Justo lo que el mercado necesitaba: el mayor escándalo dentro del mundo hedge fund que posiblemente veamos nunca. Enhorabuena, Bernard L. Madoff, pasarás a la posteridad por realizar el mayor fraude de la historia!!! Y es que este simpático ancianito (ya tiene 70 años) logró captar un patrimonio de 17 billones de dólares entre los inversores más influyentes del mundo para después hacerlo desaparecer.


Los Hechos
Madoff creó su empresa de inversiones, Bernard L. Madoff Investment Securities LLC, en 1960, si bien durante los años 1990, 1991 y 1993 ocupó el cargo de presidente de la junta directiva de Nasdaq. También estuvo al mando de la Securities Industry Association durante los años noventa, actuando como representante de los brokers ante los reguladores de los mercados. En definitiva, un personaje bien posicionado dentro del mundillo financiero de Wall Street con una trayectoria intachable.

La empresa de Madoff constaba de dos líneas de negocio: por un lado, un broker que actuaba como importante creador de mercado en Nasdaq, moviendo 50 millones de acciones al día; y, por otro, una gestora que vendía varios hedge funds y productos alternativos. Esta segunda división es la que tenía unos maravillosos hedge funds comercializados a lo largo y ancho del mundo entre inversores de Londres, Ginebra, Lugano, Singapur, Miami, Madrid y Pekín; de entre ellos brillaba por su rentabilidad el Fairfield Sentry, un hedge fund que en Noviembre de 2008 (es decir, hace tan sólo un mes) mencionaba en su folleto publicitario del banco japonés Nomura sus excelentes "cualidades":

  • Volatilidad de sus rendimientos de sólo el 2.58%
  • Tan sólo 13 meses negativos en toda su historia
  • Un 11% de rentabilidad anual durante los últimos 15 años

Vamos, el sueño de todo inversor particular en fondos de inversión. Por supuesto, gracias a estas cifras Madoff ha sido durante muchos años uno de los gestores mejor pagados.

Sin embargo Madoff, al igual que muchos otros, no contó con el desenlace de la crisis y de repente un buen día se encontró sobre la mesa con varias peticiones de retirada de fondos por parte de sus clientes que sumaban un total de 7 billones de dólares. El motivo no es que estuvieran desencantados con la gestión o que sospecharan algún asunto turbio en el fondo, sino que necesitaban liquidez (como casi todo el mundo ahora mismo). Bueno, si tenían el dinero no había problema... pero por desgracia para los inversores Madoff no los tenía (aunque intentó conseguirlos a toda costa).

Y es que habían sido víctimas de un esquema Ponzi, una forma de estafa piramidal de la que ya habló largo y tendido El Oscuro en su artículo El Fraude de los HYIPs. No obstante, echando mano de la Wikipedia podemos explicar en qué consiste brevemente: se trata de una operación fraudulenta de inversión, que implica el pago de prometedores o anormalmente elevados rendimientos que son obtenidos por la empresa que recaudó el dinero. En realidad esta estafa envuelve un proceso en el que las ganancias que obtienen ciertos inversores son generadas gracias a nuevos inversores que caen engañados por las promesas de obtener grandes rentabilidades. El sistema funciona siempre y cuando crezca la cantidad de nuevos inversores que entran en el sistema.

Pues bien, Madoff durante los últimos 20 años se había dedicado a hacer justamente eso: mientras los inversores presumían de sus enormes beneficios delante de sus amigos, en otra oficina lejos de la sede social de su empresa, Madoff tenía montada una sociedad paralela con la que ajustaban importes y rendimientos de la principal. Lógicamente cuando recibió semejante solicitud de retirada de fondos, se descubrió el fraude y Madoff fue detenido por el FBI el pasado jueves, si bien ya está en libertad tras pagar una fianza de 10 millones de dólares. No obstante deberá afrontar un juicio en el que, de ser declarado culpable, podría afrontar hasta 20 años de cárcel y una multa de 5 millones de dólares.

En realidad, tal y como afirmó Madoff cuando le detenían, "todo se acabó": ya no queda nada de los 17 billones de dólares que gestionaba, sino que en su lugar hay un hermoso agujero de 50 billones de dólares de pérdidas. Curiosamente, antes de que lo arrestaran Madoff ya había confesado a sus empleados que todo era “una gran mentira”.


Las consecuencias
Las pérdidas derivadas de esta estafa está aún por cuantificar pero está claro que el impacto va a ser realmente negativo. Éstos son algunos de los afectados de momento por la estafa de Madoff:

  • Los principales afectados son Fairfield Greenwich Group, que había invertido 7.3 billones en el Fairfield Sentry y Kingate Management, que había invertido 2.8 billones en otro de los fondos de Madoff, el Kingate Global Fund.
  • En Europa varios bancos podrían estar afectados como el UniCredit italiano a través del hedge fund Primeo Select administrado por Pioneer Investments, y el banco privado suizo Benedict Hentsch, con una exposición de 56 millones de francos suizos.
  • Pero cuidado porque en España se rumorea que el fraude de Madoff podría causar un importante impacto en BBVA y SCH, aunque por el momento los principales bancos españoles han desmentido que hayan invertido en este tipo de productos. Sin embargo, el Confidencial apunta que las pérdidas podrían alcanzar los 3.000 millones de euros en la banca privada española, ya que la mayor parte de los bancos habrían colocado participaciones en los fondos de Madoff a través de fondos de fondos o de productos estructurados (en algunos casos, incluso con apalancamiento), los cuales eran comercializados principalmente en España por Fairfield Greenwich y Optimal (la filial de gestión alternativa del Santander). Incluso se sospecha que alguna de las 10 primeras fortunas españolas tienen exposición a Madoff, aunque la inversión sólo supone un porcentaje muy pequeño de sus carteras.

Y lo peor de todo no es el dinero perdido sino el durísimo golpe que va a suponer para la industria de hedge funds, que podría ser incluso mortal. La desconfianza después de este fraude va a ser enorme, nadie va a querer comprar participaciones de un hedge durante mucho tiempo.


Conclusión
Como muy bien dice El Oscuro en el artículo citado más arriba, nadie da duros a cuatro pesetas; y si alguien lo hace... desconfíe!!! Si cuenta con una mínima formación en finanzas, no deje que nadie gestione su dinero, ya que Vd. puede perderlo incluso mejor que los gestores ;-). En serio, aproveche la vasta información que hay en Internet y en los libros sobre finanzas y trate de gestionar su capital Vd. mismo diversificando entre varios activos. Y si alguien se acerca a Vd. vendiéndole crecepelo, no lo compre nunca.

Finalmente una pregunta al aire... siendo malpensados, ¿habrá más fondos que hayan utilizado una técnica similar a ésta para engañar a sus clientes? Espero que la respuesta sea cero o de lo contrario el panorama se me antoja muy negro en los mercados financieros.



Un saludo,
X-Trader

Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!