El espectáculo que hemos visto esta semana en los mercados financieros quizás podría calificarse de bochornoso o incluso de escandaloso. Se nos ha mostrado a la cara y sin tapujos lo fácil que es inventar una crisis.


Pero vayamos por partes: la historia arranca al final de la jornada del Viernes 18 de Enero. En una oficina de un banco galo (cuyo nombre todos conocemos ;-)), Jean Claude, el director de gestión de riesgos de esta entidad, observa algo raro en su monitor: alguien ha acumulado posiciones en futuros de forma brutal y ha ido tapando las pérdidas sin que nadie se haya dado cuenta hasta ese día. Pero un descuido del trader que había tomado la gigantesca posición, olvidándose de tapar parte del agujero al final de la sesión hace saltar las alarmas del departamento de riesgos. Jean Claude telefonea a su mujer:

- "Cariño, me temo que no iré a cenar. Este fin de semana va a ser muy largo..." -

En la mañana del sábado se realiza una aproximación a la cuantía total del agujero que podría existir: cerca de 4.900 millones de euros!!! Sin duda Jerome Kerviel, que así es como se llama el trader, se ha cubierto de gloria. El nombre de Nick Leeson comienza a repiquetear en la cabeza de todos los empleados del departamento. Y lo peor de todo es que Jerome les lleva engañando desde Noviembre del año pasado.

- "Y ahora, ¿qué hacemos, jefe?" -

Jean Claude, en sus 20 años de carrera en el mundo financiero no había visto nunca nada igual. No le quedó más remedio que informar al Consejo de Administración del banco. Como puede imaginarse, querido lector, la bronca que tuvo que soportar Jean Claude fue tremenda, máxime si tenemos en cuenta que todo se agravaba porque era fin de semana y a nadie le gusta que le molesten con problemas de trabajo cuando se está descansando.

Finalmente Daniel Bouton, presidente del banco, decide tomar las riendas del asunto personalmente. Aprovechando su amistad con el gobernador del Banque de France, Christian Noyer, decide llamarle para informarle de la preocupante situación y adoptar una medida bajo el visto bueno de Christian.

"Es evidente que el banco no dispone de activos suficientes para cubrir semejante posición", le dijo Christian a Daniel. "Si realmente deseas arreglar el asunto, lo mejor que puedes hacer es cerrar esa posición el Lunes sin falta siendo lo más discreto posible"

"Pero Christian" - replicó Daniel - "mañana es festivo en EEUU, prácticamente no habrá liquidez suficiente"

"Ese no es mi problema, Daniel"

Daniel informa al Consejo de la decisión que se debe adoptar y se somete a votación en la noche del Domingo. Se trata de una situación difícil pero al final, de forma muy ajustada, se decide vender todos los activos acumulados por Jerome el Lunes. Con objeto de facilitar la tarea, el propio Jerome coopera con el banco y, tras ser sometido a un interrogatorio, revela los detalles de sus posiciones.

En las oficinas de una conocida entidad financiera londinense, amanece el Lunes 21 de Enero de 2008. Los empleados de esta firma van a trabajar muy tranquilos, sabiendo que hoy es festivo en EEUU (el día de Martin Luther King Jr.) y que, por tanto, no habrá demasiado movimiento en el mercado.

Sin embargo, algo que no esperaban los traders de esta firma en la apertura europea dispara las alarmas: los futuros negociados en Globex vienen con una caída de casi un 2% aunque hoy no debería haber casi movimiento en el mercado estadounidense!!! Los mercados europeos abren con un hueco del -1% e inician un fuerte movimiento bajista.

- "No tengo ni idea de lo que está sucediendo, John, pero hoy va a ser un gran día para ganar mucho dinero" - comentaba uno de los traders de la entidad.

Y es que Jerome había acumulado cerca de un millón y medio de contratos de futuros sobre diversos índices, la mitad de ellos sobre el Eurostoxx 50. Recordemos que este futuro negocia una media de 1.200.000 contratos diarios. Sin duda la liquidación de esta posición movería mercado... Y lo hizo... Y de qué manera...

El final de esta historia ya lo conocen: momentos de pánico en mercado con desaparición de posiciones compradoras (lo nunca visto!), titulares en rojo en todos los períodicos, los noticieros hablando de Bolsa a todas horas, las mayores caídas de la historia en los principales índices...

Pero lo más preocupante de esta historia se encuentra en los siguientes puntos negros:

  • Por un lado la actuación de la Fed deja muy claro que los mercados financieros son su barómetro y que, si los mercados financieros van mal, la Fed acudirá al rescate. El problema es que Greenspan era un maestro en esto pero Bernanke nos tememos que no tiene ni idea (que diría Cramer!). Ahora que Bernanke ha revelado su modus operandi, ¿qué pasaría si yo soy presidente de un importante banco de inversión estadounidense y hago un pacto con otros cuatro amiguetes para mover el mercado en una determinado dirección, con el fin de obtener los tipos de interés que más me convengan? Es decir, basta con que algunas entidades se unan para mover mercados y, por ende, la economía. Y aunque puede que esto siempre haya sido así, hacerlo con tanto descaro es insultar y escupirnos a la cara. En todo caso, un cero para Bernanke por su actuación apresurada y sin sentido (por qué 75 puntos y no 100 por ejemplo???). Aunque está claro que no las tenía todas consigo...
  • Porque mientras todo esto se estaba gestando, ¿qué hacía Trichet? Sin duda, debe mantener un contacto habitual con el gobernador del Banque de France. De hecho ambos son franceses y Noyer trabajó en el Banco Central Europeo con Duisenberg. Por lo tanto, es muy poco probable que Noyer no le contara nada a Trichet. Y si así fue, ¿por qué Trichet se calló? ¿Acaso pretendía que su homólogo estadounidense perdiera la batalla de las divisas bajando tipos y ahorrándose así él tener que subir los suyos? ¿Quizás se ha vuelto loco y buscaba el hundimiento del dólar? ¿En qué nos beneficia un euro fuerte? Ésta es una parte oscura de la historia... pero hay más.
  • El último pero también el mayor tirón de orejas es para el departamento de control de riesgos de Société Générale. ¿Acaso no saben hacer su trabajo en ese departamento? ¿Qué garantías se estaban exigiendo para mantener las posiciones de este individuo? ¿Realmente es Jerome el culpable o sólo es un cabeza de turco? En todo caso, lo sucedido no debe hacernos olvidar la importancia de los controles de riesgos de las entidades financieras y el problema que se puede producir cuando uno de ellos falla y hace saltar las alarmas del resto, provocando el contagio a todos los mercados financieros del mundo.



Posiblemente nunca sepamos toda la verdad. Como tampoco sabremos toda la verdad sobre las pérdidas derivadas por las hipotecas subprime y el impacto que tendrá realmente en la economía, ya que en los círculos financieros hay demasiados intereses ocultos como para contar toda la verdad... de hecho siempre ha sido así. Quizás cuando detengan a Jerome Kerviel tengamos algún detalle más... eso si aparece.

Un saludo,
X-Trader 

 



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!