En esta rocambolesca historia de la crisis del coronavirus estamos asistiendo a la enésima locura: precios negativos en el petróleo. En este artículo os explico qué fue lo que sucedió ayer exactamente, qué implicaciones tiene y qué podemos esperar en las próximas semanas.

Los Hechos

La historia de lo que pasó ayer es realmente muy sencilla: el vencimiento de mayo del futuro sobre West Texas intermediate (WTI) Crude Oil negociado en el Chicago Mercantile Exchange cerró la sesión del lunes 20 a un precio de ¡¡¡–37.63 dólares!!! Un nivel por otro lado muy cercano al mínimo del día que fue de -40.32 (aunque después hemos visto un fortísimo rebote hasta los +5 dólares provocado seguramente por un cierre masivo de cortos que seguramente se habrán rolado al siguiente vencimiento).

Realmente el siguiente gráfico lo dice todo:

Vencimiento Mayo 2020 WTI

 
Y es que, en efecto, ayer vimos negociarse precios negativos en el petróleo lo que indica que es el vendedor el que paga al comprador por llevarse los barriles.  Un escenario que el propio Chicago Mercantile Exchange ya tenía preparado por cuanto el pasado 8 de abril emitió un comunicado en el que indicaba que estaban preparando los sistemas de liquidación para admitir precios negativos de liquidación en WTI Crude Oil, RBOB Gasoline y Heating Oil, e incluso emitir opciones sobre petróleo con strikes negativos, si se bajaba de determinados niveles. Un comunicado que probablemente haya precipitado todo el movimiento. Y pensar que hace años leía libros de trading donde aseguraban tajantemente que el límite a la baja de una commodity ¡¡¡siempre es cero!!!

¿Qué pasaba mientras tanto en el siguiente vencimiento del WTI Crude Oil? Ayer las cosas estaban más tranquilas y su precio “tan solo” bajaba un 17% con respecto a la apertura. Pero claro en el momento en el que se acerca el vencimiento del contrato de mayo y se está rolando todo el mundo al de junio las cosas se han vuelto a poner feas con una caída en el momento de escribir esto de un 43%:

Vencimiento Junio 2020 WTI


Lo que desde luego era un poema ayer era ver los precios al contado de diferentes variedades de petróleo estadounidense. Como pueden ver en el siguiente cuadro, ni una sola de ellas tenía precio positivo y en algunos casos había que pagar más de 40 dólares para que alguien se llevara un barril:

Precios Negativos Variedades Petroleo

Sin embargo, el petróleo de referencia en Europa, el Brent, se lo tomaba con mucha más calma (aunque en el año lleva también una caída interesante, del orden del 60%). Los futuros negociados en ICE se mantenían tranquilamente por encima de los 25 dólares bajando un mísero 5% mientras el WTI se desplomaba por debajo de cero, aunque hoy el contagio ha empezado a notarse ligeramente con una caída cercana al 10% (más sobre esta enorme diferencia en un momento):

Vencimiento Junio 2020 Brent

 

¿Por Qué Ha Pasado Esto?

Primero, explicación barata, casi de manual de 1º de Economía: tenemos una fuerte caída de la demanda de todos los sectores productivos a la par que la capacidad de almacenamiento de petróleo físico real es nula. Combinen todos esos factores y los compradores de petróleo estarán encantados de pagar porque alguien se lleve los barriles que ya no les caben. Desde luego, en un solo día el petróleo ha pasado de ser un producto básico, una materia prima fundamental en nuestra economía, a ser equiparado a la chatarra por la que estamos dispuestos a pagar para que alguien venga a recogerla.

Sin embargo, la causa de esta bajada en el petróleo de referencia en EEUU realmente es un poco más sutil y se reduce a la forma en que funcionan los contratos de futuros sobre WTI y a la falta de capacidad de almacenamiento de petróleo disponible ahora mismo en el centro neurálgico de la industria del petróleo estadounidense: Cushing, en Oklahoma, de donde parte un entramado de oleoductos que distribuyen el oro negro por todo Estados Unidos. Para que se hagan una idea de cómo es ese sitio, aquí tienen una foto del enorme almacén de petróleo de esta ciudad, que actualmente tiene una capacidad de unos 80 millones de barriles:

Almacen Petroleo Cushing Oklahoma 

El proceso mediante el cual se liquidan a vencimiento los contratos del futuro sobre WTI Crude Oil, cuyo subyacente es entregable, es el siguiente: básicamente, los compradores de los futuros tienen que desplazarse físicamente a Cushing a recoger el petróleo y llevárselo o bien dejarlo almacenado mediante un contrato a su nombre. Y ojo porque no estamos hablando de cualquier cantidad: cada contrato es de 1.000 barriles, que equivalen a unas 170 toneladas de petróleo).

