A pesar del parón en las conferencias debido al cierre de la UPM a causa del coronavirus, la décima edición de la competición Robotrader ha continuado y hace unos días conocíamos los resultados finales (que podéis ver aquí). En esta ocasión, el ganador ha sido Carlos Puig Sagi-Vela, al cual entrevistamos para todos nuestros lectores.


X-Trader (XT): Hola Carlos, lo primero de todo felicitarte por ser el ganador indiscutible de la décima edición de Robotrader. ¿Nos puedes contar cómo te dio por meterte en esto del trading en los mercados financieros?

Carlos Puig (CP): Realmente es una historia bastante larga, intentaré resumirla, pero no prometo ser breve :).

Siempre se me han dado bien los números, recuerdo haber sacado siempre Sobresaliente en Matemáticas en el colegio, y quizá esa afición me la inculcó mi padre, que era ingeniero, y también fue brillante con las Matemáticas. Desgraciadamente mi padre murió en agosto del año pasado de leucemia. Le hubiera gustado mucho ver que su hijo ganaba un concurso de trading como Robotrader y que era entrevistado en X-Trader. Un cálido recuerdo para él; le debo todo lo que soy.

Recuerdo que comencé a leer periódicos desde muy pequeño, y me topé con la sección de cotizaciones bursátiles. Al principio no entendía nada, pero poco a poco comencé a comprender los conceptos básicos de las acciones, lo que significaban las cotizaciones, y descubrí que se podía ganar dinero comprando y vendiendo acciones.

Para situar a los lectores, estamos hablando de la década de los 70.

Juntando varias de las “pagas” que mi padre me daba semanalmente logré convencerle para que me ayudara a comprar acciones de Telefónica, las entonces famosas “Matildes”. Compré mi primera acción por 63,50 pesetas. No sé qué fue de esa primera compra, probablemente la vendí unos meses después.

A partir de ese momento “iniciático” quedé fascinado por los mercados y por el reto de ser capaz de ganar dinero midiéndome con traders de todo el mundo. Por otra parte, creo que he seguido una trayectoria que puede ser similar a la de muchos traders “amateurs”.

Comencé siguiendo las acciones del Mercado Continuo español, no necesariamente las del Ibex 35. De hecho, compré y vendí varios “chicharros”, normalmente con un saldo negativo.

Posteriormente pasé a interesarme por las acciones del mercado de Estados Unidos, fundamentalmente del S&P 500 y del Nasdaq. Recuerdo haber especulado con acciones del Nasdaq como por ejemplo BEA Systems. En esa etapa el balance global era “lo comido por lo servido”.

Más adelante empecé a operar, sin tener mucha idea, con futuros sobre índices, empezando por los futuros del Ibex35. Estamos ya en 2004-2005, y yo empezaba a devorar libros de trading de todo tipo, cosa que no he dejado de hacer.

En 2007-2008 descubro Forex, mercado que me atrapa por su gran liquidez, y por operar las 24 horas del día. Aunque no es “oro todo lo que reluce” en ese mercado, como fui aprendiendo más adelante.

En 2010 descubro el trading automático, los robots o “expert advisors”, de la mano de Pablo Ortiz (Robot de Forex). Se me abre un mundo totalmente nuevo, ya que yo hasta ese momento sólo había hecho trading manual.

En 2010-2011 fui vicepresidente de un hedge fund cuantitativo, Intelectia Capital.

En 2016 me “alisto” en la Escuela de Trading Inteligente de Juanma Almodóvar (Sistemas Inversores), y si he ganado Robotrader se lo debo en gran parte a él, a su método, y a sus magníficas herramientas como Alphadvisor.

En 2018-19 realizo el curso Experto en Sistemas y Modelos Cuantitativos de Trading Algorítmico organizado por la Escuela Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones (ETSIT) y Optimal Quant Management (OQM), y ello me llevó a participar en la edición del año pasado (prefiero no decir el lugar en el que quedé), y a ganar la décima edición de este año.

Por último, me gustaría comentar que tengo un pequeño blog de trading, https://forexdinero.com/, donde comparto mis impresiones sobre el trading.


XT: ¿Cómo definirías tu estilo de trading?

