LA SABIDUARÍA DEL MERCADO AL DESCUBIERTO

Sólo para inversores de largo plazo
Responder
Avatar de Usuario
inversor
Mensajes: 269
Registrado: 05 Ene 2005 20:27

LA SABIDUARÍA DEL MERCADO AL DESCUBIERTO

Mensaje por inversor »

Os pongo una traducción bastante libre de un artículo de un tal Richard Gibbons sobre las frases típicas de la bolsa y de las consecuencias que pueden tener para un seguidor del Value Investing. Hay cosas con las que personalmente no estoy de acuerdo pero, en su esencia, estoy al 100% con el autor. Creo que, aun no siendo seguidor del Value Investing, este artículo puede resultaros interesante.

http://www.fool.com/news/commentary/200 ... olnk403200

principalmente se fundamenta en dos estudios. el primero es el que demuestra que en un plazo de tres años las acciones con peor comportamiento se convierten en las de mejor comportamiento y viceversa. el segundoestudio es el que demuestra que las accines con valoraciones más bajas suelen tener un comportamiento mejor que el mercado en un plazo de uno a tres años. no recuerdo las referencias de los estudios pero si alguien está interesado que lo diga y ya las buscaré.

LA SABIDURÍA DEL MERCADO AL DESCUBIERTO

By Richard Gibbons
March 4, 2005

El Value Investing es una estrategia de inversión que, a todas luces, “choca” con la mayor parte de creencias que rodean el mundo de la Bolsa y que son repetidas, casi a diario, por parte de la industria del dinero. El pequeño inversor sufre un bombardeo casi constante de falsas premisas que, con el tiempo y a base de muchas repeticiones, van convirtiéndose en verdades pseudo religiosas. A continuación vamos a analizar algunas de estas creencias desde la perspectiva del Valor.

“Si te quedas fuera del mercado durante los 30 mejores días de la pasada década, hubieras perdido buena parte de tu dinero”.

Las empresas gestoras de fondos suelen repetir esa frase continuamente para mantener al inversor bien atado a ellos durante mucho muchos años. Los fondos repiten esa frase mientras que, al mismo tiempo sus propios fondos tienen una tasa media de Turnover del 85%. Pero este hecho no es simplemente un bochornoso ejercicio de hipocresía por parte de las gestoras. Veamos qué hay detrás de esa estadística.

La estadística parece clara: si hace diez años hubiésemos invertido $10.000 en el S&P 500, manteniendo la inversión inicial durante todo el periodo, hoy tendríamos cerca de $25.000 (excluyendo dividendos). Sin embargo, si invertimos esa misma cantidad y por practicar algún tipo de técnica de Market Timing hubiéramos perdido los 30 mejores días (que ya hay que tener mala pata para perdérselos todos), hoy tendríamos sólo $7.700.

Pero antes de sacar conclusiones precipitadas, consideremos la estadística contraria: si aplicando Market Timing conseguimos librarnos de los 30 peores días, la cantidad que tendríamos hoy sería $76.000. Si la primera estadística trata de demostrar que un inversor debe permanecer siempre dentro del mercado, la segunda indica con toda claridad que salvarse de los días malos es fundamental.

En la vida real, ninguna de las dos estadísticas tiene sentido. Es tan improbable que perdamos los 30 mejores días, como el salvarnos de los 30 peores. Sin embargo, la primera estadística es muy utilizada por los fondos de inversión para hacerse propaganda y para eliminar cualquier impulso vendedor por parte del cliente. Existen muchas y buenas razones para invertir a largo plazo, como la rebaja fiscal, menores gastos de comisiones, menor riesgo, beneficios del interés compuesto... Pero, sin duda alguna, esta estadística no forma parte del grupo de esas buenas razones.

¿Qué nos puede aportar a nosotros esta estadística? Pues, básicamente, si tu eres un operador de corto plazo, elegir bien el día es fundamental. Sin embargo, como inversor en valor, la estadística pone de manifiesto los tremendo beneficios potenciales del Margen de Seguridad. Al comprar una acción con un buen descuento respecto su valor intrínseco, es muy probable que nos hayamos librado de la peor parte de la caída y tengamos muchas probabilidades de recoger los beneficios de esos 30 mejores días – o, al menos, de una buena parte de ellos -. Así que al inversor en valor, esta estadística le supondría un performance superior a largo plazo.

“La tendencia es tu amiga”

La frase anterior es la esencia del Momentum: las acciones que suban tienen tendencia a seguir subiendo, mientras que las que bajan tienen tendencia a seguir bajando. Esta afirmación se fundamenta en dos pilares fundamentales: psicología y confianza. El aspecto psicológico reside en que, para un inversor, es psicológicamente más fácil comprar algo que está subiendo y vender algo que está bajando. Y no digamos ya el hecho de mantener esa inversión: qué fácil es sentarse sobre una acción que sube y sube y cómo nos duele mantener algo que baja y baja. El factor confianza reside en la creencia de que algo que sube, sube por “algo” y mientras permanezca ese “algo” seguirá subiendo.

