Este verano he leído el libro "Coaching con PNL" de Josep O’Connor y Andrea Lages (podeís encontrarlo en Amazon en http://www.amazon.com/Coaching-con-PNL-practica-obtener/dp/8479535865).

No es un libro de trading, ni de autoayuda. En él nos explican cómo, a través de la Programación NeuroLingüistica (PNL), podemos alcanzar nuestros objetivos y también ayudar a otras personas a hacerlo. También es útil para conocerse a uno mismo mejor y para establecer un plan de vida.

Pero en este artículo quiero hablar de las "Creencias Limitadoras" (cap. 7 del libro): qué son, por qué aparecen y cómo nos afectan en el Trading. (Nota: muchas frases están extraídas directamente del libro).

¿Qué son las creencias limitadoras?
Las creencias limitadoras son normas que absorbemos en nuestra infancia, por ejemplo mediante la educación de nuestros padres, los medios de comunicación, la escuela, etc. Simplemente nos creemos lo que nos dicen y nuestro subconsciente lo asume como algo real, y ya de mayor, dichas creencias están en lo más profundo de nosotros que ni siquiera nos lo cuestionamos. Estas creencias son las culpables de que no alcancemos nuestros objetivos ni vivamos nuestros valores.

Por ejemplo, algunas creencias limitadoras típicas:

  • Tengo que trabajar duro para ganar dinero
  • Lo más seguro es ser funcionario
  • El éxito requiere tiempo
  • Cuesta mucho ganar dinero
  • Es mejor comprar piso que alquilar
  • Si alguien me ofrece algo seguro que me quiere engañar
  • Etc.


Y si nos enfocamos en el trading, me vienen a la mente muchas de esas creencias limitadoras:

  • Sólo tiene éxito el 5% de los inversores
  • Para hacer dinero hace falta mucho capital
  • No es posible vivir de los mercados
  • Las manos fuertes controlan los mercados
  • Tengo que arruinarme varias veces antes de ser rentable


Seguro que tú conoces muchas más.

Las creencias de cada uno forman su propia realidad y hasta que uno no se desvincule de sus creencias limitadoras asociadas al trading, nunca podrá tener éxito en el mismo.

Un ejemplo claro del poder negativo de estas creencias lo encontramos en el atletismo. En 1954, el atleta Roger Bannister corrió la milla por debajo de los cuatro minutos. Hasta entonces, se daba por hecho de que era físicamente imposible hacerlo. La rotura de ese record, y de esa creencia limitadora, hizo que un año más tarde 37 corredores bajaran de los cuatro minutos, y dos años más tarde fueron más de 300 corredores quienes lo consiguieron.

Cuando leo en blogs o foros, noto que hay un sentimiento muy negativo con respecto al Mercado. No paro de leer post preguntando siempre lo mismo o incluso reafirmando negativamente la imposibilidad de ser rentable:

  • ¿Se puede batir al mercado?
  • ¿Quién gana de verdad en los mercados?
  • Cómo invertir y no morir en el intento
  • Etc.


De forma inconsciente, muchas personas están tomando estas creencias que leen como la realidad, se están creando sus propias creencias limitadoras. Por desgracia hay pocos comentarios reforzando positivamente este asunto, y si aparece alguien diciendo que sí es rentable, normalmente en lugar de aprender de él lo que se le hace es criticarle (muy común en el mundo de habla hispana).

Pero, ¿cómo eliminamos esas creencias?
Hay un proceso de trabajo que se llama PCM, que son las iniciales de:

  • Posibilidad: alcanzar cualquier objetivo es posible
  • Capacidad: somos capaces de alcanzar dicho objetivo
  • Merecimiento: nos merecemos alcanzar dicho objetivo


Por tanto, vamos a suponer que nuestro objetivo es alcanzar un 50% de rentabilidad todos los años (algunos ahora mismo estarán diciendo: sólo!!, si ya gano el 100%; y otros estarán pensando: eso es imposible… bien, pues adivina quién tiene el problema limitador).

El siguiente paso es darse un paseo por los tres pilares (Posibilidad, Capacidad y Merecimiento) y hacerse preguntas, de forma que tenemos que dar con las creencias limitadoras que nos impiden desarrollar ese objetivo. Por ejemplo, uno puede pensar que no es posible, o que no lo merece, pero ¿por qué? Quizás porque cree que no tiene los recursos necesarios (capital, formación) o no tiene la habilidad necesaria, o porque especular está mal visto por su familia, etc. Nos tenemos que ir preguntando hasta dar con la raíz del problema y descubrir cuáles son las creencias que nos limitar para seguir creciendo.

Y el siguiente paso es cambiar dichas creencias. Hay que darles la vuelta y meterlas en nuestro subconsciente hasta que formen parte de nosotros y de nuestra realidad. Este proceso de cambio puede ser más o menos largo en función de la persona, de su fe, pero es clave para establecer nuevas creencias que nos ayuden a conseguir nuestros objetivos. Para verlo realmente primero tenemos que pensarlo y creerlo.

Hay un dicho de Henry Ford que dice: "Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, tienes razón". Así que tú decides.


Sergio Nozal
www.sharkopciones.com