Índice del artículo

Carlos es un viejo amigo, compañero de colegio y de instituto. Aunque en algún momento el rumbo de nuestras vidas tomó caminos diferentes, gracias a esa fantástica herramienta que es Facebook logramos reencontrarnos. Después de contarnos muchas cosas de estos últimos años, decidimos quedar un día. Lo más anécdótico de todo era que la novia de Carlos se llama Lin y es de Shanghai, aunque está estudiando un Máster en Madrid. Y claro Lin tenía que ir a ver a la familia así que, aprovechando el viaje, pensé que era la ocasión ideal para pedirles... un reportaje gráfico de lo que es el trading en China!!! Así que, cámara en mano cual reporteros de Callejeros, Carlos y Lin visitaron un par de salas de Bolsa en China y se trajeron unas cuantas fotos (vídeos no pudieron ser ya que un funcionario del gobierno impidió la filmación). Pero antes de ver las fotos, les cuento un poco cómo funciona la Bolsa en China para ponerles en situación.

La principal Bolsa del país es la Bolsa de Shangai. Fue fundada el 26 de Noviembre de 1990 (por tanto, ayer se cumplió el 19º aniversario, menudo día para celebrarlo con la que está cayendo en Dubai :)), comenzando a operar en Diciembre de ese mismo año. Supervisada directamente por el gobierno chino, a finales de 2007 contaba con más de 900 compañías cotizadas, un volumen anual negociado de 5.781 billones de renminbis y una capitalización total de 27 trillones de renminbis (recuerden que aproximadamente 1 € = 10 renminbis), representando junto con la Bolsa de Shenzen cerca del 30% del PIB.


Imagen nocturna de Shanghai

El principal índice de la Bolsa de Shanghai es el SSE 50, compuesto por los 50 valores chinos más importantes en términos de capitalización, por lo que sería el equivalente a nuestro Ibex 35. La mayor parte de los valores son completamente desconocidos para el inversor foráneo, si bien algunas como PetroChina o Bank of China empiezan a ser más conocidas.

Dentro de la Bolsa de Shanghai se negocian diferentes productos:

  • Acciones de tipo A, en el que cotizan valores que sólo pueden ser negociados por inversores residentes en China. Cotizan con dos decimales.
  • Acciones de tipo B, abierto a todo tipo de inversores (esto hace algunos años era algo impensable en China) aunque deben negociar utilizando un broker chino. Cotizan con tres decimales.
  • Renta fija, incluyendo bonos del Estado chino, obligaciones convertibles y deuda corporativa.


El horario de negociación se divide en dos fases: de 9.30 h. a 11.30 h. (con subasta previa entre 9.15 y 9.25) y de 13.00 h. a 15.00 h. que aproximadamente se corresponden con los siguientes tramos horarios en España: 2.30 - 4.30 h. y 6.00 - 8.00 h. La negociación se realiza normalmente en lotes de 100, estando limitado el número máximo de acciones por orden a 1 millón de acciones. El límite diario de fluctuación de un valor es del +/-10% (alternativamente, se exige que el precio no sea superior en un 200% ni inferior en un 50% al cierre del día anterior). Asimismo existe en la normativa una serie de reglas especiales para controlar lo que denominan movimientos inusuales.

Pero lo mejor de todo es cómo viven los chinos el trading de acciones: si paseamos por Shanghai rápidamente nos daremos cuenta de que las calles están literalmente plagadas de salas de Bolsa de los brokers en las que cualquier ciudadano chino, ya sea hombre o mujer, niño o anciano, acude a invertir y a seguir las cotizaciones. Dichas salas están repletas de terminales desde los que es posible introducir directamente las órdenes. Si lo pensamos bien, toda esta revolución que ha supuesto el acceso de los inversores particulares al mercado de acciones en China recuerda bastante a la situación vivida en España a mediados y finales de los noventa cuando se inició la fiebre de las OPVs, la Bolsa se popularizó, Terra salió a Bolsa y aparecieron los primeros brokers online. En China, las constantes subidas del mercado atrajeron a cada vez más inversores ansiosos por coger tu parte del pastel, aunque ya sabemos cómo terminan este tipo de historias... Ahora muchos inversores particulares chinos están enfadados con el gobierno por haber permitido que perdieran los ahorros de toda una vida en el loco juego de la Bolsa. Otros señalan que los inversores chinos son los únicos responsables de sus males, máxime conociendo su afición al juego y a las apuestas. En todo caso, queridos amigos chinos: no olviden la experiencia porque este juego siempre es así.

Y ahora disfruten de las fotos en las siguientes páginas de este artículo!!!

 

Saludos,
X-Trader