Mucha gente que lleva ya un tiempo en los mercados habrá oido hablar de W.D. Gann, para muchos una figura quizás tan importante como Elliott o Dow. Sin embargo muy poca gente conoce bien la filosofía de este autor: si acaso como mucho, conocen el tema de los ángulos y poco más. En este artículo vamos a comentar de forma resumida cuáles son los puntos claves de la teoría de Gann.

William. D. Gann nació en una granja de Texas el 6 de Junio de 1878 en el seno de una familia bastante pobre compuesta por 11 hermanos. Sin embargo, con el tiempo consiguió salir adelante y su trabajo como broker en Texarkana junto con su trabajo en una escuela de negocios le permitieron salir de la granja y dar el salto a la capital de las finanzas, a Nueva York. Cuando adquirió suficientes conocimientos, Gann decidió vivir de los mercados y de sus propios negocios. Así, al igual que hizo Dow, comenzo a publicar una carta para sus clientes, the Supply and Demand Letter en la que ofrecía sus previsiones sobre acciones y commodities. Estamos a comienzos del siglo XX y Gann adquirió cierta fama con sus predicciones; incluso se dice que predijo el crack del 29 un año antes de que se produjera, que obtuvo rentabilidades mensuales superiores al 1000% y que predijo varios números de lotería que salieron después premiados (¿!!?). Por supuesto, también daba cursos (a 3000$ por barba, el precio de una casa de la época) y publicaba libros (Truth of the Stock Tape, How to make Profits in Commodities). En definitiva, un tipo carismático y bastante trabajador, aunque rodeado como muchos otros analistas y operadores de un cierto aire de leyenda.

Pero vayamos a lo que nos interesa: la filosofía de Gann. La aproximación al mercado de Gann, cuya teoría sigue siendo extremadamente complicada y de difícil aplicación, supone una variación sustancial de las técnicas de análisis técnico tradicionales. Gann unió en su método una mezcla de matemáticas pitagóricas, geometría, astronomía y referencias bíblicas; sin embargo, el mismo Gann encontraba dificultades prácticas al usar su teoría, por lo que recomendaba aplicar el 50% de las reglas que dictó.

Para Gann, toda la información es absorbida por los mercados, los cuales están gobernados por leyes de comportamiento. El movimiento de las Bolsas tiende siempre al equilibrio total, si bien hasta que se alcanza dicho equilibrio la evolución de los precios sufre fluctuaciones irregulares a un ritmo discontinuo, marcando tendencias y correcciones de las mismas. Según Gann existen dos componentes de la operativa: el patrimonio monetario y el patrimonio psicologico; por ello, no sólo deben cuidarse los aspectos monetarios sino también los psicológicos, evitando las emociones, el stress y el trabajo inútil. De lo contrario, aquel que pierde su patrimonio psicologico está listo para perder también en poco tiempo el monetario.

Según Gann los cambios de la tendencia de corto plazo se producen cada 7, 9, 11.25, 14, 18, 21, 22.5... días; los cambios de la tendencia de medio plazo se producen cada 120, 144, 180, 240, 270, 288 y 360 días; finalmente, los cambios en la tendencia de largo plazo se dan cada 3.5, 7, 11.25, 15, 22.5, 30, 45, 60, y 90 años. En base a estos ciclos, Gann desarrolla el concepto de las armonías temporales (un ciclo de 90 años marcará un máximo o un mínimo cada 9 años, y un ciclo de 60 años lo marcará cada 6 años) y de la vibración cíclica única (en un determinado día expiran ciclos de diversa amplitud temporal).

