Nos pasamos toda nuestra infancia y adolescencia aprendiendo a controlar y desarrollar respuestas adecuadas frente a nuestras emociones. Aprendemos de nuestros padres, de nuestros profesores, de la sociedad y de nuestros ídolos mediante la observación y la comparación. Por todo ello, podríamos pensar que la mayoría de las personas poseen algún mecanismo de control cuando se inician en esto del trading. Sin embargo, en la práctica muchos de nosotros cuando operamos nos encontramos luchando con nuestras propias emociones y perdiendo el control. Si bien existe una amplia variedad de motivos que dependen de cada trader, a continuación tenéis algunos de los más comunes:

  • Problemas Personales No Resueltos: se trata de una de las principales razones por las que siempre decimos que el trading es un camino mediante el que nos conocemos a nosotros mismos. Si hay algún problema pasado que no hemos resuelto o del que ni siquiera somos conscientes porque no se han dado las condiciones para que aflore, os puedo garantizar que al operar en los mercados ese problema aparecerá. Es más, hasta que Vd. no lo identifique y se enfrente a él, el problema resurgirá una y otra vez. Una situación bastante común que indica la presencia de un problema es la de un trader que gana de forma consistente durante un período de tiempo y luego devuelve todo al mercado en cuestión de minutos.

  • Auto Reprobación: simple pero peligrosa, la auto reprobación nos mete en un círculo vicioso que a menudo comienza con el error de no prepararse adecuadamente para operar cada día. No te preparas, haces algo estúpido y posiblemente evitable, estás enfadado en el momento de operar, te abates, pierdes la confianza en tus capacidades, y vuelves a cometer el error de no prepararte para la próxima vez. En el trading, el esfuerzo constante y los resultados lo son todo, no sólo una única operación o una sesión. Las emociones negativas no sólo pueden ser desmoralizadoras y desmotivadoras, sino que pueden agotarnos física y mentalmente.

  • Efecto Inmediato: Cuando estamos operando y necesitamos realizar algún tipo de acción, a menudo son las emociones más fuertes las que entran en acción justo antes de ejecutar nuestra orden de entrada o salida. Este es quizás el aspecto más difícil de superar sin estrategias eficaces para tratar con ello. Cuando de repente tenemos una emoción de cualquier tipo, estamos inclinados para actuar basándonos en ella. El problema es que a los mercados les da igual y, de hecho, se mueven de una manera que a menudo agrava el problema. Las emociones distorsionan la realidad de lo que está pasando y nos impulsan a actuar de una manera que a menudo es contraproducente.

En base a estos motivos nos podemos encontrarnos en nuestro trading con situaciones como las siguientes (¡seguro que le sonarán a más de uno!):

  • La avaricia nos lleva a arriesgar más de lo debido, apalancándonos en exceso y arruinando la cuenta rápidamente tras una racha de operaciones ganadoras que nos ha llevado a confiarnos demasiado.

  • Se confirma un patrón que tenemos estudiado pero nos da miedo entrar en la operación y terminamos por incorporarnos demasiado tarde al movimiento, comprando o vendiendo al final del movimiento.

  • Cuando una operación nos va en contra, decidimos no asumir la pérdida y ampliamos o quitamos el stop loss pensando que la posición volverá a nuestro favor, rompiendo así con nuestro plan de trading.

Las razones que subyacen bajo todos estos comportamientos son los sesgos de la mente, algunos de los cuales ya hemos visto en otros artículos de Psicología y Trading. En el caso del sabotaje emocional, tres son los sesgos que fundamentalmente nos afectan:

  • Sesgo de Confirmación: se trata de la tendencia a favorecer, buscar, interpretar y recordar la información que confirma las propias creencias o hipótesis, dando desproporcionadamente menos consideración a posibles alternativas. Aplicado al trading, sería la tendencia a ignorar las pruebas de que nuestras estrategias nos harán ganar dinero o también lo contrario: confiar en patrones no analizados debidamente pensando que ganaremos cuando en realidad son perdedores.

