Artículo publicado en el número de la revista TRADERS' de abril de 2015 (páginas 54-59). Regístrate en www.traders-mag.es de manera completamente gratuita para acceder a más artículos como este.

 

Generar un Sueldo Mensual mediante la Venta de Opciones de Compra

Parte I: Venta de opciones de compra cubiertas


Los inversores minoristas siempre están buscando nuevas maneras de generar beneficios superiores a los que rinden las inversiones libres de riesgo pero teniendo como característica clave de la estrategia la preservación del capital. Para la mayoría de nosotros, la idea de combinar el mercado de valores con las opciones sobre acciones es demasiado especulativa y no entra dentro de las estrategias del inversor medio. En esta serie de 3 artículos, vamos a desacreditar este mito presentándole un conjunto de normas y directrices específicas dirigidas a la mejora de sus rendimientos anualizados. En este primer artículo, se resaltará la venta de opciones de compra cubiertas.


¿Qué es la venta de opciones de compra cubiertas?

La venta de opciones de compra cubiertas es una estrategia en la que se combinan otras 2 estrategias: la compra de acciones ("largo de acciones") y la venta de opciones de compra sobre acciones ("corto de opciones"). En primer lugar, compraremos una acción apropiada (se discutirá el proceso de selección más tarde) y venderemos la opción, lo cual equivale a vender a través de una operación online a una persona desconocida el derecho pero no la obligación de comprar nuestras acciones a un precio que nosotros determinamos (= el precio de ejercicio) y en una fecha que determinamos (= la fecha de vencimiento). A cambio de la tener esta obligación se nos paga una prima en efectivo (= la prima de la opción) que está determinada por el mercado.


Pre-visualización de un ejemplo
Dado que los contratos de las opciones son casi siempre de 100 acciones del subyacente, vamos a comprar 100 acciones de una empresa que cotiza a 48 dólares por acción lo que nos costará $ 4.800. Una vez que seamos los dueños de estas acciones, y por lo tanto estemos “cubiertos" o protegidos, ahora podemos vender la opción de compra con total libertad. Supongamos que fijamos el precio de ejercicio en $ 50 y cerramos la operación de venta. En otras palabras, el comprador de la opción ahora controla nuestras acciones y tiene el derecho de ejercer esa opción y comprar nuestras acciones a $ 50.

Todo contrato finalmente termina y deja de existir. La mayoría de los contratos de opciones vencen el tercer viernes del mes a las 16:00 ET (hora del este). Nosotros nos ocuparemos principalmente de las opciones a 1 mes. Por lo tanto, el comprador de la opción puede comprar nuestras acciones a $ 50 en cualquier momento tras la venta de la opción hasta las 4 pm (ET) del viernes de vencimiento.

Una prima típica de la opción para este ejemplo hipotético sería de $ 1,50 o $ 150 para el contrato (100 acciones). Tendríamos 150 dólares de beneficio inicial con un coste de $ 4.800 lo que representa un retorno inicial del 3,1% que se anualiza al 37,5%. Después de introducir la posición, también debemos controlarla.

La gestión de la posición, o estrategia de salida, se abordará más adelante en este artículo. Por ahora, vamos a ver los 2 resultados principales que son posibles por expiración (4 pm hora del este, el tercer viernes de cada mes).

(1) El precio de la acción se queda por debajo de $50
En este escenario, la opción expirará sin valor debido a que el comprador de la opción no va a optar por ejercer la opción y comprar nuestras acciones a $ 50 cuando se pueden comprar en el mercado por un precio menor. Mantenemos la prima de $ 150 y seguimos siendo dueños de nuestras acciones, siendo ahora libres para vender otra opción del mes siguiente.

(2) El precio de la acción se mueve por encima de $50
En esta situación, nuestras acciones se venderán al precio de ejercicio de $ 50, a menos que implementemos una estrategia de salida para evitar que se vendan nuestras acciones. Si nuestras acciones se venden, de hecho, a $ 50 habremos generado un beneficio adicional de $ 200 en el lado de la acción de esta operación (compramos en $ 48, vendemos a $ 50 x 100). Nuestro beneficio total tras 1 mes es de $ 350 (= $ 150 + $ 200) menos las pequeñas comisiones o un 7,3% del retorno de 1 mes.

Las 3 características clave para dominar esta estrategia
Antes de arriesgar algún centavo de nuestro dinero ganado duramente, hay que dominar los 3 aspectos de esta estrategia:

  1. La selección de valores (también Exchange Traded Funds o ETFs para abreviar),
  2. Selección de la opción (precio de ejercicio y fecha de vencimiento) y
  3. La gestión de la posición (estrategias de salida).


