Si siguen regularmente X-Trader.net ya sabrán que me gusta dedicar artículos a hechos inusuales y episodios históricos en los mercados. Y justamente el pasado lunes 5 de febrero, con el año 2018 apenas empezado, los mercados volvieron a sorprendernos: la fuerte caída de todos los mercados de acciones y las posteriores consecuencias sobre el VIX han permitido acuñar incluso un nuevo término: Volmageddon, por cortesía de los chicos de ZeroHedge; esto es, el Armagedón de la Volatilidad.   


Los Hechos
Pero ¿qué pasó exactamente el 5 de febrero? Primero pongámonos en antecedentes: en esa fecha se cumplía una racha de 410 sesiones sin una corrección superior al 5%, algo sin precedentes. Lógicamente todos sabíamos que en algún momento se produciría alguna corrección en las Bolsas tras tantos días de subida, aunque desde luego muchos analistas han “muerto” por el camino pronosticando techos que eran rotos día tras día sin vacilar. Lo que no se esperaba nadie era una corrección tan rápida y de semejante magnitud:

  • El Dow Jones bajó al cierre 1.176 puntos lo que suponía una caída del 4.6%, aunque durante la sesión se vivieron momentos de nerviosismo en los que la caída era superior al 6%. Esto suponía, en cualquier caso, la mayor caída en puntos de la historia de Wall Street, algo lógico dado que el valor nominal del índice estaba en niveles nunca vistos antes. El S&P 500 y el Nasdaq tuvieron caídas similares, del orden del 4% al cierre del mercado. Por supuesto, la fiesta continuó al día siguiente con salvajes movimientos intradía en el Dow Jones: -1400, +1000, -600, +1100, -500, +400, -300, +600...

  • La liquidez se secó en la mayor parte de las Bolsas. En el caso de los futuros sobre el S&P 500 desapareció el 50% de las posiciones.

Caida de la Liquidez en Futuros S&P 500

  • Al día siguiente las Bolsas europeas y asiáticas siguieron la estela de Wall Street con caídas superiores al 3% en la mayor parte de ellas.
  • El VIX explotó subiendo al cierre un 116% hasta 37.32 puntos. El volumen negociado en futuros sobre este índice de volatilidad fue de 897.000 contratos en total, el mayor desde el 10 de agosto de 2017.

Picos históricos del VIX en momentos de pánico

  • Las expectativas sobre subidas de tipos por parte de la Fed cayeron con fuerza, pasando los Fed Funds a cotizar una tercera subida de tipos con una probabilidad del 50%, cuando dos días antes era del 80%.
  • Los rendimientos de los bonos a 10 años se dispararon hasta el 2.86% aunque posteriormente bajaron un poco. Curiosamente al final de la sesión se produjo un flash crash en el bono a 30 años, cayendo los rendimientos ligeramente por debajo del 3%.

Flash Crash en el Bono a 30 Años

 En cualquier caso, esta subida de rentabilidades hace que la renta fija vuelva a resultar atractiva frente a la rentabilidad por dividendo de la renta variable:

Comparativa entre Rendimientos a 10 Años y S&P 500

  • Los bonos del alto rendimiento (o lo que es lo mismo, los bonos basura) cayeron con fuerza, con el JNK (ETF sobre este tipo de bonos) bajando a mínimos no vistos desde diciembre de 2016.
  • El dólar subió frente al resto de divisas; el oro y la plata subieron ligeramente y el petróleo cayó por encima del 2%. En cualquier caso, no se podía hablar de un efecto contagio de las Bolsas a otros mercados.
  • Las criptodivisas fueron un auténtico baño de sangre, con caídas del 15-20% de media, aunque en algunos momentos de la sesión americana las perdidas llegaron a superar el 30% en algunas criptos. En todo caso, la caída media desde los máximos de diciembre del año pasado alcanza ya el -65%.
  • Las plataformas de robo-advisors se colapsaron y los clientes no podían acceder a muchas de ellas para cerrar sus posiciones.
  • Asimismo, muchos brokers decidieron que era hora de subir garantías para operar en derivados


Pero lo mejor del día estaba por llegar: tras el cierre oficial de los mercados estadounidenses, el VIX se disparaba hasta niveles de 45…

VIX se dispara Volmageddon

...y ese movimiento a la vez provocaba una pérdida del 90% del valor del XIV, el ETF Inverso de Volatilidad. Un evento que, según el reglamento del ETF, activaba la liquidación del fondo. La bajada suponía una pérdida de 480 millones de dólares en cuestión de minutos para Credit Suisse, emisor del ETF y uno de los mayores inversores en el producto, algo que sin duda dañará mucho su cuenta de resultados del primer trimestre (aunque por ahora aseguran que estaban adecuadamente cubiertos y que no tenían perdidas… ya veremos).