Este razonamiento puede servir para los operadores de corto lazo, pero desde la perspectiva del valor tal afirmación no tiene sentido. Primero, si una acción sube, y todo lo demás permanece constante, el incremento del precio hará que dicha acción sea cada vez menos atractiva para el inversor en valor, ya que dicha subida acercará (o alejará) el precio de la acción a su valor intrínseco. Por otro lado, cuando una acción cae, ésta se convierte en un objetivo cada vez más atractivo puesto que aumenta tanto el Margen de Seguridad como el potencial de subida. Al inversor en valor le encanta comprar buenas acciones a buenos precios, así que la tendencia no es amiga del inversor en valor sino que es su principal enemiga.

Los verdaderos aliados del inversor en valor son su ventaja competitiva y el Margen de Seguridad. La ventaja competitiva reside en que la acción es muy probable que tenga un comportamiento mejor que el resto del mercado, mientras que el Margen de Seguridad reduce dramáticamente las posibilidades de que el inversor sufra una pérdida importante.

“Deja correr tus ganancia y corta rápido tus pérdidas”

Este cliché (y otros tales como “compra caro y vende más caro” o “nunca intentes coger una navaja que está cayendo”) es el acompañante lógico del anterior. Lo que quiere decir es que si tienes una inversión que te está dando dinero no la vendas inmediatamente, mientras que si una inversión te está quitando dinero deberías deshacerte de ella ya! Este cliché, con frecuencia, suele añadir algún tipo de regla relativa al stop-loss, tal como “vende cuando tus acciones hayan caído un 10%” o algo así. La idea parece buena cuando tú tienes más perdedores que ganadores o un empate entre ellos. Sin embargo, cuando tienes una mayor número de ganadores este cliché es un engorro.

Se trata de una premisa lógica desde el punto de vista del “momentum Investing”, ya que estos ignoran la valoración. El hecho de que el precio de una acción caiga un 10% no tiene nada que ver con el valor intrínseco de la acción. Sí, en cambio, tiene sentido vender si las nuevas noticias nos llevan a rebajar el valor intrínseco de la acción. Pero si la acción cae sin tener cambio alguno en sus fundamentales, el inversor en valor deberá considerar un aumento de su posición, más que venderla, ya que con las nuevas caídas tanto el potencial de revalorización como el margen de Seguridad se habrán aumentado.

“El mercado nunca se equivoca”

Los traders suele decir esa frase cuando el mercado no hace lo que ellos esperaban que hiciera. Como consecuencia, el trader suele realizar las pérdidas “cortando rápido las mismas”. Esta frase es la esencia del mercado eficiente, por mucho que les pese a los traders que la emplean.

Para el inversor en valor esta frase suena extraño. El mercado estará en lo cierto algunas veces y equivocado otras. Está más que demostrado que los inversores actúan de una forma irracional, exagerando hacia el lado positivo las noticias positivas y hacia el lado negativo las noticias negativas. Los precios, por razón de dicha exageración, fluctuarán por encima y por debajo del valor intrínseco de cada acción, estando pocas veces en lo cierto (precio = valor intrínseco).

El inversor en valor busca las ineficiencias del mercado para sacar provecho de ellas. Cuando una acción cotiza muy por debajo de su valor intrínseco (lo cual es una clara ineficiencia), el inversor en valor lo percibe como una gran oportunidad y compra. No podemos obviar que esto sucede siempre que la acción ha tenido una tendencia claramente negativa durante los últimos meses (la tendencia es nuestra enemiga). Mediante este tipo de compras, los inversores en valor han conseguido retornos muy superiores a los del mercado en el largo plazo.

En conclusión

Muchas expresiones habituales del mundo de la inversión no pueden ser sostenidas desde la perspectiva del inversor en valor. Sin embargo, el uso que de ellas hace el inversor medio puede generar magníficas oportunidades de compra para el inversor en valor, ya que la práctica de dichas premisas empujarán a los precios muy por encima y muy por debajo del valor intrínseco de la acción.
hanubis
Mensajes: 27
Registrado: 17 Sep 2004 16:48

TEMA INTERESANTE

Mensaje por hanubis »

Gracias señor Quinito, por compartir sus conocimientos con el resto de lectores del foro, Vds, como siempre tratando temas diferentes, y muy interesantes, para aquellos, que pensamos que invertir en contado tambien puede ser rentable. De verdad gracias. Juan carlos
P/D, espero que algún día tenga tiempo de comentar aspectos sobre ese libro que me recomendo en un privado.
Si te ha gustado este hilo del Foro, ¡compártelo en redes!
Responder

Volver a “Análisis Económico y Fundamental”