Aunque seguramente ya lo hayan notado, los contenidos en X-Trader.net están evolucionando hacia temas cada vez más técnicos. Como pueden imaginarse, no es casualidad ya que mi intención es dar un salto cualitativo y convencer de una vez por todas a los lectores de esta web de que usar líneas de tendencia, chartismo y osciladores obsoletos de la misma forma que viene en miles de libros no es precisamente la mejor aproximación para ganar en el trading. Sé que esto supone un debate muy amplio e intenso (de hecho hace unos meses tuvimos uno en el Foro al respecto al hilo del artículo Cuando la Mente Nos Engaña) y que mucha gente no esté del todo de acuerdo, pero me he propuesto lograr que los que todavía me leen cambien su manera de ver el trading al igual que yo la estoy cambiando en los últimos meses.


Dicho esto, voy a plantearles una nueva forma de ver los sistemas de trading. Y para ello nada mejor que reformular su clasificación. Lo habitual es clasificar los sistemas a grosso modo en los clásicos grupos de seguidores de tendencia, contratendencia y basados en patrones. Sin embargo hoy les propongo una alternativa completamente diferente a cualquier otra clasificación que hayan podido ver.

Atendiendo a cómo se desarrolla un sistema, podemos establecer dos grupos de sistemas de trading: sistemas basados en modelos y sistemas basados en explotación (minería) de datos. Pasamos a verlos en detalle.

Sistemas basados en modelos
Un sistema basado en un modelo parte de la idea de modelizar una ineficiencia de mercado, que puede estar basada en psicología del trading, datos macroeconómicos, microestructura de mercado, o cualquier otra fuerza que afecte al precio. La presencia de una ineficiencia provoca una anomalía o un patrón concreto en el comportamiento del precio que puede ser explotable mediante un algoritmo de trading cuando la anomalía detectada genera resultados previsibles.

Dentro de este grupo tenemos a los sistemas seguidores de tendencia, los de reversión a la media, los basados en ciclos, el arbitraje estadístico entre mercados y los patrones estacionales. Confiésenlo, nunca se habrían imaginado encontrar a todos estos sistemas dentro del mismo saco, ¿verdad? ;)

¿Cuál es el problema de este tipo de sistemas? Realmente el mismo que tenemos en muchos campos científicos: el modelo no es la realidad, sino una representación simplificada de esta, por lo que su validez solo puede ser establecida por los efectos que se producen en la curva de precios. Dicho de otro modo, la utilidad de este método depende de la significatividad y la estabilidad a largo plazo de las anomalías detectadas, lo que exige realizar completos backtests de este tipo de sistemas.
 

Sistemas basados en explotación (minería) de datos
Si en el caso anterior, establecíamos un modelo a priori, en el caso el de los sistemas basados en la minería de datos, trabajamos sin restricciones de ningún tipo, buscando patrones en el precio a los que ajustar un algoritmo. Es decir, aquí no nos interesa saber qué fuerzas del mercado causan el comportamiento, simplemente consideramos que esos patrones están ahí y que seguirán repitiéndose en el futuro. Es en este grupo donde se enmarcan la mayoría de nuevos métodos que se utilizan actualmente en el trading y que prácticamente son desconocidos, cuando no ignorados, por el gran público. Aquí podemos encontrar el análisis de patrones de velas, regresiones lineales, correlaciones, métodos de machine learning, redes neuronales, support vector machines, árboles de decisión, agrupamiento mediante K-means e incluso métodos de ensayo y error basados en análisis técnico.

La buena noticia de usar este tipo de métodos es que no están muy extendidos (probablemente ello nos dé cierta ventaja frente a una buena parte de otros traders que compiten en el mercado), y no requieren realizar hipótesis previas sobre el comportamiento del precio.

Sin embargo, a cambio seguramente nos encontremos con una abundante colección de patrones aleatorios sobre los cuales construiremos estrategias perdedoras, debido a que es muy difícil distinguir patrones reales, causados por ineficiencias de mercado, de patrones que están ahí por casualidad. Incluso utilizando test de verificación avanzados como el Reality Check de White (sobre el que por cierto tengo pendiente un artículo) es muy difícil obtener sistemas ganadores usando este tipo de métodos.

