Artículo publicado en el número de la revista TRADERS' de junio de 2016 (páginas 18-23). Regístrate en www.traders-mag.es de manera completamente gratuita para acceder a más artículos como este.

Trader: Ser Rentable y No Morir en el Intento

Claves para sobrevivir en el Trading diario

A lo largo de mi carrera como Trader, que son exactamente 14 años, he visto “morir” a muchos Traders. Desgraciadamente algunos de ellos junto a mí.

Hablo de morir, porque caer somos muchos los que caemos incluso todos los días, pero algunos nos terminamos levantando. Nos tratamos de curar las heridas lo más rápidamente posible y continuamos de nuevo en el campo de batalla. Una y otra vez. Día tras día, semana tras semana, mes tras mes y año tras año. Por supuesto, existen otras personas que ya no se levantan nunca.

Voy a tratar de definir todos los procesos por los que pasa un Trader que decide no volver al campo de batalla. Algunas veces hay que entender que no se trata de su propia decisión, sino que las circunstancias le obligan a ello.


Las principales zancadillas cuando empezamos a operar

Una de las principales razones que vengo observando, es que muchos de los Traders nóveles comienzan con un capital muy limitado. Limitado en cantidad y limitado en el tiempo.

¿Qué quiero decir con esto? Es muy sencillo. Muchas firmas de brókers te permiten abrir una cuenta de trading desde 100€ y esto atrae a mucha gente que sólo repara en este concepto “cantidad”. Pero lo que no tienen en cuenta es que a menor cantidad en la cuenta, mayor debe ser el conocimiento sobre técnicas de gestión del capital (conocidas como Money Management), algo que desconoce la mayoría por completo o lo pasa por alto a conciencia ya que realizar cálculos matemáticos supone un gran esfuerzo para algunas personas. Es por ello que piramidan operaciones, desconocen el tamaño ideal de las posiciones y circulan por una autopista sin control, construyendo una gran bola de nieve que más pronto que tarde terminará por arroyarles. Luego está la limitación del capital en el tiempo, que no es otra cosa que la capacidad de reponer el capital una y otra vez en caso de sufrir una pérdida total de la cuenta. Si la cuenta es de 100€ probablemente no habrá muchos problemas en hacerlo, pero si la cuenta dispone de un capital importante, ya es otra historia. Muchos Traders ya no se levantan o tardan años, sencillamente porque depositaron todos sus ahorros y los perdieron. Ya no disponen de más capital y es por ello que junto con las heridas psicológicas provocadas por la descapitalización ya no volverán.

Otro tipo de Traders que ya no se levantan, son aquellos que terminaron odiando esta profesión a cuenta de sus malos resultados, producto de sus malos hábitos. Realizaron una serie de operaciones negativas que no pudieron aguantar, en Forex -por ejemplo- y cansados de perder, decidieron abandonar las monedas para probar operar en los índices. Tras otra serie de pérdidas, decidieron operar los bonos. Tras otra mala racha se fueron a “probar suerte” con las materias primas y finalmente, terminaron sin capital, maldiciendo esta profesión y argumentando que esto es un gran casino donde la banca siempre gana. No se dan cuenta de que son ellos los que constantemente, y desde el principio, han actuado con mentalidad de jugadores.

Uno de los factores que llevan a otras personas a desistir en desarrollar esta profesión, es sin duda alguna la capacidad de gestionar sus propias emociones. La configuración humana va contra la propia naturaleza del trading. Todos estamos preparados para ganar. Nadie está preparado para perder. Por esta sencilla razón, dejamos correr las pérdidas. “Ya se dará la vuelta” ¿Verdad? ¿Os suena? Asimismo recogemos enseguida los beneficios. “No vaya a ser que pierda ahora, que ya tengo 1€ de beneficio”.


Consejos para una operativa con rentabilidad sostenida
Es muy difícil educar la mente para que realice lo contrario para lo que está configurada. No es imposible, pero es muy difícil. Es algo que solamente se consigue con mucho entrenamiento y acumulando horas de vuelo: psicotrading.

Cualquier proceso de inversión debe contar con una mínima estructura. Analizar técnicamente cualquier valor es una tarea indispensable. Decidir de antemano la entrada, las salidas, los niveles relevantes, los pros (ratios) y los contras, eliminará en gran medida el componente psicológico que nos afecta al desarrollar esta profesión. Asimismo evitará que nos replanteemos constantemente, los niveles de recogida de beneficio y pérdida asumida e incluso el nivel al que entramos. Porque este, es otro de los factores que afectan a la vida de un Trader: respetar los niveles.

