A mediados de Agosto muchos de los que trabajan en mesas de derivados se preguntaban quién y por qué había comprado opciones put por un importe nocional de 6.900 millones de euros sobre el DJ Eurostoxx 50 y de 4.5 billones de dólares en el S&P500.

Y es que las cifras son realmente alarmantes: estamos hablando de una posición de 110.000 puts en el strike 700 del S&P 500 vencimiento Septiembre frente a 65.000 calls en ese mismo strike; para que se hagan una idea, en el vencimiento anterior había 1.250 calls y 14.800 puts abiertas en ese mismo strike tres semanas antes del vencimiento. Dicha posición, netamente bajista, se ha construído lentamente mediante varias operaciones realizadas desde el 1 de Junio. En el DJ Euro Stoxx 50 se han realizado operaciones similares (compra de puts en strikes muy alejados) las cuales no entrarían en beneficios a menos que el índice caiga más de un 25%.

Quizás sea un error, una compleja estructura financiera creada con derivados o la expectativa de un atentado pero lo cierto es que las cifras que muestra el open interest de esas opciones son claramente atípicas para esos strikes y mucho más teniendo en cuenta que queda menos de un mes para su vencimiento.

Las teorías que se manejan para explicar esta operación son de lo más variopintas:

  • Por un lado, dado que en el strike 700 existe la mitad de calls que de puts y también hay un importante interés abierto en las puts de septiembre en el strike 1700, la posición podría formar parte de un strangle. Esta teoría podría ser válida pero la única manera de hacer dinero con esta estrategia sería con una variación del subyacente del +/-50% en el subyacente antes del 21 de Septiembre, algo que se antoja muy poco probable.
  • Otra posibilidad es que la estrategia se encuadre en un box spread entre los strikes 700 y 1700. Una box spread es una estrategia con opciones que pretende aprovechar ineficiencias del mercado y sacar un interés neto ventajoso, estimado en un 5%. Sin embargo para deshacerse de la posición son necesarias cuatro contrapartidas que permitan asegurar de forma simultánea un beneficio seguro. En todo caso, si se vieran operaciones similares para el siguiente vencimiento, ésta sería posiblemente la explicación de estas inusuales operaciones.
  • Finalmente otra posibilidad es la de que alguien tenga la expectativa (o incluso el conocimiento) de que antes del 21 de Septiembre, fecha de vencimiento de las opciones, se produzca un brutal atentado en torno al aniversario del 11-S, de ahí el apodo de opciones Bin Laden. Recordemos que previamente a los atentados del World Trade Center de 2001 se realizaron grandes compras de opciones put sobre acciones de las aerolíneas objeto de los atentados y que la SEC nunca reveló quién estaba detrás de esas operaciones. Sin embargo debería tratarse de un verdadero cataclismo porque el inversor o inversores misteriosos que han realizado esta apuesta sólo ganaría dinero si el mercado se desploma entre un 30% y un 50% antes del vencimiento; de lo contrario, sus pérdidas rondarían los 1.000 millones de dólares.
  • Por supuesto, puestos a imaginar algunos apuntan que detrás de la operación está el gobierno chino: como consecuencia de las fuertes pérdidas registradas en sus inversiones en EEUU después de la crisis subprime (estimadas en unos 10 millones de dólares) China va a hundir el dólar estadounidense y a revolucionar el escenario geopolítico.


En definitiva, hasta que no pase el vencimiento no sabremos algo sobre el por qué de esta extraña operación en opciones. En todo caso esperemos que los más catastrofistas se equivoquen.


Un saludo
X-Trader