Ser trader es sin duda uno de los trabajos más difíciles que podrías haber elegido. Se trata de trabajar en condiciones de incertidumbre todos los días del año. Esto significa que, como trader, siempre cuentas con probabilidades de éxito y con otros momentos en los que los resultados son más inesperados. Pero con un mercado en constante evolución y la cantidad de transacciones a pérdida que irán sucediendo, ¿como conseguir no perder la confianza en uno mismo?


1. Céntrate en los procesos
Recuerda que el mercado es imprevisible. La realidad es que no hay ningún método 100% seguro de saber exactamente si saldremos ganando o no tras invertir en un mercado. No deberías obsesionarte por el resultado de la transacción, si no más bien pensar que has seguido tus reglas, tus normas y tu funcionamiento en el mercado en cada etapa de la transacción.

Siéntete orgulloso de ti mismo cada vez que te demuestres autodisciplina, siguiendo al pie de las letra tus principios y tus políticas de actuación cuando se trata de cerrar una posición. Seguramente no obtengas los resultados inmediatos pero, a largo plazo, tu disciplina te evitará errores que a la vez se transformará en un aumento de la confianza en ti mismo y ésta en un aumento de tu rentabilidad.


2. Practica, practica ¡y sigue practicando!
¿Sabes por qué los atletas de alto nivel pasan largas horas entrenando? Porque gracias a una gran preparación desarrollan nuevas aptitudes y mejoran su técnica y, con ello, aumenta su autoconfianza.

La gran mayoría de las veces, estos aletas desconocen la estrategia de sus adversarios y, sin embargo, con muchas horas de práctica diaria, son capaces de dominar las técnicas fundamentales con el objetivo de anticiparse y responder a tiempo a cualquier movimiento inesperado de su adversario.

Siendo trader, la clave de la confianza en sí mismo y del éxito es prepararse cada día hasta saber reaccionar a tiempo a cualquier imprevisto, en cualquier escenario que dará lugar en cualquier mercado.


3. Fíjate siempre en tus buenas experiencias

La gente con éxito tiene un alto nivel de autoconfianza y tiende a tener una actitud positiva y optimista: cuando nos concentramos en cosas positivas, tenemos tendencia a atraer más resultados positivos. Basta con recordar que si tienes un plan de trading que ha sido testeado y una estrategia de gestión de riesgo, los resultados siempre terminarán siendo a tu favor.

Una forma de practicar es fijarte mucho en los aspectos que han funcionado en tus operaciones pasadas. Estando atento y planificando bien tus próximos movimientos podrás controlar el impacto de tus operaciones más arriesgadas, independientemente de tus objetivos, a lo largo de tus sesiones de trading. Es la mejor forma de reducir tu temor a perder dinero en transacciones, de aumentar tu autoconfianza para tomar buenas de cara al futuro decisiones y actuar conforme a tu estrategia.