Índice del artículo



La Psicología de la Negociación
El estado emocional de un jugador se refleja en sus resultados. El hecho de que un sistema sea ganador no evitará las pérdidas si el jugador actúa con miedo, dudando o con excesiva confianza. Si detectamos alguna sensación de este tipo es mejor parar y dejar de operar. El éxito o el fracaso dependerá de que sepamos controlar nuestras emociones. En el mercado competimos con las mentes más brillantes del mundo, por lo que estamos virtualmente rodeados de trampas por todas partes. Pero sólo Vd. será el responsable del resultado de su operativa. La mayor parte de traders novatos se quedan fuera del juego porque no están preparados para ganar.


Puliendo los Defectos
El mercado es una gran tentación: sus encantos nos esperan en todo momento, del mismo modo que un reluciente botín de monedas de oro o un harén de hermosas mujeres. Dispara el hambre de ganancias y nos asusta con el miedo a las pérdidas. Tras una buena racha, los traders novatos se consideran genios. Los pensamientos se nublan e ignoramos nuestras reglas porque tenemos el éxito asegurado de cualquier manera.

En ese momento el trader entra en la senda del autosabotaje saltándose sus propias reglas. Mientras que los especuladores profesionales eliminan sus emociones cuando ganan, los que pierden dinero observan como el capital de su cuenta sube y baja continuamente.

La marca que define al especulador de éxito es su capacidad para acumular capital. Generalmente mantiene un diario o registro de su actividad y de sus operaciones. Aplica reglas para gestionar el capital.



Ganadores y Perdedores
La gente llega al mercado desde diferentes niveles, trayendo consigo su propia forma de pensar, su nivel educativo y su experiencia. Si pierden es porque actúan de la misma forma en el mercado que en la vida real. El éxito y el fracaso en el mercado dependen de:

  • Nuestros pensamientos y sentimientos;
  • Nuestra actitud hacia los beneficios y el riesgo;
  • Nuestro miedo y nuestra necesidad de ganar;
  • Nuestra capacidad para controlar nuestras emociones y deseos


Y por encima de todo, el éxito o el fracaso dependerán de nuestra capacidad para pensar con la cabeza. Si caemos en el error de sentirnos exultantes con las ganancias y caer en la depresión con las pérdidas nunca lograremos ganar en el mercado ya que estaremos controlados por las emociones. Si dejamos que el mercado nos doblegue hasta el punto de decidir cuándo estamos felices y cuándo desesperados, diga adios a su dinero.

Así, para ganar en este juego es necesario conocer su propia naturaleza, mantener el control de uno mismo y ser responsable de sus propios actos. Normalmente la gente afectada por las pérdidas se lanzan a la búsqueda de métodos milagrosos sin darse cuenta de las importantes lecciones que pueden extraer de su experiencia.



Como el Oceano
El mercado es similar a un oceano en el que las mareas suben y bajan independientemente de lo que deseemos. Nos ponemos contentos al comprar una acción que luego sube. Sentimos un escalofrío por la espalda cuando entramos cortos y el mercado comienza a subir, mientras que nuestro capital disminuye con cada salto que da el mercado. Pero esos sentimientos no están en el mercado, están dentro de nosotros.

El mercado ignora nuestra existencia. No puedes alterarlo. Sólo tienes poder sobre tus acciones.

Tu prosperidad no le importa al oceano. Pero cuando un suave viento lleva nuestro barco en la dirección deseada en un día soleado, estaremos contentos. Y cuando se produce una fuerte tormenta que puede volcar nuestra embarcación, sentimos pánico. Los sentimientos producidos por el oceano están sólo en nosotros. Pero si dejamos que nos controlen, nos pondremos en peligro al bloquear nuestra mente.

Un marinero no puede controlar al oceano pero puede controlarse a sí mismo. Estudia las corrientes y los cambios de tiempo. Aprende a navegar y acumula experiencia. Sabe cuando puede salir a la mar y cuando es mejor quedarse en casa. Un buen marinero se basa en sus conocimientos y en su mente.

Un oceano puede ser útil: podemos pescar o navegar hasta países lejanos. Un oceano puede ser peligroso también: podemos tener un accidente o incluso ser nuestra tumba. Cuanto más racionales seamos, más probable será el éxito. Los sentimientos y las emociones tan sólo nos alejarán de la realidad y no seremos capaces de conocer nuestra verdadera situación en el oceano.

Del mismo modo, un especulador debe estudiar los cambios del mercado, sus corrientes, sus mareas. No puede dejar que el mercado controle su comportamiento sino que debe ser él quien se controle. Es necesario aprender la ciencia del autocontrol mientras operamos utilizando pequeñas cantidades.

Un trader novato que empieza ganando piensa que ya puede caminar sobre las aguas del oceano. Descuida el riesgo y pierde el control de las pérdidas. Tras una larga serie de pérdidas seremos incapaces incluso de lanzar órdenes, incluso aunque el sistema nos lo diga. Si nos rendimos ante el miedo durante la sesión, no seremos capaces de utilizar nuestro conocimiento y mente al máximo. Perderemos en operaciones irracionales mientras paseamos por las nubes; se nos escaparán operaciones ganadoras atenazados por el miedo.