1. Selección de acciones
Ya que primero compramos las acciones antes de vender las opciones correspondientes, sólo debemos comprar valores que queramos poseer. En otras palabras, durante nuestro período de obligación a 30 días queremos poseer acciones te tengan pocas probabilidades de perder valor. Esto significa que nuestro proceso de selección debe ser riguroso y no se basarse en los retornos de la opción, sino en la calidad de los activos subyacentes. Como resultado de ello, exigimos acciones con una fuerte macro y buen estado técnico (gráfico de precios), así como que cumplan determinados requisitos de sentido común como tener un volumen mínimo de operaciones.


a. Análisis fundamental
En esta primera pantalla, exigimos acciones con fuertes ventas y crecimiento de las ganancias. Hay algunas pantallas propietarias excelentes como Investors Business Daily’s IBD 50 y SmartSelect, así como algunos sitios de escáneres gratuitos como finviz.com.

b. Análisis técnico
Al asumir una obligación de 1 mes, es importante identificar la tendencia y Momentum y tener la confirmación del indicador de volumen. Hay una gran variedad de indicadores técnicos útiles, tales como los que se presentan en la tabla para Centene Corp (CNC) en la Figura 1.

  • Para la determinación de las tendencias, podemos utilizar las medias móviles exponenciales de 20 días y 100 días (EMAS).
  • Para la identificación de tendencias y del Momentum, podemos utilizar el histograma del MACD.
  • Para la identificación del Momentum, podemos utilizar el oscilador estocástico.
  • El volumen se utiliza para confirmar los cambios en los demás indicadores, así como detectar las divergencias.

Es importante que todos nos volvamos competentes leyendo los gráficos de precios para tener la capacidad de maximizar la rentabilidad de la venta de opciones de compra sobre acciones. Aunque puede intimidar al principio (lo fue para mí), la lectura de un gráfico de precios se convierte con el tiempo en una tarea muy fácil y eficiente al familiarizarnos con los parámetros que elegimos.


c. Principios de sentido común
La última serie de pantallas que utilizaremos para la selección de los mejores candidatos para la venta de opciones de compra están en la categoría de pantallas de sentido común. La más importante de estas pantallas es la regla que nunca vendemos una opción, cuando hay un informe pendiente de publicación de las ganancias antes de la expiración del contrato. Esto significa que sólo mantendremos una acción durante un máximo de 2 meses consecutivos en nuestra cartera de opciones de venta cubiertas, ya que la mayoría de las empresas informan trimestralmente. Otros pantallas de sentido común incluyen el volumen mínimo de negociación (250.000 acciones por día), acción apropiada y diversificación por sectores (ninguna acción o industria debe representar más del 20% de nuestra cartera) y la asignación de dinero en efectivo (asignar una cantidad similar de dinero en efectivo a cada posición).

La Tabla 1 muestra el proceso de selección (primera fila en la parte superior) que ofrecemos a nuestros miembros de la prima sobre una base semanal.


2. Selección de opciones

Hay 3 aspectos de una opción que hay que evaluar antes de decidir cuál será la más beneficiosa para lograr la mayor rentabilidad al mismo tiempo que se toma medidas para preservar el capital:

a.    precio de ejercicio (el precio al que acuerdan vender nuestras acciones para),
b.    fecha de vencimiento del contrato y
c.    la prima de efectivo que recibiremos.

a. Selección del precio de ejercicio
En general, vamos a buscar precios de ejercicio cerca del valor actual de la acción del mercado. Estos precios de ejercicio son los que van a generar la mayor rentabilidad. La relación entre el precio de ejercicio y el valor actual de los activos subyacentes de mercado se conoce como la monetización de la opción. Para las opciones de compra, si el precio de ejercicio es mayor que el valor actual de mercado (como lo era el ejemplo de la vista previa), se conoce como un precio de ejercicio fuera del dinero. Si el precio de ejercicio es menor que el precio de las acciones, se dice que está dentro del dinero. Si los 2 precios son los mismos, tenemos en el dinero.

En un entorno de mercado alcista con fuerte información técnica, seremos más propensos a elegir un precio de ejercicio fuera del dinero en donde tenemos la oportunidad de generar 2 fuentes de ingresos: uno por la venta de la opción de compra y el otro de la revalorización de la acción. En un entorno de mercado bajista o volátil, seremos más propensos a seleccionar un precio de ejercicio dentro del dinero ya que nos proporciona una protección adicional de los beneficios de la opción. Vamos a examinar esta última frase: La prima de la opción puede tener 2 componentes: valor temporal (beneficio real) y valor intrínseco, si el precio de ejercicio está dentro del dinero no habría beneficio. Por ejemplo, si una acción cotiza a 32 dólares y vendemos a $ 30 una opción en el dinero por $ 3, la prima se desglosaría de la siguiente manera:

  • $ 2 = valor intrínseco: el precio de ejercicio está dentro del dinero y no obtenemos beneficios porque vamos a perder $ 2 con la venta de las acciones.
  • $1 = Valor temporal: beneficio inicial.


b. Selección de la fecha de caducidad
Al utilizar el valor intrínseco para "comprar abajo" nuestro coste de base se redujo de $ 32 a $ 30, calcularemos pues nuestro beneficio inicial ahora según $1/$30 = 3,3%. Este beneficio estará protegido durante el tiempo que el valor de la acción no caiga por debajo de $ 30, por lo que nuestra protección a la baja es de $ 2 / $ 32 = 6,25%. Esto significa que tenemos garantizado un retorno del 3.3% a 1 mes, siempre y cuando el valor de las acciones no disminuya en más de un 6,25% antes del viernes en el que expira. Ahí radica el valor de una opción con precio de ejecución en el dinero. La desventaja es que no vamos a participar en los beneficios adicionales si el valor de la acción se llega a apreciar cuando caduque.