Gann afirma que en un mercado con una tendencia definida, las líneas de tendencia trazadas poseen ciertos ángulos; asimismo, un cambio en la tendencia se produce cuando se dan tres movimientos temporales en contra del movimiento principal (por ejemplo, tres días de caidas tras una marcada súbida). El ángulo más importante para Gann es el de 45º (conocida también como línea 1x1, porque relación entre el precio y el tiempo se expresa uno a uno). Por tanto, diremos que una tendencia puede invertirse temporal o definitivamente, en función de que dicha correlación entre precio y tiempo se mantenga o no. Cuanto mayor es el ángulo que domina una subida, mayor es la fuerza del movimiento. En general, Gann consideraba (aparte del ya mencionado ángulo de 45º) los siguientes ángulos o líneas directrices:

Linea 1 x 8 - 82.5º
Linea 1 x 4 - 75º
Linea 1 x 3 - 71.25º
Linea 1 x 2 - 63.75º
Linea 1 x 1 - 45º
Linea 2 x 1 - 26.25º
Linea 3 x 1 - 18.75º
Linea 4 x 1 - 15º
Linea 8 x 1 - 7.5º

La teoría de Gann puede resumirse en los siguientes puntos:

- Una directriz alcista debe considerarse violada si, tras ser perforada, el precio no vuelve a superarla

- Una vez perforada la línea de tendencia, el precio se moverá rápidamente hasta la siguiente línea de tendencia

- Si la ruptura de la directriz se produce con hueco, ésta tendrá una mayor fiabilidad

- Las directrices son intercambiables en el sentido de que una directriz perforada pasa a ser resistencia y una directriz superada pasa a ser soporte

- La construcción de rectas directrices debe realizarse preferiblemente sobre gráficos diarios en lugar de semanales o mensuales

- Una directriz adquiere mayor importancia cuantos más ataques resiste. En tal caso, se dice que el ángulo de dicha directriz es un "ángulo probado" o ángulo activo

- Para tener una representación visual óptima resulta oportuno construir también las directrices basándose en los cánones de las obras clásicas, es decir, exigiendo como mínimo que existan dos o más máximos decrecientes o dos o más mínimos crecientes

- Si la directriz construida coincide con un ángulo de Gann, la validez de dicha directriz sería máxima.

Gann estaba plenamente convencido de que los máximos y los mínimos de las acciones se formaban en base a proporciones matemáticas; por ello, las variaciones de los precios pueden ser un instrumento útil para subdividir el espacio en el que se mueven los precios. Así, para Gann los porcentajes más significativos de retroceso desde un máximo o un mínimo son el 12.5% (1/8), el 25% (2/8), el 37.50% (3/8), el 50% (4/8), el 62.50% (5/8), el 75% (6/8), el 87.50% (7/8) y el 100% (8/8) del movimiento precedente. Gann atribuyó una importancia particular a los retrocesos del 50%, del 37,50% y del 62.50%; las tres correcciones caracterizan respectivamente la corrección más equilibrada, la corrección mínima y la corrección máxima del movimiento.

La teoría de Gann utiliza asimismo un método de cálculo de los niveles importantes en el que se multiplican o subdividen los 360 grados de un círculo. Así, tomando los múltiplos de los grados del círculo, obtenemos los siguientes niveles: 360º, 720º, 1080º, etc.; por otro lado, dividiendo los 360º de un círculo 2, 3, 4, 5, etc. y sumándolos a 360º o a sus múltiplos. Otro nivel natural de gran importancia en la teoría de Gann es el número 144 (número de Fibonacci) y sus múltiplos.

Otro sistema de análisis ideado por Gann consiste en unir los ángulos de las directrices con los porcentajes de retroceso indicados: apenas los precios se acercan a un nivel donde coinciden al mismo tiempo un retroceso y una directriz, se suele producir el fin de la tendencia activa en ese momento. Los diagramas dibujados por Gann en su epoca eran conjuntos de rectas proyectadas en todas las direcciones por lo que resultaban bastante confusos; por ello, se recomienda iniciarse con un número pequeño de ángulos ampliando a medida que se adquiere habilidad el número de ángulos considerados.

Para aquellos que deseen ampliar información, les recomiendo que visiten http://www.wdgann.com/

Un saludo
X-Trader

 



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!