Seguimos con la duodécima entrega de la serie escrita por Quinito basada en el libro The Way to Trade de John Piper.

CAPÍTULO XII: DESARROLLANDO TU METODOLOGÍA

Hemos llegado a una parte vital de nuestra pirámide. Has de tener siempre presente que es el sistema el que va a determinar el resultado de tu operación. Es verdad que la disciplina y el MM son muy importantes, pero si tu sistema no funciona vas a realizar, con mucho control y mucha disciplina, un sin fin de operaciones negativas. Así que asegúrate que tu sistema cumple todas y cada una de las reglas del trading. Opera sólo con un sistema que tenga una esperanza matemática positiva. Una vez tengas tu sistema bien diseñado, ya le añadirás el MM para controlar las operaciones negativas que irremediablemente tendrás y ya lo aplicarás con absoluta disciplina. Pero lo primero es el sistema. Recuerda que tu sistema ha de diseñarse conforme a los escalones inferiores de tu pirámide y que, por tanto, nadie puede regalarte un sistema. La única forma de tener confianza y operar relajado es empleando un sistema que tú hayas parido.


Has de partir de tu propia personalidad y de tu aversión al riesgo. También influyen mucho tus circunstancias personales. Analiza tus debilidades y fortalezas y diseña un sistema que minimice las primeras y maximice las segundas. A continuación analizaremos otros aspectos que también has de tener en cuenta a la hora de diseñar tu sistema.


El plazo temporal
¿Quieres operar en intradía, diario, semanal, mensual? Ten en cuenta que cada espacio temporal es un mundo. Los stops cambian de uno a otro, así como el potencial de revalorización y las presiones psicológicas. También la rutina de trabajo será diferente para cada plazo. Por tanto, una vez decidas tu horizonte temporal, el siguiente paso es decidir cómo vas a aprovechar los movimientos de los precios de dichos plazos.


Tipo de operativa
¿Vas a ser seguidor de los precios o intentarás anticiparte? ¿Operarás tendencias o rangos? ¿Buscas movimiento direccional o vas a emplear estrategias con opciones para beneficiarte de mercados laterales? ¿Prefieres decantarte por operaciones de arbitraje? ¿Con qué activos vas a operar? Hay un montón de preguntas que debes responder antes de empezar a diseñar el sistema en sí. Recuerda la estructura de la pirámide y lo importante que es que tu sistema se adapte perfectamente a ti.


El Análisis
Debes decidir qué tipo de situaciones vas a aprovechar. ¿Vas a comprar tras un pullback en una tendencia alcista o meterás tu orden cuando se supere la resistencia más cercana? Una vez decidas dicha situación, deberás emplear las herramientas que más provecho pueden sacar de las mismas. Apártate de las técnicas habituales que usa la mayoría. Diseña un sistema que se adapte perfectamente a ti y que, además, te aporte una ventaja competitiva sobre el resto de los traders.


El Money Management
El MM tiene un doble objetivo: evitar tu ruina y maximizar tu ganancia. Ten cuidado, no obstante, de las fórmulas optimizadas sobre la cantidad a arriesgar por operación (Optimal f, Secure f...) pues suelen causar sorpresas negativas. La cantidad a arriesgar por operación depende de dos variables: el position sizing y el nivel de stop loss. Si fijas un % a arriesgar por operación (que sea dinámico conforme ganes o pierdas) y una determinada técnica para colocar tus stops, el position sizing sale de forma automática. Como ves, no hay emociones por ningún lado.

En cualquier caso, cuando diseñes tu estrategia de MM deberás tener muy en cuenta los siguientes factores:

1. La cantidad de capital de la que dispones.
2. La fiabilidad de tu metodología.
3. La relación entre tus pérdidas y tus ganancias.
4. El máximo Drawdown esperado (multiplicado por tres).
5. El número máximo de posiciones que puedes tener abiertas en un momento dado.
6. El tipo de trading que tú realizas.
7. La volatilidad de los activos con los que operas.


Risk Control (RC)
Aunque el RC estás muy relacionado con el MM, son dos cosas diferentes. Imagínate que tu MM te hace colocar el stop de TEF en 15.00 y por causa de un gap tu stop se ejecuta en 14.60. Tu pérdida será mucho mayor que la que habías decidido en un primer momento. Pues bien, el RC trata de luchar contra estas situaciones, de tal forma que si el mercado se vuelve más volátil el tamaño de tu posición deberá ser mucho más pequeño, por poner un ejemplo. Hay muchas estrategias distintas de RC, pero lo importante es que te ayude de verdad a minimizar el riesgo de ruina.


Metodología de Entrada (ME)
No tiene nada que ver con analizar, sino con operar. Debe estar perfectamente unida y basada en los escalones inferiores de la pirámide. Así mismo, debe ser algo sencillo, que comprendas, unívoco y totalmente objetivo. Recuerda que debe buscar situaciones de mínimo riesgo.


Metodología de Salida (MS)
Es un poco más complicada que la ME puesto que en la de salida las emociones cobran mucha mayor importancia. Estás firmando la sentencia de tu operación. Repasa las características que debe tener toda ME; pues bien, las mismas son aplicables a la MS pero, en este caso, han de ser más sencillas, objetivas y unívocas si cabe.

(Continuará...)
 
 

 



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!