¿Es posible manipular el Bitcoin y otras criptodivisas? El mes pasado hubo rumores de que un trader o grupo de traders con bastante capital realizaba prácticas de spoofing en BTCUSD para mover el precio de la principal criptodivisa a su antojo.

Lógicamente algunos de nuestros lectores se estarán preguntando: X-Trader, ¿qué demonios es eso del spoofing? Quizás no lo recuerden pero ya hablamos de ello allá por 2013 en el artículo Nanex: La Pesadilla del HFT: consiste básicamente en que un trader "introduzca grandes órdenes de compra en el mercado creando la sensación de que hay una gran demanda, aunque luego las cancela, para provocar una subida artificial del precio y vender a un precio más alto". Por supuesto el caso contrario también aplica (introducir órdenes de venta muy grandes para provocar una bajada del precio y luego quitarlas). La idea en definitiva es enviar señales falsas al resto de participantes en el mercado y sesgar así su operativa a nuestro favor. Algo nada novedoso que ya hacía más de 10 años Paul Rotter.

Por supuesto, se trata de una práctica prohibida actualmente en los mercados regulados (¿recuerdan el flash crash que supuestamente provocó Navinder Singh Sarao en 2010?) y que tiene consecuencias penales.

Pero, ¿qué sucede en un mercado sin regulación como es el del Bitcoin? Aparentemente es posible hacer de todo así que ¿por qué no un poco de spoofing? Esta pregunta viene al hilo de que en la web Hackernoon.com se hicieron eco hace un par de meses de que en uno de los mayores exchanges de criptodivisas, Bitfinex, se detectaron algunos patrones sospechosos en los que un trader (o grupo de traders):

  • Introduce una orden de compra de gran tamaño (2 millones de dólares o más), debajo de pequeñas órdenes de compra con una duración de entre 5-10 segundos a unos pocos minutos con el fin de hacer subir el Bitcoin.
  • Introduce una orden de venta de importe y duración similar con la que se pretende hacer bajar el Bitcoin.
  • Introduce una o varias órdenes de gran volumen a una distancia de 50$-100$ por debajo del precio actual que se mantienen durante unas horas. La idea es tratar de sostener el mercado en caso de que haya una gran caída, aunque generalmente estas órdenes no son alcanzadas.

Se rumorea que el trader o entidad que realiza estas prácticas, al que han apodado como Spoofy, tendría un capital de entre 20 y 60 millones de dólares. Como pueden ver tampoco es mucho dinero, pero es suficiente para provocar impacto en mercados aún no muy líquidos como el de las criptodivisas.

Spoofy aparece normalmente en tres tipos de situaciones:

  1. El precio está cayendo muy rápido y actúa lanzando grandes órdenes de compra para frenar la caída.
  2. El precio sube demasiado rápido por lo que lanza grandes órdenes de venta. Se dice que Spoofy fue el responsable de que al llegar el precio del Bitcoin a 3.000$ se frenase situando órdenes muy grandes ligeramente por debajo de ese nivel de forma continuada hasta que terminó por caer.
  3. Por último, una práctica aún más retorcida consiste en ponerse en el lado de las ventas si no hay mucho volumen, introducir órdenes muy grandes y comprarlas atacando con otra cuenta, provocando esas típicas recuperaciones en vertical. Esto es lo que se conoce en el argot como Wash Trading.

En todos estos casos Spoofy suele utilizar órdenes de 1.000, 2.000 o 4.000 BTC en diferentes niveles. En el momento que una de esas órdenes es alcanzada las órdenes desaparecen.

Pero como suele decirse, una imagen vale más que mil palabras. Veamos algunos ejemplos: en este primer pantallazo podemos ver a Spoofy defendiendo que el precio no caiga de 2.000$ con una orden de 2.000 Bitcoins a la compra:

En el siguiente pantallazo del 23 de julio metieron órdenes falsas de compra por un importe equivalente a más de 13 millones de dólares:


Fíjense cómo desaparece la orden en el momento que es tocada por una orden de venta una hora más tarde:


Y aquí ya el canteo es total: ¡¡¡1.000 Bitcoins a la venta!!!

Por si quieren verlo en directo en acción, atentos a las posiciones que van apareciendo en el libro de órdenes de BTCUSD que aparece en este vídeo:

Esto es solo un botón de muestra, podéis encontrar más ejemplos en la cuenta de Twitter @Bitfinexed

Seguramente algunos al leer esto dirán: ya X, pero esto es solo cosa de Bitfinex. Además con la historia de que no se pueden realizar retiros en dólares desde abril de este año (Wells Fargo les ha cortado la operativa) y que han empezado a trabajar con Tether, una suerte de dólar virtual emitido por una empresa relacionada con ellos mismos, podríamos pensar que Bitfinex se ha convertido en un chiringuito turbio.

Pues resulta que a Spoofy se le ha visto asomar las orejas también en GDAX, si bien aquí utiliza posiciones más pequeñas por ser un exchange más pequeño. Por ejemplo, en este pantallazo le tenéis tratando de hacer bajar el precio con una orden de venta de 260 Bitcoins:

También ha aparecido en Poloniex operando en XMR/BTC y ETC/BTC, tal y como podéis ver en estos vídeos:

 


O en Bittrex:


Conclusión
Como hemos podido ver, los mercados de criptodivisas están aún lejos de ser un lugar seguro para el dinero, motivo por el cual siempre recomiendo invertir muy poco dinero en este tipo de monedas virtuales.

Es por ello que en esta especie de salvaje oeste, unas prácticas que se considerarían ilegales en cualquier mercado regulado aquí parecen ser el pan nuestro de cada día y, dado que no hay un control de las operaciones, se siguen realizando sin pudor alguno. Aparte del dilema moral que ello supone, también abre la puerta a que cada uno decida si se pueden aprovechar de este tipo de prácticas o no.

Y yendo un poco más allá, incluso podríamos pensar que todas estas prácticas son utilizadas para engordar artificialmente el precio del Bitcoin y el resto de criptodivisas con el fin de mantener el interés en un mercado sin un verdadero valor detrás que lo sustente.

Sea como sea, tampoco piensen que he cambiado de opinión y que he pasado a aborrecer las criptodivisas. Es indiscutible que el impacto que tendrá la tecnología blockchain supondrá un cambio radical a nivel global en la forma que tenemos de hacer las cosas en los próximos años; pero hasta que las cosas se asienten habrá que andarse con cuidado.

 

Saludos,
X-Trader