La llamada telefónica de un amigo que opera en divisas me puso en alerta. No ya por lo que estaba pasando en el mercado (por fortuna o desgracia esa tarde había salido a reservar mis vacaciones de verano y no tenía posiciones abiertas) sino por las implicaciones que pudiera tener en nuestra sociedad. Durante los 5 minutos que duraban los acontecimientos, me iba narrando con un tono mezcla de asombro, incredulidad y miedo todo lo que estaba acaeciendo en ese momento: el Dow Jones perdía cerca de 1.000 puntos, el Dólar y el Yen experimentaban una subida increible frente a todas las divisas, los bonos disparados... Mi primer impulso fue investigar la causa de todo esto así que directamente me fui a webs como CNBC, FXstreet, Cárpatos, incluso la prensa nacional. Pero nada. Todos los titulares apuntaban la caída pero nadie sabía la causa. En realidad durante al menos unas 3 horas, nadie sabía por qué había pasado esto:

 

 

Antes de seguir con esta historia, por favor tatuense en su retina esos gráficos y cada vez que tengan una posición abierta y no ejecuten su stop de pérdidas pensando que el mercado ha llegado al límite de su movimiento, acuérdense de ellos. El mercado es soberano y hará lo que quiera, incluso caer 1.000 puntos cuando menos lo espere.

La Versión Oficial
Al cierre de la sesión estadounidense, comenzábamos a tener algo más de información: en la CNBC apuntaban que un operador, posiblemente de Citigroup (aunque el banco lo ha negado varias veces), habría introducido por error una orden sobre las acciones de Procter & Gamble en el sistema cambiando una 'm' (millions) por una 'b' (billions) en Procter & Gamble, vendiendo 15 billones de dólares en acciones y provocando así una reacción en cadena en todas las máquinas que operan en los mercados. Recordemos que actualmente entre un 50 y un 75 por ciento de la negociación es llevada a cabo por programas de trading de alta frecuencia, algunos de los cuales incluso están implementados via hardware mediante circuitos impresos contra los que es muy difícil competir en velocidad.

Pocos segundos antes de que se iniciara el movimiento Jim Cramer, conocido comentarista de la CNBC, ya había notado algo raro en la negociación de esas acciones.

 


Claro que P&G no era la única: Accenture pasaba de valer 40$ a sólo un centavo de dólar; Lear Corp. pasaba de cotizar 74$ a tan sólo 0.0001$. Minutos después todos estos valores recuperaban sus niveles previos, al igual que la práctica totalidad de los mercados. Sin duda, la tensión y el miedo provocado por la crisis griega y la situación de la deuda en Europa no ayudaban demasiado contribuyendo aún más a acelerar el proceso.

Después de leer esto, algunos se preguntarán si no existen mecanismos de control para evitar este tipo de errores. Y en efecto así es: por ejemplo la NYSE, tras el crack de 1987, tiene ciertos límites de caída dependiendo de las horas de negociación. Así, si se produce una caída del 20% en el Dow Jones antes de las 13.00 h., hora de Nueva York, la operativa se detiene durante dos horas. Si la caída se produce entre las 13.00 y las 14.00 h. se cierra la operativa durante una hora y si se produce después de las 14.00 h. el mercado cierra directamente ese día. En el caso de que la caída del Dow Jones llegara al 10%, antes de las 14.00 h. mantendría cerrado el mercado durante una hora; si es entre las 14.00 y 14.30 h., la parada del mercado dura media hora y si se produce después de las 14.30 h. el mercado continuaría abierto. Curiosamente en EEUU no existen límites de movimiento para los valores individuales.

Caso aparte es el propio sistema de control de riesgos del agente que introduce la orden, que seguramente debería alertarle en caso de intentar ejecutar una operación de elevado volumen.

Sin embargo ayer nada de esto funcionó o se activó. Y además curiosamente las máquinas fueron muy cuidadosas para no superar la caída del 10% de forma casi milimétrica. En todo caso, realmente resulta muy sospechosa toda esta historia

Más desconcertante resulta aún el posterior movimiento de Nasdaq y NYSE, anunciando que cancelaban todas las operaciones realizadas entre las 14:40 y las 15.00 h. EST (20.40 - 21.00 h. españolas) y que tuvieran una variación superior al 60% en relación al valor que tenían las acciones a las 14.40 h. EST. Por si tienen curiosidad la lista la tienen aquí: http://media.globenewswire.com/cache/6948/file/8211.htm

Al ver todo esto no puedo dejar de preguntarme: ¿y por qué en el resto de mercados no se actúa así? ¿Cuánto dinero se ganó o perdió por ejemplo en futuros sobre el S&P 500 o EuroFX? ¿Por qué en unos mercados se consienten estas pérdidas y ganancias, y en otros sin embargo algunos traders recuperan sus posiciones y sus pérdidas se borran de un plumazo a la par que los que se aprovecharon de la caída comprando acciones a precios regalados ven como sus beneficios se esfuman? Menudas reglas de juego...


La Versión No Oficial
Sinceramente cuando me llamó mi amigo pensé que se había producido algún ataque terrorista nuclear o algo parecido. Después, al ver que no había información al respecto en ningún medio, y dada la cantidad de rumores falsos que se habían difundido por la mañana (rebaja sorpresa de tipos del BCE, mercados europeos cerrando, etc.) pensé que alguien había hecho correr un rumor muy creible sobre algún asunto grave que había provocado una oleada de ventas simultáneas. Pero tampoco hay mucha información al respecto.

Lo que está claro es que el movimiento de ayer en los mercados no lo provocó un trader novato bailando una tecla (dicho sea de paso, no conozco ninguna plataforma profesional de trading que admita letras en vez de números para poner las cantidades) y mucho me temo que nunca se esclarecerá del todo este asunto. Sin embargo algunas explicaciones, digamos, "alternativas" están corriendo entre algunos operadores. Por ejemplo, en la columna de Kostarof en Bolsamania se decía que "esto ha sido un simple aviso nada más de Goldman Sachs contra Obama y Cía., avisando de lo que podría pasar con tan solo darle a una tecla. Y es que ya saben que a los Intocables, a Goldman Sachs les están tocando ......, de manera que indirectamente han puesto alguna carta sobre la mesa diciendo aquí estamos nosotros, ya verán si siguen adelante o no. Claro está que tras Goldman muchos saben quienes están, de manera que lo dicho, es un simple aviso de lo que podría pasar. Ahora le toca jugar al otro lado de la mesa, esperando que jueguen sus cartas bien y al final quede todo en paz."

Otra posibilidad, quizás menos creíble, es que se vaya a producir en breve rebajas de rating simultáneas de varios países de manera inesperada, o incluso que se vaya a producir el default de algún país más aparte del más que probable en Grecia (que por cierto, en el momento de escribir esto corre el rumor de que está imprimiendo dracmas de nuevo!!!)

Y ya puestos a especular, teniendo en cuenta el último intento de atentado en Times Square, por qué no pensar que Bin Laden y sus secuaces apretaron unos cuantos botones para hundir el mercado? Cibertrading terrorista será el próximo término de moda? Quién sabe...

A todo esto sumenle la fuerte subida del franco suizo frente al euro (nada más decir el SNB que dejaba de intervenir, el euro se desplomó frente a la divisa helvética) y del oro, y creo que tenemos todos los ingredientes en la coctelera para pasar un "cálido" verano. En todo caso, la lección más importante que deben extraer de esta sesión es que el mercado puede hacer cualquier cosa.




Saludos,
X-Trader