esas acciones y quien recibirá el dividendo es quien se las ha vendido. De ahí que en esta fecha es cuando la acción descuenta el dividendo y baja su cotización por un importe aproximado al importe del mismo.
  • Fecha de registro (record date) que es la fecha en que se relacionan o listan (registran) los accionistas con derecho a recibir el dividendo. Hay que llevar cuidado porque si bien suele tomarse el cierre del día anterior del ex dividendo para hacer la relación de los accionistas, no siempre es así. La sociedad puede comunicar una fecha de registro distinta pero ello lo debe realizar previamente en lo que se denomina fecha de declaración.
  • Fecha de pago, que es cuando se materializa el pago del dividendo y, lógicamente es la última de las fechas.

En la tradicional inversión por dividendos se suele escoger aquellos activos que mayor rentabilidad por dividendo suelan pagar, y que, por supuesto, sean activos sólidos y líquidos. Se compran acciones que reparten elevados dividendos y se deja invertido el dinero “ad mortem” esperando encontrarnos con que, tal y como si fuera un depósito, vayamos a recuperar el dinero inicial, además de los dividendos repartidos durante todos esos años. O mejor aún, los dividendos más la revalorización del activo!.  Pero lamentablemente, no es más que un espejismo que se aleja bastante de la realidad. Si fuera tan sencillo…

La cotización de los activos suele oscilar y depender de muchas más variables y dependencias del entorno y del resto del mercado o sector al que pertenezcan. Además de que podríamos plantearnos el hecho de qué por qué motivo reparte beneficios entre sus accionistas pudiendo reinvertirlo y entregárselo vía cotización?. Tal vez no confían en la evolución de su negocio?. Es un lavado de imagen?. O simplemente es un “hacer caja” para sus accionistas a pesar de que confíen en la evolución de su negocio. Es difícil de saber y cuantificar. Yo, personalmente, no invierto vía dividendos por el hecho de que no existe un respaldo histórico que me ofrezca garantías de que voy a obtener rendimientos positivos, y además está fiscalmente penalizado. Si estoy en una acción es porque confío en que su precio va a revalorizarse y, si además, reparte dividendo, mejor que mejor.

¿Pero qué les ocurre a los activos en las proximidades de estas fechas de reparto de dividendo?. Tanto antes como después del ex dividend date, que es el día en el que realmente se hace efectivo el derecho. ¿Existirá un patrón aprovechable alrededor de estas fechas?. En ese caso se podría aprovechar el rendimiento del patrón y el del dividendo simultáneamente. ¿Pero sobre qué activos existe esta ventaja y en cuales es mayor?.

Cuando se suele repartir dividendo en ese activo
Para ello voy a escoger un activo cualquiera (AAPL – Apple) sobre el que voy a realizar el estudio. Este estudio sería extrapolable a cualquier otro activo y ordenar en base al criterio que deseáramos para escoger aquellos que fueran más rentables o estables para este tipo de estudio o inversión.

El reparto de dividendos histórico de AAPL ha sido el mostrado en el gráfico de debajo, con las rentabilidades anuales por dividendo:
 

Fig. 1 - Rentabilidades Anuales Históricas por Dividendo para AAPL (Fuente: QuantPeak Analytics)

Obteniendo una rentabilidad anual media histórica por dividendos del 24,02% y en los últimos cinco años del 8,13%.

Y los dividendos suelen repartirse en los siguientes meses del año y días del mes:

Fig. 2 - Meses del Año y Días del Mes en que suele repartirse dividendo históricamente (Fuente: QuantPeak Analytics)


En el gráfico se aprecia que los meses en los que suele repartirse dividendo históricamente son Febrero, Abril, Mayo en menor medida, Agosto y Noviembre. Y los días, dentro de estos meses, el 7 y el 16.


Qué suele ocurrir antes y después del Ex Dividend
Ahora vamos a estudiar lo que suele ocurrir los días antes del ex dividend, en el supuesto de que entramos largos N días antes del ex dividend y mantenemos hasta entonces.