Hoy en día los Traders que comienzan, cuentan con una enorme ventaja con la que yo no conté en mis inicios como inversor o al menos el bróker con el que trabajaba no la tenía disponible. Las plataformas “demo”. En este entorno pueden poner en práctica todas las ideas, sistemas o estrategias que deseen, sin arriesgar un solo euro real. En mi opinión, a partir del momento en el que se alcanza la consistencia, pueden pensar en depositar dinero de su bolsillo en una cuenta de trading. Pero esto rara vez ocurre al principio, lo que da paso a otro factor que contribuye a la extinción del Trader: la mayoría de las veces, las ramas no les dejan ver el bosque. Comienzan queriendo ganar ya y deprisa, así que escogen los marcos temporales más reducidos (TICS, 1 minuto o 5 minutos) para realizar sus operaciones. Deberían hacerlo en un entorno que no sufra tantos cambios o tan rápidos, como cuadros de 1 ó 4 horas en adelante, para ir acumulando experiencia. El microplazo debería estar reservado para los Traders más aventajados. Hay que contar con una visión mucho más global ya que las tendencias primarias no se aprecian en los marcos temporales pequeños. Al final son barridos por la falta de perspectiva.

Una de las cosas preocupantes de cara a la gente que comienza en el trading, es su afán por construirse una nave espacial. He revisado las conductas de personas que configuran sus pantallas, de forma que apenas dejan ver lo más importante: el precio. Se empeñan en colocar tantos indicadores técnicos, que más que un entorno adecuado para invertir su capital, parece un árbol de navidad. Les da la impresión de que cuantas más luces y más números en tamaño grande, más rápido les va a llegar el dinero. Todo lo contrario. Ante tantos indicadores, lo que obtienen es una lectura (la mayoría de veces equivocada) que se contradice y les conduce al error, obviando desde luego lo más importante que es sin duda alguna, la acción del precio. En él está todo descontado: miedo, avaricia, niveles de confrontación entre compradores y vendedores, etc. Además, desconozco por qué les da al principio por rodearse de 6, 8 ó 10 monitores, si luego sólo usan 2. Al principio, no es necesario ni conveniente emular a los “grandes” Traders que trabajan para algunas firmas y que verdaderamente necesitan monitorizar mucha información. Con un sencillo ordenador con 2 monitores es más que suficiente. Menos es más.

Otro grandísimo error, es entrar directamente al mercado solamente porque observan una gran subida o bajada. “Voy a comprar porque lleva horas o días bajando, así que ya tiene que subir”. De repente se ven sumergidos en una gran tendencia en su contra y lo que hacen es solapar nuevas posiciones, porque “ahora sí, ya ha bajado demasiado. Tiene que subir ya”. No se dan cuenta de que un activo puede estar bajando durante semanas, meses o años.

Mucho más importante que las entradas, son las salidas. Con la gestión de capital podemos determinar no sólo cuánta cantidad debemos arriesgar sino, si la operación nos encaja, dónde supuestamente debemos entrar.

Un Trader debe poner sobre la mesa todo lo aprendido hasta el momento, para tratar de garantizar el éxito de una operación. No debemos limitarnos solamente a operar en base a un indicador o a una estrategia, a no ser claro está, que se trate de seguir un sistema ganador y que éste sea constante y sostenido en el tiempo. Tenemos infinidad de herramientas a nuestro alcance para intentar batir al mercado pero debemos ser conscientes de que éste va cambiando a mucha velocidad. Los mercados no son los mismos que los de hace 10 ó 20 años y mucho menos que los de hace 50. Así que las herramientas que funcionaron en un tiempo atrás, puede que ya no funcionen del mismo modo en que lo hicieron. Sencillamente cada vez existen más participantes en el mercado, contando con emociones que se plasman en los gráficos y determinando niveles que antes no se hubiesen formado por exceso o escasez de fuerza relativa.


En busca del Santo Grial
Otro de los factores que suelen llevar a la ruina a Traders inexpertos es la búsqueda del Santo Grial. El afán por conseguir dinero los ciega, de tal modo que siguen a una de esas páginas interminables en las que se anuncia un solo indicador o estrategia. Muy bien presentada, eso sí. Llena de medallas, de certificados de autenticidad, de gráficos y más gráficos con los resultados obtenidos. Asombrosas rentabilidades y además en poquísimo tiempo. Qué curioso. “Lo que estaba buscando”. No se dan cuenta de que de 10.000 fotos, o 10.000 escenarios,  han escogido colgar los 3 mejores. Yo mismo, en mis inicios, comencé a acumular tantos indicadores, sistemas y estrategias de esas páginas, que llegó un punto en el que ni siquiera tenía tiempo suficiente para ponerlos todos en práctica. Pronto descubrí la fuerza del marketing en un entorno que no hacía otra cosa que crecer y crecer. Sólo una mínima parte de todo aquello por lo que pagué (en algunos casos sumas demasiado elevadas) y había almacenado, me sirvió de algo. Nunca rentabilicé aquella inversión. Pero me dejó una bonita lección. El santo grial no existe.