CP: Ahora mismo mi estilo de trading es completamente diferente del que practicaba hace unos años, y el cambio fundamental ha sido el haber pasado del trading manual al automático.

Como trader manual yo era un desastre. Siempre andaba buscando probar nuevos indicadores, nuevas técnicas, nuevos sistemas que me entusiasmaban durante un tiempo, para luego darme los consabidos batacazos.

Era un trader absolutamente “amateur”, sin excesiva conciencia sobre la importancia de la gestión del riesgo, y que desconocía los dos principales mandamientos de Warren Buffet sobre el trading, que son:

  • Regla nº 1: “Nunca pierdas dinero”.
  • Regla nº 2: “No olvides nunca la regla número 1”.

Lo mismo hacía “scalping” que “swing trading”, lo mismo intentaba operar noticias como el NFP (Non-Farm Payrolls), casi siempre con resultados nefastos, que ensayaba sistemas de “Price Action”, pero sin realmente saber lo que hacía.

Ahora he evolucionado hacia el trading automático, y por tanto mi estilo se basa en el análisis matemático-estadístico de las series temporales de los precios, y la identificación de posibles ineficiencias y patrones que pueden ser explotables durante un tiempo.

Soy más proclive a diseñar robots para operar en “timeframes” largos como el diario y las 4 horas, donde la duración media de las operaciones es de varios días.

Mi estilo actual es absolutamente pragmático: “creo en lo que funciona siempre que tenga una expectativa estadísticamente razonable de que siga funcionando durante un cierto tiempo”.


XT: Está claro que apuestas por el trading automático, pero ¿qué opinas de la operativa discrecional?

CP: Admiro mucho a los que son capaces de ganar de forma sistemática y prolongada en el tiempo utilizando una operativa discrecional. Lo cierto es que no hay tantos, pero los hay.
Yo lo intentado y he fracasado en ello. No es lo mío. Reconozco que no me veo capaz.

También es cierto que muchas personas pueden doblar una cuenta en poco tiempo. Yo lo he hecho. Pero eso no significa nada, ya que lo difícil es ser consistente y mantener las ganancias a lo largo del tiempo.

El gran problema del trading discrecional es que no sigue un sistema que sea replicable, y que es muy difícil demostrar estadísticamente la ventaja que explota en los mercados.


XT: ¿En qué mercados y productos operas habitualmente?

CP: Con los robots opero fundamentalmente Forex (tanto Majors como Cross-rates), índices (DAX, Russell, S&P 500, Nasdaq), materias primas (petróleo), y metales preciosos (oro, plata). Ya no opero futuros, sino que lo hago a través de CFDs basados en el mercado “spot”.

Estoy aprendiendo a operar, inicialmente de forma discrecional, opciones/spreads sobre índices y opciones/spreads sobre algunas acciones del Nasdaq y del S&P 500.

En mis inversiones a más largo plazo opero con oro físico, ETFs de fondos indexados, y en los propios fondos indexados directamente, cuando ello es posible.

En cuanto a este último tipo de inversiones, no creo en los fondos de gestión activa, y más después de leer el libro de John Bogle que reseño más adelante.


XT: ¿Qué plataforma y equipo usas para desarrollar tus sistemas? ¿Y para la ejecución de las operaciones?

CP: Para desarrollar mis sistemas automáticos uso Metatrader en combinación con el “builder” de Alphadvisor. Las operaciones las ejecuto en Metatrader, por el momento, usando como broker preferente Darwinex.

También llevo un tiempo investigando las posibilidades de Python, que son inmensas para el trading.

Para la operativa (no automática) con opciones uso Interactive Brokers (IB).

Para las inversiones en fondos indexados uso tanto Interactive Brokers como DeGiro como brokers.


XT: ¿Qué proceso sigues a la hora de diseñar una estrategia de trading? ¿Algún consejo o truco especial para mejorar los resultados de un sistema?

CP: El proceso que sigo actualmente es muy diferente de la manera “clásica” de desarrollar estrategias de trading. Este proceso está basado en la metodología de la Escuela de Trading Inteligente de Juanma Almodóvar.

