Bill Williams y el Caos I

 Aunque posiblemente sus indicadores sean bastante conocidos, sobre todo que vienen de serie en Metatrader (¿les suenan el Alligator o el Awesome Oscillator?), lo cierto es que Bill Williams es un autor poco conocido por estos lares a pesar de haber tenido su momento de gloria en EEUU. Autor del best-seller Trading Chaos: Applying Expert Techniques to Maximize Your Profits, Bill Williams cuenta con una experiencia de más de 50 años en los mercados (de hecho recientemente se ha jubilado y ha pasado el negocio a su hija) y es el fundador del Profitunity Trading Group, desde el que se organizan diferentes cursos y seminarios. Podría decirse, por las analogías, que es una especie de Antonio Saez del Castillo a la americana :)

No obstante, si bien podríamos sospechar que se trata de otro vendedor de crecepelo más, con la ventaja de que escribe en inglés, y que sus libros rezuman cierta picaresca (a pesar de que el título de su libro más conocido menciona la palabra caos, no se habla de la teoría del caos más que en una veintena de páginas), lo cierto es que su forma de ver el mercado puede aportarnos algunas ideas interesantes que podemos incorporar en nuestro trading. En esta primera entrega veremos los fundamentos de la teoría de Bill Williams, lo cuales se concretarán después en diferentes indicadores que diseccionaremos en próximos artículos.

Para Bill Williams, la definición del mercado es simple: es aquel mecanismo que, de una forma rápida y eficiente, nos permite encontrar aquellos puntos en los que existe desacuerdo en el valor y acuerdo en el precio. Sin embargo el funcionamiento de dicho mecanismo no encaja dentro del modelo tradicional matemático de la campana de Gauss sino que se examina mucho mejor desde la óptica del nuevo paradigma de la teoría del caos y los modelos dinámicos no lineales. Si bien nuestra educación nos enseña que la "verdad" se encuentra en lo estable, lo lineal, lo cierto es que la estabilidad es temporal y el caos es eterno. Si tuvieramos que recrear el mundo desde una óptica lineal, tendríamos ríos rectos, nubes redondas y montañas con forma de cono. Sin embargo sabemos que el mundo no funciona así sino que es no lineal. La naturaleza y los mercados se comportan de manera similar a la de un río: en una corriente somos incapaces de predecir la trayectoria de una partícula de agua ya que la corriente es, a la vez, contínuamente cambiante y siempre estable: si tiramos una piedra al agua el sistema no se desestabilizará. En un sistema caótico todo está influido por todo, pero a la vez las sútiles interconexiónes sutiles que se forman dan estabilidad al conjunto. Pero dicha estabilidad es extremadamente frágil ya que cualquier cambio en las condiciones iniciales pueden dar lugar a comportamientos muy dispares, produciendo así comportamientos aparentemente aleatorios.

Evidentemente, en un mundo y unos mercados que se rigen por las reglas del caos, no podemos pretender ganar dinero utilizando métodos y estrategias lineales. Teniendo en cuenta que el cuerpo humano está construído sobre la base de fractales, parece razonable pensar que cualquier patrón derivado de la interacción humana, como es el caso de los mercados, también es de naturaleza fractal. El mercado es el producto de la psicología de la masa, la cual está compuesta por las estructuras fractales de las mentes de miles de traders. Por tanto, nuestro objetivo en el trading debería ser encontrar la estructura fractal que define al mercado para comprender su comportamiento.

La teoría del caos nos ofrece tres principios fundamentales para estudiar nuestra forma de actuar en los mercados:

  • La energía siempre sigue el camino de menor resistencia. El mercado es como un río: a medida que se mueve, avanza por el camino que ofrece la menor resistencia. Incluso los traders siguen este principio: cuando nos notemos tensos en la operativa, seguramente se deba a que estemos moviéndonos en contra del camino de menor resistencia.
  • El camino de menor resistencia viene determinado siempre por una estructura subyacente que generalmente está oculta. El comportamiento del río depende por completo de la estructura subyacente de su lecho, por lo que sólo podremos predecir si habrá rápidos o el agua estará en calma analizando el lecho del río. Del mismo modo, la estructura subyacente de nuestras vida determina cómo enfocamos nuestro trading y cómo reaccionamos ante movimientos del mercado.
  • La estructura subyacente puede ser descubierta y alterada. Intentar cambiar el curso del río (mercado) utilizando cubos, es una tarea imposible. Sin embargo si ascendemos hasta el nacimiento del río podremos cambiar por completo el curso del mismo movimiento unas pocas rocas para hacer que el agua fluya en una dirección diferente. Un ligero cambio puede tener consecuencias importantes en el comportamiento de los fenómenos y en nuestra actitud frente al trading.


