Paul Rotter, conocido como The Eurex Flipper, es posiblemente el trader de mayor éxito de todo el planeta; su operativa se centra en los bonos alemanes (Bund, Böbl y Schatz), realizando entre 200.000 y 300.000 operaciones diarias y controlando el 10% del volumen negociado en el Bund.

Pero, ¿quién es realmente Paul Rotter? Se trata de un checo de 32 años, criado en Alemania y actualmente afincado en Suiza, desde donde maneja su propia compañía de inversión, Rotter Investment AG (cuya página web, http://www.rotterinvest.com/, tienes unos aires muy españoles ;-)). Sus primeros pinitos como trader los realizó trabajando en el broker irlandés Midas Trading House, si bien una vez ganó el dinero suficiente crea junto con otros compañeros su propia compañía de trading en 1998, Greenhouse Capital Management, con un capital de 1.3 millones de dólares. En su primer día de operativa Paul obtuvo unos beneficios de 526.000$ y en tres meses acumuló 6.5 millones de dólares. Todo esto disparo el aire de leyenda que rodea a este personaje, que en la actualidad se estima que gana unos 50 millones de euros al año.

La operativa que ha permitido a Rotter esa ingente cantidad de beneficios es relativamente simple: Rotter introduce ordenes de gran volumen en uno de los lados del mercado para dejarlas ver e instantáneamente las cancelaba, antes de que pudieran ser ejecutadas. El resto de agentes intentaban “coger” esas ordenes, pero no podían porque para cuando las veían y reaccionaban intentando llevárselas, ya era demasiado tarde: la orden ya había sido cancelada rapidísimamente y ya no estaba en el mercado. Ellos no obstante habían introducido una orden en el mercado sin obtener el fin pretendido que era atacar esas demandas u ofertas con gran volumen. Rotter “manipulaba’ así el mercado llevándolo hacia donde le interesaba para operar allí, y obtener beneficios haciendo esto una y otra vez.

Todo esto desató las quejas de muchas firmas de inversión sobre esas órdenes fantasma que aparecían y desaparecían del mercado, lo que llevó a Eurex a plantear dos medidas de sobra conocidas por los lectores de esta web: por un lado, se penalizó la cancelación masiva de órdenes; por otro, se decidió reducir el tick mínimo del Schatz de 0.01 a 0.005, reduciendo así las posibilidades de beneficiarse con esta estrategia.

La siguiente entrevista, publicada en el número de Enero de 2005 de la revista Trader Magazine, nos acerca un poco más a este trader y a su forma de pensar:

Trader Magazine: Ha existido algún hecho clave que te introdujera en esto de los mercados?
Paul Rotter: No, nada parecido a eso de "compré mi primera acción". Tan sólo participé en un concurso de trading en el colegio.

TM: Como te hiciste trader profesional?
PR: Trabajé en una mesa de trading de futuros negociados en Eurex en un banco alemán. En esa época, realizaba operaciones al azar en una cuenta privada que me llevaron a perder casi todo el dinero. Posteriormente trabajé en un banco japonés que me permitió aprender mucho a la vez que trabajaba.

TM: Tuviste algún instructor en el banco?
PR: No, tan sólo intercambiaba ideas de trading con el trader jefe Ajiasaka, el cual obtenía beneficios de forma consistente. Incluso muchas veces realizaba hedging de las posiciones de su jefe cuando pensaba que éste estaba equivocado. Tuve muchas conversaciones acerca de la psicología de mercado que me resultaron muy útiles, sobre todo después de los días perdedores.

TM: Cómo fueron los inicios? Ganabas de forma consistente desde el principio?
PR: Realizaba unas 100 - 150 operaciones al día al poco tiempo de empezar... No tuve ni un sólo mes de pérdidas en los primeros 3 años; después, al aumentar el tamaño de mis posiciones tuve algún que otro susto, sobre todo desde que Eurex permitió la instalación de terminales en EEUU y grandes operadores de derivados que utilizan la tecnología de Harris Brumfield / Trading Technologies entraron en el mercado.

TM: Se dice que todo trader debe arruinarse completamente al menos una vez antes de alcanzar el éxito. Qué aprendiste cuando tu cuenta privada se quedó a cero?
PR: En aquella época ni siquiera sabía que existía algo llamado "gestión del riesgo". Después tuve algunas pérdidas de 7 dígitos; incluso un día hubo un apagón y perdí 2.5 millones de euros. En ese momento me plantée incluso dejarlo: tenía suficiente dinero para vivir y no quería sufrir esos golpes psicológicos nunca más. Cuatro semanas después decidí volver a pelear en los mercados, muy motivado y con la preparación suficiente para recuperar las pérdidas rápidamente.

TM: Ello cambió tu forma de ver el mercado?
PR: La experiencia de padecer grandes pérdidas seguidas de buenas rachas de beneficios me hizo insensible a las días malos, ya que sabía cómo recuperar el dinero. Asimismo, en los días difíciles me resultaba más sencillo apagar las pantallas en lugar de forzar la recuperación el mismo día.

TM: Qué fortalezas consideras que tienes frente a otros traders?
PR: Sin duda, la capacidad de ser más agresivo en las rachas de beneficios, asumiendo mayores riesgos y reduciéndolos en épocas de perdidas, lo que en mi opinión es ir en contra de la naturaleza humana. Lo mejor es tener a alguien ajeno al trading que apague los ordenadores si se alcanza un determinado nivel de pérdidas en el día.