Para los aficionados a la historia bursátil, seguro que la fecha de hoy no pasa desapercibida: hoy 19 de octubre se cumplen 25 años del crack bursatil de 1987, más conocido como Black Monday o Lunes Negro. Ese día el Dow Jones de Industriales registraba su mayor caída histórica al perder casi un 23% (508 puntos) en una sola sesión.

Curiosamente muchos de los que vivieron aquel crack señalan que no hubo un motivo concreto para la caída. Si bien es cierto que el mercado sentía que los niveles alcanzados resultaban insostenibles (incluso se hablaba de burbuja), lo cierto es que parece que fue simplemente el efecto contagio, amplificado en aquella época por lo que por entonces eran auténticas novedades: el uso de derivados y la introducción del trading computerizado. Esto último provocó que las ventas se aceleraran más de lo esperado.

¿Podríamos volver a ver una caída como la de ese día? Aparentemente no, ya que ahora existe algo que se implemento precisamente por culpa de este crack: los "circuit breakers" o cortafuegos. Si hay una fuerte caída en un valor o en un índice, se activan mecanismos para detener la negociación. Sin embargo, como pudimos ver no hace mucho, durante el flash crash de mayo de 2010, esos mecanismos no funcionaron como debían por lo que en el mercado, como en la vida, siempre hay que esperar lo inesperado ;).



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!