La Pirámide del Trading VI

 Continuamos con la sexta entrega de la serie escrita por Quinito basada en el libro The Way to Trade de John Piper.

 

CAPÍTULO VI: LA DISCIPLINA

El siguiente escalón de la pirámide es la disciplina. Sin ella nadie puede alcanzar el éxito por diversos motivos: 1) si no tienes la disciplina suficiente para seguir una metodología, en la práctica estarías operando sin metodología y, por tanto, estarás operando emocionalmente; 2) si no tienes la disciplina suficiente para controlar tus instintos y emociones, ellos te controlarán a ti.

La disciplina puede ser desarrollada si no la posees de forma natural. Pero para ello son necesarias dos notas: confianza en tu sistema que te empuje a desear la disciplina y disciplina en tu desarrollo de la disciplina (jejeje). Además tendrás un estímulo externo: cuando actúas con disciplina en tu operativa obtendrás beneficios, de lo contrario obtendrás pérdidas. Creo que esto, por sí sólo, ya es razón suficiente para convertirse en un operador disciplinado.

La disciplina y la pirámide
En la vida real, es más fácil actuar de forma disciplinada haciendo algo que te gusta (que te llena) que practicando algo que te desagrada. Lo mismo ocurre en los mercados. Cuando operas con una metodología que te llena, es más fácil hacerlo de una forma disciplinada. Esto también es cierto en cada uno de los demás escalones de la pirámide. El MM y el RC sirven para mantener las pérdidas en un nivel aceptable, con lo que el trader operará sin estrés, facilitando así la operativa disciplinada (así que tu estrategia de MM y de RC han de llenarte plenamente). Lo mismo ocurre con las Tres Simples Reglas pues has de modelarlas conforme a tus percepciones y circunstancias. Cuando las modeles de tal forma que se adapten perfectamente a ti, ya estarás preparado para ponerlas efectivamente en práctica. Y así con todos los demás escalones.

Por tanto, para operar disciplinadamente es vital el estar relajado y la única forma de conseguir ese estado de relajación, es operando con un sistema que te llene por completo y en el cual tengas confianza (observa cómo todos los niveles de la pirámide están relacionados entre sí).


Los parámetros del sistema

Antes de establecer los distintos parámetros de tu sistema, tú debes conocerte bien a ti mismo. Así mismo, a medida que operas con una determinada metodología irás aprendiendo cada vez más cosas sobre ti. Tus parámetros y tú debéis estar muy unidos para poder operar con disciplina. De vez en cuando has de detenerte y pensar ¿por qué no he abierto esta posición si mi sistema me decía que la abriera? ¿por qué he abierto esta operación si no tiene nada que ver con mi sistema? A medida que pasa el tiempo irás descubriendo nexos débiles entre tu operativa y tu psicología que te empujan a operar emocionalmente. Encuéntralos y elimínalos. Modifica tu metodología sólo para adaptarla a tu psicología, nunca para satisfacer una necesidad emocional. Este es el único camino para descubrir algo realmente útil para ti (lo cual no implica que sea útil para otros) y para poder operar como un verdadero profesional.

(Continuará...)
 
 
 
 


Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!