No parto de ninguna idea de trading. Parto de la serie temporal de precios del activo subyacente de que se trate, en el marco temporal elegido (normalmente 4 horas o diario), y amplío esa serie temporal con indicadores muy variados (de tendencia, de volatilidad, etc.), con diferentes combinaciones de parámetros.

Aplico a esa serie temporal ampliada algoritmos de minería de datos como PCA (análisis de componentes principales) y árboles de decisión. Esos algoritmos me detectan las combinaciones de indicadores y valores de sus parámetros que a priori presentan una ventaja estadística, y que por lo tanto están detectando un posible “edge” o una posible ineficiencia temporal en el mercado, entendiendo ésta como una desviación entre el valor y el precio de mercado.

Con esas combinaciones de indicadores y valores de sus parámetros construyo diferentes “ramas” de un robot. Cada rama se construye con una secuencia de reglas basadas en los indicadores/parámetros detectados en la fase anterior.

Las “ramas” pasan por un proceso de “ensamblado” que se realiza también con diferentes combinaciones de indicadores/parámetros detectados por los algoritmos de minería de datos.
El “ensamblado” lo que hace es filtrar una buena parte de las operaciones “malas”, quedándose con una proporción mayor de operaciones “buenas”.

Siempre estamos hablando de aplicar el proceso de minería de datos para construir las “ramas” y los “ensamblados” al período “in-sample”, dejando fuera un período “out-of-sample” para realizar las validaciones.

Un robot está constituido por uno o varios ensamblados de varias ramas, todos ellos validados en el período “out-of-sample”. A este robot le añado dos neuronas, que optimizo sucesivamente con el algoritmo genético de Metatrader (por el momento).

Los diferentes sets de parámetros obtenidos en las optimizaciones de las neuronas los valido en el período “out-of-sample”. Esta validación sólo pretende disminuir las probabilidades de sobreoptimización, ya que hagamos lo que hagamos, siempre va a haber una proporción de robots sobreoptimizados. El robot final es la suma de las ramas/ensamblados más las dos neuronas optimizadas.

El principal consejo que puedo dar para mejorar los resultados de una cuenta de trading es construir una “cesta” lo más amplia posible de robots diversificados y descorrelacionados, y “premiar” a los robots que ganen pips y “castigar” o eliminar a los que los pierdan.

Ese mecanismo “darwiniano” de construir una “cesta” de robots, y dejar que el mercado los juzgue, es un buen método para proporcionar la consistencia y la curva de capital ascendente lo más “recta” posible que todos deseamos.


XT: ¿Qué reglas o algoritmos de gestión monetaria utilizas habitualmente y por qué?

CP: Utilizo fundamentalmente el Fixed Ratio de Ryan Jones utilizando un delta que es la mitad del máximo drawdown de Montecarlo al 95%.

Para los que no lo conozcan, el método del Fixed Ratio es una estrategia de gestión monetaria de tipo antimartingala. Esto significa que únicamente incrementará posiciones o lotaje en series de beneficios y reducirá posiciones en series de perdidas.

Creo que este algoritmo de gestión de capital es el que me permite apalancarme mejor sobre la curva de capital de cada robot, controlando el nivel de riesgo que quiero incurrir a través del delta o escalón necesario en pips de beneficios o pérdidas para subir o bajar el lotaje. A menor delta, más riesgo, y a mayor delta menos riesgo.


XT: ¿Cómo controlas el riesgo en tu trading?

CP: He adaptado el concepto de “redes de riesgo” que me enseñó Pablo Ortiz. Las redes de riesgo que uso son:

  1. Riesgo máximo por operación del 2% del capital de la cuenta. Lo regulo a través de un stop loss fijo de protección en pips para cada robot en función del lotaje que determine el algoritmo de gestión del capital.
  2. Cada robot tiene un máximo drawdown en pips tolerado relacionado con el máximo drawdown de Montecarlo. Alcanzado este, el robot se apaga para siempre, y no lo “resucito” jamás.
  3. Cada cuenta de trading tiene establecido un riesgo o pérdida máxima tolerada por día, por semana, por mes y por año. Alcanzada ésta, se para la operativa durante ese día, semana, mes o año, hasta el siguiente período temporal equivalente.


