El indicador Internal Bar Strength (IBS) se basa en la posición del cierre de la vela en relación al rango de la misma: su valor será igual a 0 si el precio de cierre coincide con el mínimo de la sesión, mientras que será igual a 1 si el cierre coincide con el máximo.

Matemáticamente podemos expresarlo de la siguiente manera:

IBS  =  100 x (Cierre – Mínimo) / (Máximo – Mínimo)

Si os fijáis bien en la fórmula, seguramente os resulte familiar: en efecto, no es más que la expresión de %K en la fórmula del Estocástico considerando un único período.

Como no podía ser de otra manera, la interpretación de este indicador es también similar a la de dicho oscilador. En particular:

  • Si el IBS marca valores cercanos a 0, normalmente el valor tenderá a subir en la siguiente sesión.
  • Por el contrario, si el IBS se va a valores cercanos a 1, entonces será probable que el activo analizado corrija a la baja en la vela del día siguiente.

Como podemos ver, se trata de un indicador que busca puntos de reversión a la media en el precio, tratando de aprovechar posibles correcciones derivadas de la sobrerreacción del mercado tras la publicación de datos macroeconómicos o noticias.

Gráficamente el aspecto del indicador sería el siguiente:

Internal Bar Strength en Euro Dolar

Veamos ahora si este indicador puede sernos de alguna utilidad. Para ello nada mejor que el excelente paper titulado The IBS Effect: Mean Reversion in Equity ETFs donde Alexander Pagonidis (creador por cierto del más que recomendable blog QUSMA analiza este indicador, aplicándolo a una amplia variedad de ETFs. Las conclusiones que obtiene son bastante interesantes:

  • Aparentemente el IBS es un predictor consistente de reversión a la media, sobre todo para el caso de giros al alza tras una fuerte bajada. En particular, para el caso de un IBS por debajo de 20 se obtiene un rendimiento promedio de +0.35%, mientras que cuando el IBS el desempeño no es tan positivo, con un -0.13% de rendimiento promedio.
  • Los aumentos de volatilidad favorecen la capacidad predictiva del IBS. Dicho de otro modo, cuando las velas presentan un rango amplio y el IBS marca niveles extremos existe una alta probabilidad de que se produzca una reversión a la media.
  • El volumen también parece tener cierta importancia, aunque menor que los factores mencionados. No obstante, en el caso de los ETFs sobre índices estadounidenses sí se observa que el IBS funciona solo en sesiones con alto volumen negociado.
  • Asimismo, Pagonidis detecta un fuerte efecto estacional en el IBS, mostrando un mayor impacto del fenómeno de reversión a la media los martes, siendo por el contrario mucho menor en el caso de los viernes.
  • Por último, en el paper mencionado, se demuestra como el IBS puede servir como filtro para una estrategia similar al RSI2 (en este caso, Pagonidis usa el RSI3 de Cutler), permitiendo la apertura o mantenimiento de posiciones largas solo si el IBS está por debajo de 50. Con solo este filtro, se elimina el 43% de operaciones realizadas por la estrategia original a la vez que se incrementan los rendimientos casi un 10% de media. En este punto podría decirse que no tiene mucho sentido utilizar dos indicadores que posiblemente solapen información, aunque Pagonidis defiende que el IBS captura reversiones a la media en el corto plazo mientras que la estrategia basada en el RSI de Cutler está más orientada al medio plazo por lo que solo se solapan parcialmente. Probablemente este punto sea discutible pero el caso es que los resultados mejoran de forma significativa al introducir el filtro.  

En resumen: se trata de un indicador que podría servir como un excelente filtro para sistemas seguidores de tendencia que solo operan largos en índices, mejorando su rentabilidad promedio.

Ahora es su turno: pueden encontrar el indicador para Metatrader 4 en el siguiente hilo del Foro y también el código para una sencilla estrategia basada en el IBS (compra si el IBS baja de un determinado nivel, para AmiBroker y ProRealTime.


Saludos,
X-Trader