Teoría Económica y Tipos de Interés

Índice del artículo

 

Mercado de Ahorro

Continuamos nuestro análisis de la determinación de los tipos de interés con esta tercera entrega que hace referencia al Mercado de Ahorro donde éste y la inversión (que requiere de la existencia previa del ahorro) son los protagonistas.

Estas dos magnitudes van a tener en cuenta el llamado tipo de interés real que se diferencia del tipo de interés que hasta ahora hemos venido analizando (llamado mas formalmente tipo de interés nominal ) por el hecho de que para hallarlo tenemos en cuenta no sólo este segundo sino también la inflación esperada para un determinado plazo de tal forma que el tipo de interés real es igual al tipo de interés nominal menos la inflación esperada.

Este hecho es lógico, si una entidad financiera nos presta una cantidad de dinero para un proyecto de inversión con un horizonte temporal a medio plazo ,ésta tendrá en cuenta la inflación prevista para ese plazo porque de no hacerlo así, puede que el dinero que vaya recaudando sea un dinero depreciado por la existencia de inflación, de ahí que para la toma de decisiones en este mercado el tipo de interés relevante sea el real y no el nominal.

Pues bien, una vez hecha esta introducción vayamos a ver cómo se determinan la Demanda y la Oferta de Ahorro. La Oferta de Ahorro está constituida por todos aquellos consumidores que sustituyen parte de sus posibles consumos actuales en favor de asegurarse un consumo futuro para lo cual ahorran una parte de su renta .Si aumenta el tipo de interés real ,mejor se va a retribuir este ahorro, por lo que la Oferta de Ahorro aumentará , es decir, la Oferta de Ahorro es creciente con el tipo de interés real.

¿Qué factores pueden hacer variar la Oferta de Ahorro? Parece haber cierto consenso en que las tres siguientes variables son determinantes:

- Las Preferencias subjetivas: Cada ahorrador tiene unas preferencias Subjetivas propias e inherentes a sí mismo

- Incertidumbre: Si aumenta la incertidumbre los agentes pueden Aumentar su ahorro para atender posibles dificultades futuras

- Impuestos: Un aumento de éstos supone un descenso en el rendimiento Que obtenemos de nuestro ahorro por lo que ahorraremos menos

Así pues resumimos (con la notación que llevábamos a cabo en los anteriores artículos) que la Oferta de Ahorro aumentará si:

Preferencias Subjetivas +,- (depende de cada sujeto)

Incertidumbre +

Impuestos -

Y si aumenta la Oferta de Ahorro su consecuencia será el descenso de los tipos de interés en el Mercado de Ahorro.

Por otro lado, la Demanda de Ahorro se dará por todos aquellos que necesiten dinero para efectuar una determinada inversión. Si el tipo de interés real aumenta , menos inversiones rentables podrán ser llevadas a cabo ,por lo que la Demanda de Ahorro será menor.

Ya expuestos los conceptos de la Demanda y Oferta de Ahorro y las variables que las determinan , vamos a entrar en un análisis mas profundo acercándonos a detalles que pueden hacer variar las conclusiones a las que hemos llegado.

¿Se acuerdan ustedes que en el primer artículo decíamos que un aumento en la Oferta Monetaria llevaba a un descenso en los tipos de interés en el Mercado de Dinero ?

Pues bien, ahora en el Mercado de Ahorro esto no puede no darse por una sencilla razón : si aumenta la Oferta Monetaria la reacción será un aumento de los precios, es decir la inflación puede aumentar ( y digo "puede" porque aumento de Precios no implica necesariamente aumento de Inflación) y ,teniendo en cuenta que en este Mercado de Ahorro los tipos de interés nominales se hallan sumando a los tipos de interés reales la inflación ,entonces los tipos de interés nominales subirán, es decir llegamos a la conclusión de que Aumento en la Oferta Monetaria lleva a un Aumento de Tipos de interés nominales , lo que efectivamente contradice lo expuesto en el Mercado de Dinero.

Y ahora ¿qué hacemos si la Teoría dice en unos sitios una cosa y en otros lo contrario? Pues bien tendremos que analizar más profundamente las relaciones que hemos analizado para poder llegar a una conclusión coherente y para ello examinaremos cómo afecta la inflación en tres factores: microeconómicos, macroeconómicos e institucionales.

- Microeconómicos :¿Cómo afecta la inflación a las decisiones de consumidores y empresarios? Como consumidores que tenemos Activos Reales (inmuebles.) no tenemos en cuenta la inflación pues éstos no se deprecian con ella por lo que el tipo de interés real no es determinante para el Ahorro Como empresarios ,cuando existe inflación hay un aumento de la Incertidumbre por lo que sí puede afectar al comportamiento de estos agentes , aunque se cree que tengan sólo en cuenta una parte de ésta Por lo que en términos microeconómicos podemos decir que la inflación no es muy determinante en el Mercado de Ahorro es decir se tiene en cuenta el tipo de interés nominal.

- Macroeconómicos: La inflación supone a nivel macroeconómico un aumento de la incertidumbre que llevará a un aumento del Ahorro que hace que descienda el Consumo y con éste ,el equilibrio en el Mercado de Bienes (IS) lo que lleva a un descenso en los tipos de interés nominales ( que son los que se tienen en cuenta en este mercado) A su vez en el equilibrio del Mercado de dinero sucede lo mismo al llevar la inflación a un descenso en la Demanda Monetaria que llevará al ya mencionado descenso tipos de interés nominales ( que al igual que antes son los que se tienen en cuenta en este mercado ) Vemos pues que desde el punto de vista Macroeconómico los tipos de interés de referencia son los nominales

- Institucionales: Las autoridades monetarias al llevar a cabo la política Monetaria parece que no siguen la relación discutida por lo que tenemos otro punto a favor de los tipos de interés nominales como los determinantes

En conclusión podemos decir que la toma del tipo de interés real como el tipo de interés de referencia de este mercado aun siendo una idea atractiva no parece darse en la realidad al no haber una relación entre tipos de interés nominales y tasa de inflación que permita tener en cuenta a los tipos de interés reales como los determinantes



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!