XT: ¿Cuáles serían las estadísticas de un sistema ideal?

CP: Las estadísticas ideales dependen mucho de los objetivos, del mercado y del instrumento en el que estemos operando. Evidentemente es clave que las estadísticas en el período “in-sample” no difieran demasiado de las del período “out-of-sample”. Las principales estadísticas en las que yo me fijo son:

  • Número o frecuencia de operaciones que tenga relevancia estadística (mínimo de 100 por año).
  • Esperanza (pips por operación) equivalente a un mínimo de 5 veces los costes generados por operación en comisiones, spreads y swaps. En mis robots de 4 horas pido un mínimo de 20 pips por operación.
  • K-ratio mayor que 0.15, o en su defecto, Profit Factor (factor de beneficio) mayor que 1,5.
  • Drawdown máximo total del 20% a lo largo de todo el histórico analizado.
  • No más de 3 meses seguidos en pérdidas.
  • Idealmente, aunque no lo considero imprescindible, % de operaciones ganadoras mayor que el 60%, más que nada por “tranquilidad psicológica”. Es difícil aguantar un robot que sólo gana el 30% de las operaciones, aunque sea un robot ganador.
  • Histograma de rendimientos en términos de “R” (Beneficio/Riesgo) desplazado hacia la derecha.

 

XT: ¿Qué es lo que más te gusta del trading? ¿Y lo que menos?

CP: Lo que más me gusta del trading es:

  • Se trata de un campo en el que nunca se deja de aprender y de probar cosas nuevas.
  • El difícil reto que supone extraer beneficios de un mercado tan competitivo, que además es un “juego de suma cero” (lo que ganan unos lo pierden otros).
  • La independencia y autonomía que supone. Si logras beneficios de forma consistente, se puede llegar a vivir de esta actividad, obteniendo la libertad financiera en una actividad sin jefes, sin clientes, sin proveedores, y que se puede realizar desde cualquier sitio del mundo.

Lo que menos me gusta es:

  • Lo duro que es psicológicamente, y la enorme frustración que genera si las cosas no salen como esperas.
  • Es una actividad bastante solitaria.
  • Que el “trader retail” no compite en igualdad de condiciones.


XT: ¿Qué opinas del impacto de la psicología en el trading?

CP: El mundo de la psicología en el trading lo conocí inicialmente a través de las obras y la metodología de Van K. Tharp. Creo que trabajar el “psicotrading” es esencial e imprescindible en el trading discrecional o manual.

La mente humana está fatal diseñada para lograr tener éxito en el trading, ya que nuestras emociones básicas nos llevan continuamente a tomar malas decisiones, como cerrar prematuramente operaciones con ganancias y dejar correr las pérdidas, con la esperanza de que “se vuelvas a favor nuestro”.

Por eso una metodología como la de Van Tharp o la de Brett Steenbarger es altamente recomendable para fortalecer la psicología de los traders discrecionales, y no caer en los sesgos cognitivos que tan bien describe Kahneman.

En el trading automático también se necesita trabajar la psicología, fundamentalmente para ser sistemático, resistir la frustración de trabajar muchas horas diseñando sistemas en el laboratorio que luego no se comportan en real como deseamos, y dejar que los robots y sistemas expertos que hemos diseñado trabajen y operen sin interferencias “humanas”.

Para decirlo claramente y en lenguaje llano: por lo general, siempre que he intervenido manualmente en operaciones abiertas por mis robots, he salido perdiendo. Espero haber aprendido la lección.


XT: Todo trader se ha arruinado alguna vez o ha pasado por un momento realmente difícil, en el que ha estado a punto de perder hasta la camisa. Cuéntanos cómo fue ese momento en tu caso.

CP: Ja, ja, ja, aquí me río por no llorar.

Es cierto, todo trader con una cierta experiencia ha pasado por alguno de esos terribles momentos, que por otra parte nos enseñan muchísimo sobre nosotros mismos.

En mi caso, tengo el dudoso honor de haberme “fundido” tres cuentas de trading, siempre haciendo trading manual, una de ellas con futuros del Ibex 35 y las otras dos con Forex.

El importe total perdido prefiero no confesarlo, pero no es pequeño.