  • Sesgo de la Experiencia Reciente: se trata de un sesgo de nuestra mente que nos llega a guardar un recuerdo más nítido e intenso de la información que hemos recibido más recientemente, lo que implica que el contexto que aplicamos a nuestra forma de pensar en un momento determinado supone la suma de los recuerdos o las experiencias previas ponderada en función de la cercanía en el tiempo de dichas experiencias o recuerdos. Este sesgo explica claramente por qué los traders se confían en exceso si tienen una racha de operaciones ganadoras, dudan a la hora de abrir una nueva posición si han tenido una mala racha o toman malas decisiones cuando no están suficientemente concentrados y encadenan varios errores. 
  • Sesgo Mediático: es la tendencia de los medios a seleccionar las noticias e informaciones con las que se pretende deformar, distorsionar o mentir acerca de un determinado hecho. Aplicado al trading, la consecuencia sería dejarse llevar por las noticias publicadas por los medios, comprando los valores de moda o siguiendo al nuevo gurú que apareció en la televisión.


¿Cómo Vencer el Sabotaje Emocional?
Seguro que están hartos de oírlo pero aparte de que se trata de una práctica más que recomendable para vencer el sabotaje emocional es completamente necesario: ¡MANTENGA UN DIARIO DE TRADING!

En ese diario deberá contar las cosas tal y como sucedieron, lo que exige un importante ejercicio de honestidad con nosotros mismos. No le eche la culpa al mercado y a los que lo mueven. Documente lo que realmente fue mal y si fuimos responsables de ello.

Sin lugar a dudas el ejercicio de mantener dicho diario siendo sinceros con nosotros mismos puede suponer encontrarnos con revelaciones incómodas pero sin lugar a dudas es la mejor manera (y la más rápida) para mejorar nuestro trading ya que si identificamos y corregimos el problema que detectemos (¡antes de fundirnos nuestra cuenta!), ello puede suponer un punto de inflexión en nuestra carrera como traders.

Adicionalmente una excelente idea es crear un checklist de nuestro plan de trading y asegurarnos de tenerlo delante todo el tiempo. Sin duda es difícil saltarse las reglas si las tenemos delante de nosotros. Al hacer esto tenemos otra potente herramienta para identificar la raíz del problema que causa el sabotaje emocional y nos permite corregirlo en tiempo real antes de que sigamos adelante y cometamos más errores que arruinen nuestra cuenta.

Por último, otra recomendación importante es aprender a conocerse a uno mismo y nuestra forma de actuar como traders. Si tenemos tendencia a cometer ciertos errores, somos proclives a ser víctimas de ciertos sesgos, nos confunde el exceso de información o dejamos que el miedo y la avaricia nos nublen el juicio, entonces será necesario ser sinceros con nosotros y admitir cómo somos, tanto para lo bueno como para lo malo. Seguramente habrá algunos rasgos de nuestro carácter que deberemos aprender a corregir si queremos triunfar en el trading pero saber quiénes somos nos permitirá aprovechar el potencial de nuestras capacidades y minimizar el impacto de nuestras debilidades, minimizando así el impacto del sabotaje emocional sobre nuestra cuenta.


Conclusión
En el trading y en la vida, muchas veces la clave del éxito es saber qué es lo que no se debe hacer, por lo que si los malos hábitos y los errores nos están costando dinero, entonces al igual que muchos traders estás luchando con el sabotaje emocional. Y como si fuera una enfermedad, cuanto antes detectemos el sabotaje emocional, antes será tratado y nos evitaremos daños mayores.

Una estrategia debidamente estudiada y analizada es nuestra mejor arma en el mercado, por lo que una vez tengamos una debemos dejarla funcionar. Utilice su diario de trading para detectar el sabotaje emocional y sea honesto consigo mismo.

Recuerde: solo porque el mercado haga cosas que desafían a la razón, ¡no significa que nosotros tengamos que hacerlas también!   

Buen trading,
Psyke