Muchos de nosotros cuando estamos en el mercado hemos sentido todas o alguna de estas sensaciones: subida de presión arterial, ansiedad, deseos de apagar el ordenador y olvidarse del trading para siempre, etc. Incluso en algunos casos se hace necesaria la ayuda de un médico ante posibles problemas arteriales o cardiacos, si bien muchas veces todo está en nuestra mente y no es más que simple stress. Para luchar contra él, a continuación les pongo una lista de tácticas que estoy segura de que les funcionará. Dichas tácticas, orientadas tanto a reducir el stress interno como la presión ambiental son las siguientes:


1. Vigila tu nivel de interés: cuando perdemos el interés por algo, también perdemos simultáneamente la concentración. No se puede operar bien en los mercados sin estar concentrados.

2. Duerme bien: aunque parece una tontería, la falta de sueño nos hace más sensibles al ruido de los mercados, aumenta nuestra tolerancia a la frustración, nos podemos quedar en blanco, podemos incluso caer en depresión ante una pérdida y, en definitiva, nuestra concentración se verá afectada.

3. Realiza ejercicio físico diariamente: ello evitará buena parte de los pensamientos negativos que puedas tener en mercado. Asimismo, no abuses del azúcar, café y tábaco porque afectan al nivel de atención (además de los daños que todos conocemos).

4. Haz descansos periódicos durante la sesión: alejate de la pantalla y estira tu espalda como mínimo

5. Vigila tus emociones y tus pensamientos: observa como reaccionas ante un determinado movimiento o noticia en el mercado, dedica unos momentos en el día a reflexionar sin la pantalla delante acerca de lo que realmente significaba la noticia o el movimiento y lo que pensaste/sentiste en aquel momento.

6. Identifica y combate pensamientos negativos: en especial, observa en que momentos de mercado se producen y trata de anularlos pensando en otras cosas.

7. Elimina el pensamiento del tipo "todo o nada", trata de encontrar soluciones intermedias en tu operativa.

8. Manten la atención: con el paso del tiempo y los datos saltando en la pantalla continuamente, la mente distrae su atención hacia otras cosas. Cuando notemos que estamos pensando en otra cosa que no sea el mercado y no seamos capaces de seguir los movimientos de precios con la atención necesaria, para un momento, date un pequeño paseo y vuelve a ponerte delante de la pantalla.

9. Conoce y respeta tus límites: conocete y aprende a saber hasta donde puedes llegar y hasta donde no. Nunca operes porque sí, es muy probable que cometas errores. Aunque nos vayamos de nuestra pantalla a dar un paseo, el mercado puede seguir sin nosotros. Y por supuesto, mañana habrá oportunidades mil veces mejores que las de hoy.

Un saludo
Psyke


Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!