La peor de ellas fue utilizando dinero que me habían prestado unos familiares, además de mi propio capital. Me costó mucho tiempo devolverles hasta el último euro, pero lo logré, y aprendí la lección: “el trading manual no es lo tuyo” y “la gestión del riesgo y del capital es clave”.

En los tres casos el tiempo que tardé en fundirme la cuenta no llegó a dos meses.

Alternaba días de euforia donde ganaba mucho o recuperaba las pérdidas del día anterior, con días desastrosos donde me obsesionaba con la pantalla y con los gráficos para identificar operaciones que sólo tenían sentido en mi imaginación, pero que no respondían a ningún criterio objetivo.

Los días desastrosos siempre eran más y peores que los días de euforia.

En todos los casos cometí dos graves pecados: sobreoperar mucho, y arriesgar demasiado en cada operación, “aprovechando” el apalancamiento (en el mal sentido).

Hubo días que realicé más de 150 operaciones. Todas manuales. Hubo días en los que perdí un 35% de mi cuenta, ¡en un día!

No hagáis esto nunca, hacedme caso.


XT: Haber ganado la competición Robotrader 2020 seguramente te abrirá muchas puertas. ¿Cuáles son tus proyectos de futuro?

CP: Básicamente tengo tres proyectos de futuro, que se complementan entre sí:

  • Profundizar en el conocimiento y los experimentos con Python para añadir nuevas herramientas y posibilidades al desarrollo de mis robots.
  • Ampliar mi operativa automática y el desarrollo de robots al mundo de las opciones sobre índices, usando básicamente Python e Interactive Brokers. Todo lo que estoy aprendiendo sobre opciones y spreads se lo debo a Jesús Porro (Viviendo del Trading), gran formador, mentor y trader.
  • Introducir más y mejores robots en mis Darwins en Darwinex para que se conviertan en una posible fuente de ingresos a través de los inversores que inviertan en ellos. Ahora mismo el Darwin más desarrollado es RPQ, pero por favor no lo miréis, incluye varios meses de operativa mixta automática y manual, y sólo en los últimos meses está comportándose bien, aunque no tiene suficiente buen “track record”.


XT: ¿Cuáles son tus películas y libros de trading favoritos?

CP: Aquí tenéis mi selección de libros (aunque parezcan muchos, me he dejado muchos más…):

  • Building Reliable Trading Systems de Keith Fitschen. Propone un método para construir y testear sistemas de forma alternativa para evitar nuestro peor enemigo: la sobreoptimización. A este método le llama BRAC (“Build, Rebuild, and Compare”).
  • Evidence-Based Technical Analysis de David Aronson. Explica cómo medir estadísticamente la fiabilidad de un sistema de trading. Trata conceptos como el análisis estadístico, minería de datos y técnicas para analizar la información.
  • The Trading Game de Ryan Jones. En mi opinión, el mejor libro sobre métodos de gestión monetaria.
  • The Man Who Solved the Market de Gregory Zuckerman, un libro sobre el más grande trader cuantitativo que ha existido: Jim Simons, el "Maradona" del trading cuantitativo (y seguramente me quedo corto).
  • Un Hombre Para Todos los Mercados de Edward O. Thorp. Antes de Jim Simons estaba Edward O. Thorp, que empezó batiendo a las ruletas en Las Vegas y creó unos impresionantes fondos de inversión basados totalmente en las matemáticas.
  • Los Profetas del Trading de Thomas A. Bass. La historia de los fundadores y de la empresa “The Prediction Company”, que usaron modelos matemáticos y la teoría del caos para intentar batir al mercado.
  • Dark Pools de Scott Patterson. La “cara oscura” del trading de alta frecuencia (HFT) y las técnicas usadas para esquilmar de dinero a traders e inversores.
  • Vivir del Trading de Alexander Elder. Este libro fue el primero en el que se despertó en mí la posibilidad de poder vivir realmente del trading.
  • Market Wizards de Jack Schwager. Interesantes semblanzas y entrevistas de grandes traders.
  • La Psicología del Trading de Brett N. Steenberger. En este libro te sumerges en la mentalidad de un trader, en sus problemas, y en las técnicas que te pueden ser útiles para fortalecer tu psicología como trader.
  • Tener Éxito en Trading de Van K. Tharp. Este libro se centra en los aspectos que el autor considera que son importantes para crear un buen sistema de trading. Señala que una entrada no es más que una pequeña parte de la estrategia y explica cómo afectan las salidas y los stop loss a sus resultados.
  • Cómo Invertir en Fondos de Inversión con Sentido Común de John C. Bogle, el fundador de Vanguard. Si quieres invertir en fondos no debes dejar de leer este libro.