Por tanto, podemos aprender primero a reconocer la estructura subyacente que dirige nuestro trading y cambiarla para conseguir lo que realmente queremos del mercado. Dicha estructura puede ser de dos tipos:

  • La Estructura de Tipo 1 tiene su origen en el hemisferio izquierdo del cerebro y produce comportamientos del tipo acción-reacción: un comportamiento deseable conduce a otro opuesto e indeseable, de manera similar a un péndulo. Los traders suelen estar inmersos en estructuras de este tipo: supongamos que iniciamos una operación y deseamos ser conservadores por lo que situamos un stop muy ceñido de tal forma que si nos equivocamos, no nos hará demasiado daños. El mercado realiza un retroceso normal y salta el stop, para luego seguir en la dirección esperada. Analizamos la pérdida y decidimos que nuestros stops son demasiado ceñidos y que debemos dar margen al mercado. En la siguiente operación ponemos un stop alejado; el mercado se gira y salta el stop produciendo una enorme pérdida. Analizamos de nuevo el resultado y volvemos a ceñir el stop.

    En este tipo de estructuras, la ayuda psicológica no servirá porque no corregirá la estructura subyacente, tan sólo resolverá el problema temporalmente. Si un trader detecta este tipo de estructura en su operativa, lo mejor que puede hacer es dejar de operar hasta que logre cambiarla.

 

  • La Estructura de Tipo 2, con base en el hemisferio derecho, se orienta a la acción de crear. En lugar de tratar resolver problemas por oposición como en la Estructura de Tipo 1, tratamos de crear resultados. Cuando resolvermos un problema lo que conseguimos es la ausencia del problema; pero ello no implica obtener el objetivo deseado. Como traders, ¿queremos resolver problemas (eliminar pérdidas) o crear resultados (ganar dinero)?

    Cuando un trader responde frente a las circunstancias actuales se ve atrapado por ellas, mientras que cuando está creando es libre y no se siente amenazado. Toda nuestra vida nos han dicho qué, cuándo, dónde y cómo hacer las cosas; pero cuando nos iniciamos en el trading no hay regla alguna: podemos operar cuando queramos, con la cantidad y el riesgo que deseemos, creando así nuestros beneficios. Por ello, normalmente la gente no está educada adecuadamente para hacer trading. Se suscriben a servicios de señales o ven la CNBC en busca de orientación, de directrices. No se dan cuenta de que la orientación está dentro de nosotros mismos.


En definitiva, para Bill Williams nuestras ganancias están determinadas por nuestra psicología por lo que cualquiera puede ganar en el mercado siempre que sea capaz de descubrir cuál es la estructura que rige su comportamiento. El trading es un juego psicológico por lo que debemos conocer mejor a nuestro "yo" trader.

Asimismo, aparte de conocernos mejor a nosotros mismos, el segundo aspecto clave para ganar en el mercado es comprender la estructura del mercado. El análisis técnico y el análisis fundamental no son suficientes para obtener beneficios consistentes porque no analizan la verdadera estructura subyacente del mercado; de hecho, se trata de métodos de análisis que no son válidos para sistemas dinámicos no lineales como son los mercados. Según Williams, podemos abarcar la estructura del mercado analizando sus diferentes dimensiones, que son:

  • Fractal (espacio de fase)
  • Momentum (energía de fase)
  • Aceleración / Deceleración (fuerza de fase)
  • Zona (combinación de energía y fuerza de fase)
  • Línea de equilibrio (atractores extraños)


En próximos artículos analizaremos estas dimensiones y cómo trabajar con ellas para obtener señales de entrada y salida del mercado.



Saludos,
X-Trader

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
Bill Williams y el Caos II
Bill Williams y el Caos III
Bill Williams y el Caos IV
Bill Williams y el Caos V
Bill Williams y el Caos VI
Bill Williams y el Caos VII

 



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!