La clave está en la ineficiencia
Si se dan cuenta verán que en los dos casos he mencionado en algún momento la palabra anomalía, patrón o ineficiencia. Y es que obviamente, antes de analizar en detalle los dos grupos de sistemas, debemos pensar en si realmente existen ineficiencias en los mercados. Es más incluso podemos pensar en que realmente sí existen pero que también existen traders mejor informados y con mejor tecnología y medios que ya explotan las ineficiencias lo que hace imposible que las podemos aprovechar (un ejemplo claro de esto serían las compañías de trading de alta frecuencia, en las que la dependencia de la tecnología punta es total lo que supone una barrera de entrada infranqueable).

Esto me trae a la memoria a la clásica Hipótesis del Mercado Eficiente, teoría procedente del mundo académico que señala, en su forma más restrictiva, que los precios reflejan completa e instantáneamente toda la información disponible, sea esta histórica, pública o privada, por lo que ningún método de estudio de la información disponible llevará a la consecución de rentabilidades extraordinarias. Dicho de otro modo, si el mercado es eficiente, sólo será posible “batir al mercado” a través de la suerte o el azar.

Pero si se fijan, en la definición de mercado eficiente está implícita la idea de velocidad de transmisión de la información. Está claro que a todo el mundo no le llega la información ni a la misma velocidad ni con la misma calidad por lo que es de suponer que la eficiencia que exista en el mercado dependerá de la capacidad para procesar la información por parte del receptor. Y es aquí donde posiblemente se rompa la hipótesis establecida por Eugene Fama en los años setenta. La cuestión es si, a día de hoy, con todos los medios de que disponemos los traders retail podemos ponernos por delante de otros competidores en el terreno de juego del trading.

Lo que está claro es que los mercados, a día de hoy, no son eficientes: basta con realizar algunos análisis de los rendimientos de diferentes índices, divisas, bonos, etc. para concluir que no siguen un proceso de paseo aleatorio. Y todo ello sin contar con las burbujas, el impacto de noticias inesperadas (el ejemplo más reciente lo tenemos en el Brexit) o la simple irracionalidad de algunos movimientos del precio, en los que muchas veces parece que la economía real se ha desvinculado de los mercados financieros… aunque esto debe darnos un poco igual porque ¡estamos aquí para ganar dinero! No se cuestionen nunca porque el precio hace esto o lo otro, ni busquen explicaciones racionales en la teoría financiera, muchas veces funciona hacer lo contrario de lo que nos han enseñado. 

De hecho, si analizamos los movimientos de los mercados financieros podemos determinar algunas pautas comunes:

  • Los mercados reaccionan de forma inmediata y violenta a las noticias, con claros movimientos direccionales.
  • Por el contrario, los mercados se mueven de forma muy lenta y muy poco cuando la información que se maneja es sutil. En estos casos, se puede tardar bastante tiempo, incluso años, en detectar nuevas ineficiencias que puedan explotarse.
  • Generalmente suelen funcionar mejor los métodos simples. Las estrategias más complejas son muy exigentes en términos de capital y ejecución, lo que obliga a contar con tecnología muy potente que solo es accesible normalmente para un pequeño grupo de participantes.
  • A cambio, los sistemas basados en ineficiencias muy obvias pueden ser muy rentables pero su ciclo de vida es muy corto.

Dejo aquí estas reflexiones para que mediten sobre ellas este verano. Para ello les dejo abierto un hilo en el Foro titulado ¿Existen las Ineficiencias? para debatir sobre las cuestiones planteadas en este artículo.

A la vuelta de las vacaciones retomaremos los dos grandes grupos de sistemas que he planteado en este artículo y veremos algunas ideas interesantes e innovadoras. Les deseo que disfruten estas vacaciones en compañía de sus seres queridos, les espero a todos a la vuelta.

Saludos,
X-Trader

ARTÍCULOS RELACIONADOS
Sistemas Basados en Modelos
Sistemas Basados en Minería de Datos