Así que como no lo encontraba, decidí fabricarlo yo mismo. Aprendí a programar mis propios indicadores (Mql4, C++, etc.). Aprendí cómo elaborar mis propios códigos y dediqué nada más y nada menos que 4 intensos años de mi vida a realizar backtesting… para llegar a la misma conclusión que 4 años antes. El santo grial no existe.

Decidí hacerlo simple. Muy simple. Acción del precio, con el contraste de la lectura de un solo indicador de fuerza, además de alguno tendencial. El resultado fue asombroso. Me deshice de la nave espacial para pasar a un simple coche a pedales. Y funcionaba. Por eso mismo si tengo algo que decirles a todas estas personas que comienzan en este mundo sería esta: haced las cosas simples. No compliquéis vuestro trading ni sobreoptimiceis.


Muchos libros y pocas nueces
Otro de los grandes “batacazos” es pensar que un libro o manual les hará millonarios. Hay libros o memorias con una valiosísima información. Habré devorado centenares de libros, manuales, tutoriales, memorias, best sellers, etc. para darme cuenta de que los únicos que ganan dinero son los que los escriben y a veces ni eso. Todos o casi todos tienen algo en común. Repiten hasta la saciedad, qué es aquello que no se debe hacer. Publican algo que una vez en la vida les funcionó o simplemente una idea que nunca llegaron a desarrollar con dinero real. Curiosamente muchos de los libros que leí (simplemente por afán de absorber todo lo que encontraba relacionado con esta industria) estaban escritos por personas que jamás  habían operado en Bolsa. Lo mismo sucede con muchos de los cursos de trading que se publicitan en la red. Impartidos por gente que nunca o durante muy poco tiempo invirtieron dinero real. Claro que se hacen ricos, pero a cuenta de decirle a la gente lo que debe hacer sin aplicarlo ellos a diario.

Cada persona es un mundo -se suele decir- y en esto del trading se aprecia mucho más. La configuración humana hace que unas personas destaquen sin apenas esfuerzo y otras sin embargo se convertirán en perdedoras… por más que lean, asistan a cursos o se inunden de video-tutoriales.

Se puede entrenar el cuerpo y se puede educar la mente. Pero existen una serie de cualidades, algunas innatas, que harán que dominemos más o menos  nuestras emociones. Esto es lo que sin duda alguna marcará la diferencia a largo plazo. En el corto plazo puede aflorar la buena suerte. Pero obtener resultados consistentes y sostenidos en el tiempo es mucho más difícil.


Noticias sí pero con cautela
Otro error muy común es pensar que las noticias nos pueden ayudar. Ya deberíais saber, que en un 80% se llega tarde a rentabilizar el Trade desde que se anuncia hasta que operamos. Además, las noticias son sacadas a la luz con unos intereses muy específicos. Captar dinero. Generalmente dicen blanco cuando realmente es negro. Además los brókers generalmente abren la horquilla durante la emisión de éstas haciendo todavía más difícil lo imposible. Aunque recomiendan estar fuera del mercado cuando se publica una noticia, a mí me gusta estar dentro. Al ser un Trader exclusivamente de materias primas, sigo con especial atención la publicación de los inventarios de crudo y el almacenamiento de gas natural.

Estas noticias suelen salir los miércoles y los jueves a las 16:30 hora Española. Unos 20 minutos antes consulto los pronósticos del consenso de analistas en varias páginas (es decir las previsiones que tienen los analistas consultados) y formo parte de la teoría de la opinión contraria. Si la mayoría expresa que predice un aumento tanto en los inventarios de crudo como en el almacenamiento de gas natural, yo me inclino por pensar que hará lo contrario. Lo creáis o no, llevo años haciendo esto y en un alto porcentaje salgo acertando. Manipulación en los medios, suerte. Qué sé yo. Lo cierto es que un par de minutos antes de la publicación de los datos, las oscilaciones del precio en las materias primas descritas son brutales. Eso sí. Jamás coloco un stop porque de hacerlo la mayoría de veces me serían barridos en los minutos previos. Cierro discrecionalmente en caso de que se deslice en contra de mis previsiones. Unas veces con poco capital en mi contra pero otras con bastante. También resulta curioso que al tiempo de la publicación, la cotización se mueva en sentido contrario al rumbo que va a tener en el resto de la sesión. Ocurre la mayoría de veces. Supongo que así generan duda entre el inversor minorista (retail) y atrapan mucho más dinero.


