Con este primer artículo, iniciamos una extensa serie que versará sobre el diseño de sistemas de trading y las consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de diseñarlo en términos de gestión del dinero. Espero que sea de su agrado.

En multitud de ocasiones hemos podido escuchar a distinto tipo de gente la importancia del cierre de una sesión como dato más característico de la misma, es más, personajes tan célebres como Charles Henry Dow, lo llegó a enunciar en uno de sus principios tan conocidos por todos, en donde se nos invita a usar los cierres en nuestros "charts", despreciando los típicos gráficos en donde empleamos máximos y mínimos.

Dadas las deficiencias encontradas en nuestro último estudio, en el indicador RSI al poner frente a frente las ganancias contra las pérdidas (Ganancias / Pérdidas), nos causó gran atención el oscilador TCF (Factor de continuación de tendencia), ya que trata las ganancias por un lado (+TCF), y las pérdidas por otro (-TCF), cosa en principio lógica, ya que el cociente entre ambas, nos lleva a lecturas erróneas sobre la fuerza de la tendencia.

La idea fundamental que quiero expresar es que indicadores como el RSI y el Estocástico muestran lecturas iguales tanto en tendencias fuertes como en tendencias débiles, por lo que no son buenos seguidores de tendencia.

Los algoritmos genéticos son unas técnicas de programación que, simulando el mecanismo de evolución de las especies enunciado por Darwin, realizan la búsqueda de una solución óptima a un problema mediante la generación de un conjunto inicial aleatorio de soluciones (población). Cada posible solución en nuestro caso se representa como una secuencia de números enteros.