Continuamos con la octava entrega de la serie escrita por Quinito basada en el libro The Way to Trade de John Piper.

CAPÍTULO VIII: RISK CONTROL

Al igual que el anterior, este es un de los capítulos más importantes y es que para llegar a ser un trader ganador es imprescindible minimizar los riesgos de forma adecuada.

En el mercado existen dos tipos de riesgos fundamentalmente: el riesgo de incurrir en pérdidas y el riesgo propio del activo con el que estamos operando. Cuando operamos con opciones, por ejemplo, existe un riesgo de incurrir en pérdidas obvio. Pero además, existe un riesgo de tener una pérdida mayor cuando vendemos una opción que cuando la compramos. Así que el trader ha de ser plenamente consciente de ambos.

Respecto al riesgo propio de cada activo, hay que remarcar que para cada situación distintas es mejor utilizar un activo u otro. Habrá situaciones en las que tiene más sentido emplear futuros y otras en las que serán mejores las opciones. Dentro de estas, habrá ocasiones en las que mejor las vendes y otras en las que mejor las compras. El trader debe decidir qué activo emplear para cada situación basándose en sus conocimientos. Si sus conocimientos son amplios, el riesgo propio de cada activo se minimizará y podrá sacar el máximo rendimiento a cada situación. Sin embargo, un error en este punto puede resultar muy perjudicial.

Dependiendo de la forma de operar del trader, de su plazo temporal, de la forma en la que mueve sus stops, etc. se deberá determinar si mantener una posición con el mercado cerrado es algo prudente. Así mismo, ante una noticia, el trader debe buscar el momento menos arriesgado para entrar. En definitiva, el trader debe orientar absolutamente todo lo que hace a su objetivo final: controlar el riesgo de su cartera. Una vez controlado ya habremos puesto el ingrediente principal para conseguir beneficios.

(Continuará...)


 
 


Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!