Seguimos con la serie sobre aquellos otros mercados financieros que el trader español, ya sea por desconocimiento o por falta de información, se pierde. Hoy vamos a hablar de un nuevo tipo de productos que están haciendo furor entre los traders que tienen cuenta abierta con un broker de Forex, los CFDs o Contracts For Differences.

Pero, ¿qué es un CFD? Básicamente podríamos decir que se trata de un contrato de futuros sin vencimiento. Sí, como lo leen, sin vencimiento pero con el resto de ventajas de los futuros, es decir, apalancamiento (generalmente, de 10 a 1), replica del comportamiento del subyacente y facilidad para posicionarse tanto largo como corto en el mercado.

Y para remate, estos productos no tienen comisiones. Sí, increible pero cierto: dado que generalmente este tipo de productos los ofrecen brokers especializados en Forex simplemente nos van a cobrar la diferencia entre la horquilla de compra y venta, aunque si la operación es inferior a 10.000$, (esto es, si operamos con 1.000$ reales que equivalen por el apalancamiento a esa cantidad) nos cargarán una pequeña comisión (sin embargo, no es habitual operar con una cantidad por debajo de 1000$). Pueden pensar que dicha horquilla puede ser abusiva al ser nuestro propio broker el creador de mercado pero mirando los precios que cotizan, generalmente la horquilla equivale a una comisión de un 0.20%, que no está nada mal.

¿Sobre qué índices y acciones existen CFDs? Tomando como referencia los que ofrece Saxobank, tenemos CFDs sobre los siguientes índices: S&P500, NASDAQ 100, Dow Jones Industrial Average, FTSE 100, DAX, CAC 40, SMI, OMX (índice de la Bolsa de Estocolmo) y ASX S&P 200 (índice de la Bolsa australiana). Respecto a acciones, se negocian CFDs sobre las principales acciones cotizadas en NYSE, NASDAQ, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, España, Holanda, Bélgica, Dinamarca, Suecia y Finlandia.

Otra de las ventajas de los CFDs es que generalmente el broker que los ofrece nos garantiza la ejecución de los precios cuando salta un stop. Es decir, si fijamos un precio de stop de 12.55 euros para un CFD sobre BBVA que tenemos vendido, el broker se compromete a comprarnos el CFD a ese precio. El único requisito es que el stop que pongamos esté como mínimo a un 5% de distancia del precio actual.

Asimismo, la liquidación de las operaciones no depende de ningun ente por lo que se realiza de forma instantánea (no es necesario que esperemos 3 días después de la operación para recoger nuestro dinero, como sucede con las acciones).

Otro aspecto a tener en cuenta es el tratamiento de los dividendos: aunque podemos pensar que, dado que no poseemos las acciones, no podemos disponer de los dividendos, esto no es correcto del todo. Si tenemos CFDs comprados, recibiremos generalmente un 80% del dividendo neto, corrigiéndose el valor del CFD en una cuantía similar; por el contrario, si tenemos CFDs vendidos deberemos abonar el dividendo íntegro a nuestro broker. Del mismo modo, operaciones como splits o reducciones de capital también se replican en el CFD. En cualquier caso, debemos tener en cuenta que todos estos ajustes los realiza el broker y no la empresa que realiza la operación.

Evidentemente no todo van a ser ventajas: al igual que en el caso de los futuros, si las garantías que tenemos en cuenta comienzan a disminuir porque el precio va en sentido contrario al que esperábamos, nuestro broker nos pedirá que aumentemos el dinero en cuenta. Por otro lado, la operativa con CFDs genera intereses diarios, de tal forma que si estamos largos, comprados, se nos cargará en cuenta el tipo de interés interbancario de la divisa en que esté denominada la acción o índice sobre el que estemos operando; del mismo modo, si estamos cortos, nos abonarán en cuenta los intereses correspondientes. Ello se debe a que cuando compramos CFDs debemos pagar intereses por el dinero prestado por el broker mientras que cuando vendemos CFDs, estamos prestando el dinero obtenido por la venta al broker. En cualquier caso, si tomamos por ejemplo el EURIBOR + 2.5% tendriamos aproximadamente un 4.60% de interés anual que a un día sería 4.60/365 = 0.01% que nos aplicarían diariamente, a favor o en contra, si nos quedáramos abiertos. Evidentemente esto para una operación de 5 días no supone una pérdida significativa pero si nos quedáramos abiertos un año con el CFD comprado los intereses si podrían afectarnos significativamente.

Un saludo
X-Trader

Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!