Y aquí es donde empiezan los problemas que explican la bajada a precios negativos: la capacidad de almacenamiento de Cushing estaba ayer al 75% y con expectativas de llenarse en breve en la primera semana de mayo. Y si ahora os digo que ayer había un interés abierto en el vencimiento de mayo muy superior al habitual, con más de 100.000 contratos, equivalentes a 100 millones de barriles, ya encajan todas las piezas del puzle:

Open Interest Petróleo Mayo 2020

Si hacéis unas cuentas rápidas, veréis que sencillamente todo ese volumen de contratos pillados solo podían hacer dos cosas: o llegar a vencimiento y comerse el petróleo, teniendo que pagar por deshacerse de él después; o rolarse al siguiente vencimiento, vendiendo mayo y comprando junio, lo que incrementaba la presión bajista. Y esto es justamente lo que reflejaba el precio del West Texas ayer: un mercado de traders en pánico que no sabían qué hacer con el petróleo que les iban a dar. Por esto el futuro cotizaba en negativo: era la prima que había que pagar por barril para deshacerse de él, ni más ni menos.

A modo de corolario: estas son las consecuencias de operar un producto derivado con liquidación por entrega sin saber bien cómo funciona. Y aquí va el corolario nº 2: va a haber unos cuantos que van a ganar mucho dinero llevándose varios miles de barriles de petróleo a su “casa” y de regalo unos cuantos billetitos… Dinero fácil, sin duda.

Después de esta explicación ahora ya sabéis porque no hemos visto esta misma salvajada en los futuros de crudo de tipo Brent: sencillamente el crudo de tipo Brent puede ser entregado y almacenado en una gran cantidad de lugares, así que si no hay mucho espacio de almacenamiento en un lugar, se puede realizar la entrega en otro sitio y guardarlo sin problema. Adicionalmente también existe un mecanismo de liquidación en cash usando como referencia el valor del ICE Brent Index.

Ojo, esto no significa que lo que vivimos ayer en el WTI no podamos verlo nunca en el Brent: para que os hagáis una idea, la capacidad de almacenamiento de petróleo a nivel mundial es de 6.800 millones de barriles y actualmente el 60% está ya completo, con los almacenes de Sudáfrica, Angola, Brasil, Nigeria y el Caribe casi completos. Así que en el Brent es más difícil que pase… pero no imposible (tampoco era posible que una commodity bajara de cero, ¿recuerdan?).

Las Consecuencias

¿Qué efectos puede tener todo esto? La verdad es que unos cuantos… y ninguno bueno (para variar últimamente):

  • De entrada, la primera consecuencia la vimos ayer en los brokers de Forex y CFDs: la mayor parte de las plataformas, incluyendo Metatrader, NO están preparadas para admitir precios negativos por lo que en muchos brokers vimos cómo el precio del West Texas se quedaba congelado en 0.01 dólares mientras el precio bajaba y bajaba por debajo de cero. ¿Quién se habrá quedado con la diferencia de beneficio de los que estaban cortos?
  • Otra consecuencia ha sido que, para evitar problemas a sus clientes, algunos brokers tanto de CFDs como de futuros han subido garantías o directamente han bloqueado el acceso a la operativa, permitiendo únicamente el cierre de posiciones en el vencimiento de junio.
  • Por supuesto, los países productores de petróleo han entrado en pánico: anoche Arabia Saudí anunciaba que realizaría recortes de producción antes de la próxima reunión de la OPEP+. Por su parte, Trump ya ha indicado que quiere incorporar 75 millones de barriles a la reserva estratégica de EEUU, aunque el ritmo diario al que puede hacerlo (500.000 barriles por día) provocan que la medida no tenga tanto alcance como podría parecer inicialmente.
  • Muchos ETFs referenciados al petróleo pueden tener problemas: ayer se observó la entrada de dinero en el principal ETF, el United States Oil Fund (USO para los amigos) porque muchos traders sobre todo retail pensaban que era una ganga dados los precios negativos del petróleo. Lo que no sabían es que USO ya estaba rolado al vencimiento de junio por lo que han entrado a precios relativamente caros (por eso hoy USO baja casi un 40%). Y ojo porque USO tiene el 30% de los 500.000 contratos abiertos en el vencimiento de junio, así que si a vencimiento nos volvemos a meter en arenas movedizas con precios negativos (algo que no es imposible dadas la baja demanda y la elevada oferta de petróleo en el contexto de crisis actual), los partícipes de este ETF lo va a pasar muy mal. De hecho, para los que piensen que esto no es posible, hoy mismo conocíamos que Barclays cerraba el que hasta ahora es el tercer mayor ETN de petróleo, el iPath Series B S&P GSCI Crude Oil Total Return Index ETN (más conocido por el ticker “OIL”).
  • Por último, no debemos olvidar que a estos precios (ya sean +20 o -15 dólares) muchas explotaciones de fracking han dejado de ser rentables y están financiadas con préstamos por lo que, como ya he apuntado en varios artículos, de mantenerse esta situación en el tiempo, el efecto dominó sobre el sistema financiero estadounidense podría ser brutal

Como suelo decir siempre: mercados financieros, ¡siempre tan interesantes! (y ahora más que nunca).

 

Saludos,
X-Trader


Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!