Hace ya algunos días, Cárpatos hablaba en su web acerca del impacto que tiene el tiempo en los rendimientos de los mercados de acciones. Vaya por delante que soy bastante escéptico al respecto ya que pretender relacionar si un día es soleado o lluvioso con el comportamiento de la Bolsa, cuando en muchas ocasiones la negociación es dirigida por máquinas se me antoja un poco descabellado.

De hecho hay un concepto que nunca debemos olvidar y es el de causalidad: si yo les dijera que un aumento del número de bodas en mayo provoca que en ese mes haga buen tiempo, seguramente me tacharían de loco, ¿verdad? Bueno, pues esto es un poco lo mismo.

No obstante, como todavía tengo curiosidad (y espero no perderla nunca), he indagado un poco y resulta que hay numerosos estudios al respecto. Aquí tienen los correspondientes enlaces a los diferentes estudios (el primero es el que señala Cárpatos en su columna):

Hirshleifer, D. y Shumway, T. (2001), Good Day Sunshine: Stock Returns and the Weather
Loughran, T. y Schultz, P. (2003), Weather, Stock Returns, and the Impact of Localized Trading Behavior
Tufan, E. y Hamarat, B. (2004), Do Cloudy Days Affect Stock Exchange Returns: Evidence from Istanbul Stock Exchange
Cao, M. y Wei, J. (2004), Stock market returns: A note on temperature anomaly
Chang, T. (2005), Are stock market returns related to the weather effects? Empirical evidence from Taiwan
Worthington, A.C. (2006), Whether the weather: A comprehensive assessment of climate effects in the Australian stock market
Symeonidis, L. et al (2010), Does the Weather Affect Stock Market Volatility?
Akhtari, M. (2011), Reassessment of the Weather Effect: Stock Prices and Wall Street Weather
Hasan, S.A. et al (2011), Which Matters the Most for the Trading Index? (Law and Order or Weather Conditions)

Todos estos investigadores (y algunos más a poco que busquen en Google) encuentran claras evidencias empíricas entre los rendimientos de los mercados y el tiempo (hay que vender para poder publicar). De hecho parece hasta intuitivo que si hace sol los traders estén más animados y compren... claro que por esa regla de tres subiría siempre la Bolsa en verano.

Lógicamente cuando alguien publica algo así en el mundo académico, rápidamente surgen los críticos y buscan la forma de desmontar la hipótesis buscando contraejemplos. Por ejemplo, en Luo, X. (2007), Sunshine Effect on Stock Market Return: A Case Study claramente se concluye que el tiempo que hace cerca del edificio de la Bolsa de Nueva York no proporciona ventaja alguna por lo que no es posible desarrollar una estrategia ganadora en base al tiempo. Otro estudio, el de Goetzmann, W.N. y Zhu, N (2002), Rain or Shine: Where is the Weather Effect? viene a decir directamente que lo que sucede es que los otros investigadores se han equivocado y han obviado otros factores aún más importantes como es el comportamiento de los creadores de mercado: en el momento que se incluye su comportamiento en el modelo, el efecto del tiempo queda en un segundo plano. Incluso en una tesis (Oudhuis, T. (2008) - The effect of weather on the Amsterdam Exchange Index) no se encuentra evidencia empírica al respecto. En resumen, haga sol o llueva, la Bolsa hara lo que quiera ;).



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!