Cuanto más corto sea el plazo, mayor será la rentabilidad anualizada. Por ello, en este artículo hemos destacado las opciones a 1 mes. Las mensuales también nos permiten navegar a través de los informes de ganancias que se hacen públicos trimestralmente para que podamos entrar y salir de los títulos con más facilidad en comparación con un compromiso de más largo plazo. Algunos vendedores de opciones cubiertas prefieren las semanales ya que pueden obtener resultados anualizados superiores. Hay pros y contras de las semanales. Por ejemplo, podemos utilizar los informes de ganancias más a menudo, hipotéticamente, 48 semanas al año. Pero por otro lado, tendremos comisiones más grandes, cuádruples, y menos tiempo para aplicar las técnicas de gestión de posiciones. Debemos conocer todas las ventajas y desventajas de cada método antes de decidir cuál es el mejor para nuestro estilo de negociación específica.


c. Objetivos de primas
Cuanto mayor sea nuestro objetivo, mayor es el riesgo. Esto se debe a que a mayores primas, acciones son más volátiles y, por tanto, una mayor posibilidad de participación en la depreciación. No hay una gama que sea adecuada para todos los inversores.

Sin embargo, la venta de opciones de compra cubiertas es una estrategia conservadora, por lo que un objetivo razonable para sus resultados iniciales a 1 mes estaría en el rango del 2 al 4%. Después de fijar su objetivo, asegúrese de que la operación cumplirá este objetivo antes de entrar en la posición. Los objetivos también se pueden ajustar hacia arriba o hacia abajo dependiendo del entorno del mercado global, la tolerancia al riesgo personal y los instrumentos técnicos de los gráficos.


3. Gestión de la posición (estrategias de salida)
Una vez dentro de la operación de venta cubierta, nos moveremos en el modo de gestión. No hay manera de darle a este tema la justicia apropiada en el contexto de este artículo. Sin embargo, hay varios puntos clave que deben ser tenidos en cuenta.

Eventos que pueden crear una oportunidad de salida

  • El precio de las acciones disminuye precipitadamente.
  • Gap de precios descendentes.
  • Aceleración exponencial del precio de las acciones.
  • Fecha de emisión de dividendo prevista antes del vencimiento del contrato.
  • El precio de la acción está por encima del precio de ejercicio al vencimiento sin ingresos debido al próximo contrato.
  • El precio de la acción está por encima del precio de ejercicio al vencimiento y con un informe de ganancias pendiente para los siguientes meses.

Todas las estrategias de salida comienzan con la recompra de la opción. Lo cual nos libera de nuestra obligación y nos mantiene largos en la acción. Ahora estamos en condiciones de vender otra opción, vender las acciones o evitar tomar acciones inmediatas. Una excelente guía de uso es que cuando el precio de las acciones esté en declive, se recompra la opción si su valor disminuye en un 20%, o menos, del valor original de la venta en la primera mitad del contrato o 10%, o menos, en la segunda mitad del contrato.

Veamos un ejemplo real como el de Facebook (FB, ver Figura 2). El 17 de diciembre 2014, Facebook se negociaba a 75,73 dólares. En enero el precio de ejercicio estaba fuera del dinero en $ 77.50 lo que generó $ 194 por contrato representando un 2,6% de retorno a 1 mes o un 31% anualizado. Si el precio de las acciones bajase, también lo haría el valor de la opción de compra correspondiente.

En caso en que el valor de la opción disminuya por debajo de 0,40 dólares en la primera mitad del contrato, la pauta del 20% nos dice que debemos comprar inmediatamente de nuevo esa opción. Si el valor de opción disminuye por debajo de $ 0,20 en la segunda mitad del contrato, también compramos de nuevo la opción y evaluamos cuál será nuestro próximo paso. Factores tales como el tiempo hasta la fecha de expiración, la evaluación global del mercado, la tolerancia al riesgo personal y los instrumentos técnicos de los gráficos influirán en nuestras decisiones de gestión de las posiciones.


Conclusión
La venta de opciones de compra cubiertas es una estrategia de bajo riesgo orientada a inversores minoristas. Las posiciones se construyen teniendo como máxima prioridad preservar el capital y mantener el flujo de caja mensual. Las 3 habilidades que se deben dominar para justificar arriesgar nuestro dinero ganado tan duramente, al utilizar este enfoque, son la selección de títulos, la selección de opciones y la gestión de las posiciones.

En el siguiente artículo de esta serie, veremos la venta de opciones de venta.

Alan Ellman es presidente de la Blue Collar Investor Corp. Posee una Series 65 y es un orador nacional para la Expo del trader de acciones, el show del dinero y la Asociación Americana de Inversores Particulares. Alan ha publicado 5 libros sobre acciones y opciones, así como más de 300 artículos en revistas y ha producido más de 200 videos educativos. Podéis contactarle en la dirección de correo electrónico alan[a]thebluecollarinvestor.com.