El secreto está en los ratios
Tengo que hacer hincapié en el tema de los ratios. Un buen sistema puede llevarnos a la ruina por este tema. Muchos Traders noveles no saben distinguir entre un buen o mal sistema. Puede que tengan delante una herramienta o conjunto de ellas que pueden llevarle a la riqueza, pero por no utilizar una buena relación entre sus Trades ganadores y perdedores acaban descapitalizados. Un “mal” sistema es aquel que pierde más dinero que el que gana. Pues bien, un sistema que pierde 60 veces de cada 100 y gana sólo 40, puede convertirse en un buen sistema si cada Trade perdedor, nos quita la mitad de lo que obtenemos con cada operación exitosa. Utilicemos el ratio que utilicemos (recomiendo como mínimo un 2 a 1. Ganar el doble de lo que perdamos), debemos tener en cuenta que encajar la operación va a ser imposible en algunos productos en un momento determinado. Esto sucede porque cerca del precio se encuentran niveles relevantes que van a obstaculizar el desarrollo natural y constante del Trade. Por ejemplo: En la imagen de abajo podemos apreciar una operación que no encaja según el ratio 2:1. Observamos que el stop está bien posicionado pero la toma de beneficios queda por encima de una resistencia, que puede devolver el precio hacia abajo antes de rentabilizar la operación.

Claro que si existe ruptura de este nivel, alcanzaríamos los objetivos pero ya es abandonar a la suerte la operación. Puede que sí y puede que no. No es así como se opera. Este es un ejemplo de que debemos buscar objetivos más realistas. Nos encajaría buscar un 1:1 o deberíamos buscar otra oportunidad, en otro subyacente.


Money management: la gestión al poder
Otro factor muy común es que después de una serie de pérdidas afloren pensamientos del tipo: “alguien va a por mí” “Basta que me posicione donde sea y en la dirección que sea para que el precio haga lo contrario” “Pongo el stop y saben dónde estoy, me van a barrer seguro”.

La secuencia de pérdidas hace que perdamos la confianza, tanto en el sistema como en nosotros mismos. Es algo normal. Pero también es normal tener pérdidas. Me explico. Nadie gana siempre. Es normal tener pérdidas mezcladas con operaciones con beneficios, así que la clave está en gestionar adecuadamente las pérdidas. En este caso me refiero a gestionarlas psicológicamente. No somos perdedores. Las pérdidas forman parte de nuestra actividad diaria y el secreto reside en ser capaces de gestionarlas. El Money management es el mejor método. Cuando matemáticamente conocemos la esperanza de vida de nuestro sistema, llega la tranquilidad. Saber que podemos soportar una pérdida e incluso una secuencia de ellas, es vital para el desarrollo de nuestra actividad. No se puede operar sin saber cuántas pérdidas  vamos a poder soportar en contra. Es la misma sensación que jugárselo todo a cara o cruz.


En resumidas cuentas
Como podéis comprobar existen muchos factores, quizás demasiados, que pueden llevar una cuenta de resultados al traste. Hagamos un resumen de todo lo expuesto.

Para ser rentable en trading se debe tener en cuenta que hacen falta una serie de cosas. Nada más y nada menos.

  1. Contar con un sistema, método, estrategia.
  2. Ser disciplinados. Respetar todos los niveles y sobre todo nuestra decisión, producto de un profundo análisis.
  3. Contar con unas buenas reglas sobre gestión del capital y del riesgo.
  4. Ser realistas y pensar que el mercado solo está en tendencia el 30% del tiempo.
  5. No tener prisa por ganar ya. Hay que ver el trading como una carrera de largo plazo Todos los días existen oportunidades de negocio.
  6. Operar en consecuencia, es decir, de acuerdo al capital disponible en cuenta.
  7. No sobreoperar ni diversificar en exceso.
  8. Sobre todo no operar guiados por las emociones.
  9. Dejarse guiar por alguien (en caso de no conseguir dominar las emociones) que realmente esté operando y lleve haciéndolo un tiempo considerable con resultados demostrados.
  10. No enfrentarse al mercado negando las pérdidas.
  11. Adquirir formación adecuada y de calidad.

Cualquier profesión técnica que se precie (cirujano, piloto de vuelo, ingeniero, etc.) necesita de una preparación similar a la de Trader. Dominar las emociones y ser disciplinados, forman parte de sus componentes principales. Hay que ver entonces esta actividad como una profesión y para nada como un pasatiempo o como un juego.

La línea que separa al inversor del jugador es muy delgada y lo que va a marcar la diferencia es sin duda alguna la atención a las reglas antes descritas. Os deseo mucha suerte y sobre todo que os podáis levantar tantas veces como hayáis caído.

Jose Martínez es el fundador y CEO de www.trading12.com. Es trader a tiempo completo desde hace más de 12 años y desde entonces opera todos los días en directo para sus clientes. Máster en gestión financiera y Bolsa, diplomado en gestión de carteras y day trading, especializado en los mercados financieros de las Materias Primas y formador de Traders. Podéis contactarle en info[a]trading12.com