El especulador profesional utiliza su mente y demuestra moderación y mesura. El disfrute y la desesperación están reservados para los novatos.



Decisiones Emocionales
El mercado es una de las mayores atracciones del mundo. Es como un torneo en el que podemos ser espectadores o participantes. Imaginemos que estamos asistiendo a un partido de fútbol y nos ofrecen participar como jugador a cambio de unos euros. Y si metemos un gol incluso nos pagarán una prima. Seguramente jugaríamos. Pero si tuvieramos suerte y encadenaramos varios goles pensaríamos incluso que superamos a los profesionales. La avaricia nos invade y ya no esperaremos a que llegue nuestro momento, incluso aunque tengamos todo en contra. Y no entenderemos qué sucede cuando comencemos a perder.

Las gradas de un estadio reflejan las emociones. Los seguidores del equipo ganador saltan y se abrazan cuando su equipo marca un gol, mientras que los seguidores del equipo perdedor llegan incluso a llorar. Pero los jugadores profesionales dejan las emociones para el final del partido y mantienen la cabeza fría.

Los propietarios de los casinos suelen invitar a sus clientes a tomar bebidas alcoholicas para conseguir que no se controlen, que jueguen más y de forma más impulsiva. Se esfuerzan en expulsar a los jugadores profesionales. Nadie le dará una copa en el mercado pero tampoco le echarán por ganar.



Sea Responsable de su Vida
Si el mercado se hunde y empezamos a comprar y añadir posiciones continuamente estaremos actuando bajo la influencia de las emociones. Enfado, miedo y orgullo son los enemigos que nos impiden alcanzar el éxito. Recuerde lo que señala Mark Douglas en The Disciplined Trader: "No hay comienzo, mitad o final -sólo lo que Vd. construya en su mente. Rara vez nacemos sabiendo cómo operar en un campo que nos permite total libertad de expresión creativa, sin una estructura externa que imponga restricciones".

El psiquiatra Leston Havens de la Univerdad de Harvard señala que "el canibalismo y la esclavitud son probablemente las manifestaciones más antiguas de depredación y sumisión en la especie humana. Aunque ambos son actualmente rechazados, continúan existiendo a un nivel psicológico lo que demuestra que hemos logrado pasar de lo concreto y físico a lo abstracto y psicológico, manteniendo los mismos propósitos". Los padres castigan a sus hijos, los profesores nos educan, los adolescentes se rebelan. El comportamiento independiente no es natural en el ser humano pero nos permite alcanzar el éxito en los mercados.

Mark Douglas también advierte: "si el comportamiento del mercado le parece misterioso, es porque su propio comportamiento es misterioso e incontrolable. Vd. no puede determinar realmente que hará el mercado cuando ni siquiera sabe que hará Vd. independientemente de lo que perciba o desee. Lo único que Vd. puede controlar es a sí mismo. Como trader Vd. tiene el poder de recibir dinero o de dárselo a otros traders. Los traders que ganan consistentemente cada semana, cada mes y cada año enfocan el trading desde la perspectiva de su mente.

Cada trader está poseído por sus propios demonios y debe expulsarlos para llegar a ser profesional. Las siguientes reglas le ayudarán a alcanzar ese objetivo:

  1. Organícese pensando que trabajará como especulador toda su vida.
  2. Aprenda constantemente. Lea todo lo que pueda, pero sea siempre escéptico. Pregunte a los expertos pero no se crea nada que no pueda probar.
  3. No sea avaricioso, no caiga en la trampa, estudie primero. El mercado no desaparecerá, mantener una perspectiva mensual o incluso anual es lo mejor.
  4. Desarrolle un método para operar. Considere el mercado en un plano multidimensional, utilice varios métodos para realizar sus operaciones. Estudie el comportamiento pasado y los resultados obtenidos al aplicar su método. Los mercado están cambiando permanentemente por lo que necesitará disponer de varios métodos para mercados alcistas, bajistas, en transición, etc.
  5. Controle su capital. Su principal prioridad es no perder capital y no tener preocupaciones en los próximos años; la segunda prioridad es hacer crecer el capital; y la tercera es obtener grandes beneficios. Todo el mundo suele poner la tercera prioridad en primer lugar sin ni siquiera tener en cuenta las otras dos.
  6. Recuerde que un especulador es una parte insignificante dentro del mercado. Aprenda a evitar las pérdidas o a filtrar las operaciones, porque nadie más lo hará por Vd.
  7. Los ganadores y los perdedores piensan, perciben y actúan de forma muy diferente. Examine su forma de ser, descarte las ilusiones, cambie sus hábitos, su forma de pensar y de actuar. El cambio será duro para Vd. pero un especulador que quiera ser profesional debe trabajar mucho hasta que logre cambiar su actitud ante la vida y el mercado.

 

Saludos,
X-Trader