Continuamos con la séptima entrega de la serie escrita por Quinito; en esta ocasión, se basa en el libro Stock Market Wizards de Jack Schwager.

CAPÍTULO VII: EL MONEY MANAGEMENT

En el famoso libro de Jack Schwager, “Stock Market Wizards”, la mayor parte de los operadores entrevistados coinciden en que la parte más importante de su éxito es el MM, lo cual podrá sorprender a muchos novatos que pensaban que la clave del éxito residía en encontrar el Santo Grial del trading.

El objetivo final del MM es determinar cuánto se va a arriesgar por operación. Ya puedes tener la mejor metodología del mundo y acertar en un 99% de las ocasiones, que si arriesgas el 100% de tu capital por trade, en tu operación número 100 te vas a arruinar. Así mismo, si al empezar dispones de un sistema nefasto, el uso de un adecuado MM retrasará el momento de tu ruina el tiempo necesario para que puedas ir perfeccionando tu metodología. Se mire por donde se mire, el MM es un elemento imprescindible para poder recorrer todas las etapas de la vida de un trader y llegar victorioso a la meta.

La conclusión lógica es que lo importante no es la entrada (aunque no cabe duda de que tiene bastante importancia) sino la salida. La salida es la que marca tu riesgo total, es la que determina el resultado de la operación.



Empleando el Money Management
Supongamos que un trader tiene un capital de 50.000 € y que establece que una vez perdido un 20% (10.000 €) del mismo va a dejar de operar. Supón que sus reglas de MM no le permiten perder más de un 10% por operación, lo cual equivale a 1.000 € o 100 puntos de Ibex con un futuro o a 50 puntos con dos futuros. Si cada vez que pierde sigue arriesgando un 10% de lo que le queda de los 10.000 €, después de 50 operaciones negativas aun le quedarán 57.26 €. Ahora bien, si el sistema que utiliza tiene una fiabilidad del 55%, las probabilidades de tener 50 operaciones negativas seguidas es cero. Incluso las probabilidades de tener 10 operaciones negativas seguidas (con lo que aun le quedarían 3.487 €) son despreciables. El trader debe conocer las probabilidades matemáticas de tener distintas series de pérdidas y ha de monitorizar sus resultados para determinar si sus expectativas se cumplen o si no se cumplen. Esta es la única forma de tener confianza en el propio sistema.

Como habrás podido ver, arriesgar un 10% de un 20% del capital total es lo mismo que arriesgar un 2% del capital total. Deberías asumir que, como norma general, ninguna operación debería arriesgar más que esa cantidad.



Position Size
Vayamos un poco más lejos. Supongamos que has desarrollado un sistema que al testarlo parece excelente. Tu cuenta es de 100.000 € y con el objetivo de exprimir al máximo tu magnífico sistema empiezas operando con 10 contratos de futuros, ¿de acuerdo? ¡NO! El paper trading es útil, testar un sistema es útil. Pero cuando operas de modo real, las emociones entran en juego y alteran los resultados esperados. Así que cuando comiences una aventura nueva en el mundo del trading, empieza por minimizar tus riesgos, más que por maximizar las ganancias. En vez de iniciar la operativa con 10 futuros, hazlo con 1 y mantenlo hasta que tus resultados confirmen que puedes aumentar el tamaño de tu posición.

Asimismo, tiene sentido ir incrementando el tamaño de la posición poco a poco. Por muy buenos que sean los resultados con un contrato, carece de sentido el pasar de 1 a 10 contratos de golpe. Desarrolla una disciplina concreta para aumentar tu Position Size. Por tanto, son los beneficios obtenidos los que marcan el paso del Position Size y no los beneficios esperados. El objetivo no es otro que mantener lo más bajo posible el nivel de riesgo.



Monitorizando la posición
Otra forma de limitar los riesgos es monitorizando la posición en sus primeros momentos de vida en los que es más vulnerable (una vez la operación haya penetrado con claridad en territorio positivo, el trader puede relajarse en el seguimiento de dicha operación). Sigue cada nueva posición muy de cerca para determinar si has de cancelarla antes de lo esperado y, más aun, si es necesario que inviertas tu posición. De todas formas, será tu forma de operar y el plazo temporal los que establezcan la forma y la frecuencia en la que debes monitorizar tus operaciones. Actúa de forma profesional también en este punto y evita que tus emociones te aten a la pantalla más de la cuenta. Cuando constantemente calculas los euros que estás perdiendo o ganando con una operación, tienes muchas posibilidades de ser arrastrado por el miedo y la codicia y dejar de operar de forma disciplinada.



Resumen

  • Una estrategia adecuada de MM es la clave del éxito en los mercados. Sin ella, es cuestión de tiempo el arruinarse.
  • Una buena estrategia de MM implica utilizar una metodología que busque minimizar los riesgos de cada operación.
  • Al comenzar con un nuevo sistema empieza operando con un contrato e incrementa el tamaño de tu posición a medida que vayas obteniendo buenos resultados.
  • Incrementa tu posición siempre de forma racional y lógica.
  • Monitorizar cada operación en sus primeras fases de vida puede ayudarte mucho a controlar el riesgo de la operación, pero no te dejes llevar por las emociones porque el seguimiento de las operaciones de un modo emocional puede resultar catastrófico.

 

(Continuará...)