Fig. 3 - Rentabilidades Históricas Teniendo el Activo N días antes o N días después del ex Dividend (Fuente: QuantPeak Analytics)


Apreciamos que tan solo comprando el activo antes de 50 sesiones del ex dividend obtendríamos rentabilidades adicionales interesantes. Las rentabilidades históricas a partir de estas 50 sesiones oscila entre el 1%-3,5% cada vez que se reparte dividendo, y los años que se reparte suele hacerse 4 veces al año. El problema es saber si se va a repartir o no dividendo con tanta antelación, para poder tomar posiciones en el activo.

Por otro lado, si una vez pasado el ex dividend date mantenemos la acción N días cual sería la rentabilidad adicional obtenida. En este caso, habría que mantener más de 10 días la acción para obtener una recuperación que podría llegar a ser superior al 3%.

Así que, entrando 60 días antes del ex dividend es donde mayor rentabilidad se obtiene. Y manteniendo 39 días después del ex dividend, donde mayor rentabilidad se obtiene históricamente.

Comportamiento y Estrategia
Si conocemos cuales son los meses del año y día del mes en que suelen repartirse dividendos, aunque no se haya anunciado reparto de dividendo, podríamos tratar de anticiparnos comprando N sesiones antes de esas fechas y/o mantenerse comprado N sesiones después de esa supuesta fecha. ¿Pero cual sería la fecha de reparto de dividendo donde históricamente, haya habido o no finalmente, se ha comportado mejor el activo?

La mejor alternativa histórica sería comprar 60 sesiones antes del día 7 de Mayo, lo que nos reportaría una rentabilidad media histórica de un 13,28% sin tener en cuenta la rentabilidad del dividendo, y habiendo descontado comisiones. La curva de rentabilidad acumulada históricamente obtenida sería la mostrada a continuación:

Fig. 4 - Rentabilidad Acumulada entrando 60 sesiones antes del 7 de Mayo, supuesta fecha de reparto de dividendos. (Fuente: QuantPeak Analytics)


Y para después del ex dividend date también operaríamos de la misma manera, manteniendo posiciones largas durante 39 sesiones después del 7 de Mayo, lo que nos reportaría una rentabilidad media de un 11,17%, con una curva de rentabilidad acumulada histórica como la mostrada a continuación:

Fig. 5 - Rentabilidad Acumulada manteniendo durante 39 sesiones después del 7 de Mayo, supuesta fecha de reparto de dividendos.

 


Conclusión
Invertir por rentabilidad por dividendo no parece una buena idea ya que la rentabilidad del dividendo se puede ver afectada por la evolución de la cotización. Sin embargo, conociendo algo más en detalle los patrones de comportamiento de cada activo ante diferentes eventos o situaciones, podemos jugar con un pequeño plus de probabilidad de éxito a nuestro favor que nos reportarían retornos complementarios. Podríamos detectar aquellos activos que tuvieran resultados más sólidos y rentabilidades estables de entre todos, con las fechas propicias para poder aprovechar no solamente su rentabilidad por dividendo sino también rentabilidades añadidas por su comportamiento ante ese evento. Con ello conseguiríamos perseguir rentabilidad por dividendo más una rentabilidad añadida, por su particular comportamiento durante esos días. Podría ser aplicable a todos los activos y tratar de entrar en aquellos en los que históricamente haya habido mayor rentabilidad y estabilidad, cuando vayan a repartir dividendo.

No deja de ser un estudio que, por supuesto,  debería de ir apoyado por un control del riesgo. Los patrones existen y, que se hayan venido produciendo en el pasado, no implica que vayan a seguir produciéndose en el futuro, o con la misma intensidad y constancia. Si estos patrones vienen apoyados por un fundamento práctico tendrán más fiabilidad y durabilidad en el tiempo.


Enrique Valdenebro