Ah por si os interesa, también tengo otro blog donde escribo reviews de mis libros favoritos, podéis visitarlo en www.bookideasblog.com.

Sobre películas relacionadas con el trading, aquí tenéis mis favoritas:

  • Entre Pillos Anda el Juego (1983), Dan Aykroyd, un exitoso corredor, y Eddie Murphy, un estafador callejero, sin ellos saberlo, intercambian sus puestos como resultado de un experimento social de los villanos hermanos Duke.
  • El Gran Farol (1999), sobre Nick Leeson, el operador de 20 años que tumbó al banco de inversión más antiguo de Gran Bretaña, Barings Bank. Leeson perdió 1.400 millones de dólares, más que todo el capital comercial total del banco.
  • Inside Job (2010), documental sobre la crisis financiera de 2008.
  • Margin Call (2011), sobre el colapso de un banco de inversión.
  • El Lobo de Wall Street (2013), basado en la biografía de Jordan Belfort, un agente de bolsa de Nueva York corrupto y estafador.

 

XT: Danos una recomendación especial para los lectores de X-Trader.net

CP: Es bueno que cada trader encuentre su propio camino, el estilo de trading que mejor encaje con su personalidad. Para ello lo primero debe conocerse bien a sí mismo. Yo todavía estoy en ello.

Después tiene que dejarse guiar por su instinto, formarse en profundidad, y encontrar una sistemática, una metodología que a él o a ella le permita llegar a ser rentable. Esa sistemática necesita tener un “Edge”, una ventaja que pueda ser explotada, y debe ser capaz de identificar claramente, a ser posible estadísticamente, en qué consiste esa ventaja o ineficiencia que puede explotar, durante cuánto tiempo, y cuándo y bajo qué parámetros esa ventaja puede haberse agotado. Si no es capaz de hacer eso, es que no tiene un “Edge”.


XT: Tus pensamientos finales sobre el trading y la despedida de rigor

CP: El trading a nivel profesional es una actividad muy dura, que requiere esfuerzo, conocimiento y herramientas avanzadas para triunfar.

No puedes combatir con lanzas o piedras si en el mercado lo que usan tus competidores son drones, sistemas guiados de misiles y bombas nucleares.

A todo el que se aproxime a este fascinante mundo le aconsejo que tenga claro qué objetivo pretende conseguir con el trading, y elabore un plan detallado con las métricas e indicadores sobre su trayectoria que pueden ayudarle a mejorar.

Yo soy fan de la metodología Lean Startup, pensada para el mundo del emprendimiento, pero que también puede aplicarse al trading. De hecho, la he utilizado como herramienta para elaborar el plan que me ha llevado a ganar Robotrader, aunque evidentemente he tenido una dosis de suerte, que siempre es necesaria.

Quiero dar las gracias a todos los que me han enseñado algo valioso en este mundo del trading, en especial a mi padre Ricardo Puig Castellví, a mis maestros y mentores Juanma Almodóvar (Sistemas Inversores), Rupertacho, Jesús Gabriel Illescas, Raúl Gallardo, Pablo Ortiz, Eduardo López (ETSIT), José Ramón Díaz Serrano, Jesús Porro, Marcos Aza, John Bogle (Vanguard), Keith Fitschen, David Aronson, Larry Williams, Edward O. Thorpe, Van K. Tharp, Ryan Jones y Alexander Elder, entre tantos otros.

También quiero animar a todos a probarse y participar en una competición tan bonita como Robotrader.

Muchísimas gracias a X-Trader y a todos los lectores.

Estaré encantado de recibir sus preguntas o comentarios en el email forexdinerobrokers[a]gmail.com