El que fuera el mayor hedge fund de divisas, fundado en 1981 y con unos activos bajo gestión en su momento álgido de 14.2 billones de dólares, está a punto de echar el cierre debido a las pérdidas generadas en los últimos meses. Incluso se rumorea que podría solicitar la bancarrota.

Tras retiros por un importe superior al billón de dólares de diferentes planes privados de pensiones, el hedge fund ha tenido que cerrar sus fondos Volatility JPY Fund y Multi-Strategy HighAlpha GBP Fund, mientras que su fondo estrella Global Currency Program lleva una pérdida del 13.9% en el año, a lo que hay que añadir una pérdida del 3.1% del año pasado y un -14.5% del 2011. Ahora toca reorientar recursos y centrarse en lo que hasta ahora les ha funcionado, el fondo Global Financial Markets Fund, que lleva una ganancias del 48%. Claro que ahora mismo en ese fondo tienen solo 20 millones de dólares.

Sin embargo, está claro que algo ha cambiado en los mercados: John Taylor señala que "el seguimiento de tendencia está muerto porque simplemente no hay tendencias. Los inversores que intentan obtener señales de los mercados financieros en base al dictado de los políticos y los bancos centrales, está luchando para mantenerse a flote con los últimos movimientos de los gobiernos."

El caso es que el propio Taylor ha tenido que poner a la venta su "humilde" apartamento de Manhattan de nueve dormitorios por 25 millones de dólares, aunque si logra venderlo por ese precio, deberá devolver un préstamo de 20 millones que le hizo el propio fondo. El objetivo es en definitiva recapitalizar parte del fondo. Y aunque parezca raro, parece ser que es una práctica habitual que el fondo preste dinero a sus gestores de sus propios activos (que no del dinero de los clientes, claro).

En definitiva, que los gestores de fondos también lloran...

Saludos,
X-Trader



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!