Caída del 90% en el ETF XIV

Paradójicamente todo este movimiento provocaba a su vez un rebote de 600 puntos en el Dow Jones:

El Dow Jones Rebota Tras Hundirse XIV

Unas horas después comenzaban a aflorar algunos nombres de hedge funds afectados por la caída del XIV, entre ellos Man Group y Option Solutions. Pero lo más triste era la historia que aparecía en Reddit de un trader que había perdido cerca de 4 millones de dólares, los cuales eran el resultado de 3 años de duro trabajo. En el siguiente pantallazo pueden ver la pérdida reflejada en su plataforma:

Fuerte Pérdida en el XIV

A la vista de la situación, otros emisores de ETF/ETN como es el caso de Nomura decidieron que era el momento de cerrar sus productos de volatilidad inversa.

Los (Posibles) Motivos
¿Qué pudo activar estas fuertes caídas? Probablemente pudo ser la confluencia de algunos o todos estos factores:

  • Evidentemente, el primer motivo no era otro que la exagerada valoración de las acciones. El optimismo además era excesivo, tal y como comentamos en este hilo del Foro recientemente.
  • El posicionamiento de cortos en el VIX era masivo, lo que pedía a gritos un short squeeze inminente.
  • Era el primer día de trabajo de Jerome Powell, nuevo presidente de la Reserva Federal. Las malas lenguas dicen (irónicamente) que esta caída fue un regalito de su predecesora, Janet Yellen, para recordarle la que se le venía encima :D.
  • Lógicamente la subida mayor de lo esperado de las ganancias salariales por hora que se publicó el viernes anterior tampoco ayudaba demasiado. Ese día los mercados ya se pusieron muy nerviosos porque dicha subida implicaba presiones inflacionistas inesperadas que aumentaban la posibilidad de mayores subidas de tipos. Y es que a Powell le va a tocar hacer lo contrario que a Yellen: controlar la inflación antes de que se desboque. Y no olvidemos que el perfil de Powell quizás no sea el más apropiado para presidir la Fed (aunque ha trabajado en banca de inversión, Powell es doctor en Derecho), algo que sin duda siembra algunas dudas sobre su capacidad para gestionar correctamente el mayor banco central del mundo.
  • Sumemos a todo esto la poca tranquilidad que da Trump en el gobierno, con sus continuas salidas de tono y los meneos que le metió al dólar durante el Foro de Davos, contradiciendo lo que había dicho unas horas antes su Secretario del Tesoro, Steve Mnuchin.
  • Y para remate, algunos medios apuntan a que la magnitud de la caída fue amplificada y acelerada por los algoritmos, algo que no me acaba de cuadrar por cuanto si hubiera sido así, otros mercados también se habrían contagiado tal y como sucedió en el Flash Crash de 2010.


Conclusión
Tras revisar todos los gráficos en perspectiva y asimilar todo lo que ha sucedido (que, para bien o para mal, no me pilló con posiciones en mercado) debo reconocer que los mercados nunca dejan de sorprenderme. De hecho, posiblemente esa fascinación sea el motivo por el cual tantas personas se meten en esto del trading, muchas veces sin la preparación ni los conocimientos adecuados.

En cualquier caso, el comportamiento posterior al Volmageddon parece indicar que la volatilidad ha vuelto, que no va a pasar como en las semanas anteriores en las que cada caída era aprovechada para comprar y volver a subir (algo que por cierto también ha dejado de observarse en las criptodivisas) y que probablemente, contra todo pronóstico y cuando ya casi ni se le esperaba, el mercado bajista ya esté aquí y se quede durante buena parte de 2018. El exceso de optimismo era brutal a final de año por lo que era de esperar que, tras la traca final de las últimas subidas de enero, el mercado hiciera algo parecido a esto. Digo parecido porque nunca hubiera imaginado que fuera de esta forma tan rápida y con un impacto demoledor sobre los productos de volatilidad inversa, llevándose por delante un ETF con importantes pérdidas.

Por último, una reflexión tras analizar el panorama actual: ¿qué ocurre cuando imprimes varios billones de dólares y el PIB aumenta en una cantidad inferior? Pues sencillamente que el dinero, como en otras burbujas anteriores, se ha ido a los mercados, en particular a acciones y bonos.

¿Y si los bancos centrales cortaran el grifo? Probablemente 2018 sea el año en el que se deje de imprimir billetes, empezando por la Fed, la cual justo antes del crash del lunes había dejado de rolar vencimientos de bonos como había venido haciendo hasta este momento. Claro que eso no lo vimos publicado en los medios, ¿verdad?

Seguramente la corrección en los mercados sea necesaria para los banqueros centrales, por cuanto cualquier repunte de la inflación va a venir provocada por la subida de los activos financieros y no por el consumo. Por ello, posiblemente interese reducir un poco la riqueza de los inversores para que las cosas no se descontrolen.

Pero, ¿y si sale mal el plan? En caso de pasarse de frenada la Fed (no digamos ya el resto de bancos centrales del mundo), realmente no tiene mucho margen si hubiera que cambiar de rumbo y empezar a bajar tipos de nuevo.

En definitiva, mercados financieros… ¡siempre fascinantes!

 

Saludos,
X-Trader