Spark Spreads

Últimamente ha empezado a hablarse de un nuevo tipo de spread denominado spark spread en el que pueden encontrarse buenas oportunidades de trading. Se trata de un spread nacido de la evolución de los mercados energéticos, en concreto del mercado eléctrico.

Pero, ¿qué es exactamente un spark spread? Se trata de un spread que nos permite operar con el margen teórico de beneficios que tienen las plantas eléctricas. Actualmente existen diversos métodos utilizados por estas plantas para generar energía eléctrica, siendo el más utilizado el de inducción electromagnética, mediante la que se convierte la energía cinética en electricidad, para lo cual es necesario poner a funcionar el motor de unas turbinas. Y aquí es dónde entra en juego el spread porque para mover esas turbinas necesitamos utilizar un combustible como carbón, gas natural, petróleo o biomasa. Por tanto, parece razonable pensar que el precio de la electricidad vendida por una planta esté intrínsicamente relacionado con el coste de mover esas turbinas.

Dicho esto, mediante el spark spread vamos a poder replicar el comportamiento de los márgenes de beneficio de una central eléctrica. Para calcular este spread debemos aplicar la siguiente fórmula:

Spark Spread ($/MWh) = Precio Electricidad ($/MWh) – [Precio Gas Natural ($/mmBtu) * HeatRate (mmBtu/MWh)]

Un componente clave de esta ecuación es el Heat Rate o medida de eficiencia de cada unidad generada, esto es, cuántos unidades caloríficas (mmBTU o millones de British Termal Units) se necesitan para generar un megavatio-hora (MWh). Lógicamente cuánto menos eficiente sea la planta eléctrica mayor será el valor del Heat Rate.

Para nosotros como traders, el Heat Rate también es importante ya que nos va a indicar cuál es el ratio a aplicar entre los contratos de gas y electricidad, de tal forma que si, por ejemplo, tenemos un Heat Rate de 8 mmBtu por MWh, por cada MWh vendido tendremos que comprar 8 millones de Btus (ojo con las unidades aquí). Así, si la electricidad tiene un precio de 31 dólares por MWh y el gas natural tiene un precio de 2.60 dólares por mmBtu, tendremos que el valor del spread será 31 - 8*2.6 = 10.2 dólares.

El problema es que en la práctica operar este spread resulta algo complicado por tres motivos: por un lado, entre 1996 y 2002 sí era posible operar el spread en Nymex pero a partir de 2002 los futuros sobre electricidad pasan a ser negociados OTC mediante ClearPort por lo que acceder a este mercado es algo más complicado (no obstante si están interesados recomiendo buscar un broker que permita el acceso a ClearPort, en la web del CME podéis encontrar todos los que dan acceso directo al segmento OTC de este mercado). Otra via de acceso es a través de los futuros ofrecidos en ICE (https://www.theice.com/electricity.jhtml) que además permiten montar este spread no solo para EEUU sino también para UK y diversos países de la Eurozona.

Por otro lado, determinar el ratio exacto de contratos no es tan sencillo ya que los contratos de futuros referidos al combustible utilizado por la planta eléctrica tienen una equivalencia distinta en mmBtu. Por tanto, aparte del Heat Rate debemos tener en cuenta también este factor para corregirlo. Afortunadamente el CME nos lo pone fácil y hay un par de calculadoras en su web (que podéis ver en http://www.cmegroup.com/tools-information/calc_spark.html).

De este último párrafo puede deducirse que no existe un único spark spread sino varios, dependiendo del combustible utilizado por la planta eléctrica. Así, tenemos diferentes tipos de spark spreads:

  • Dark Spread, cuando el combustible utilizado es carbón.
  • Clean Spark Spread (también llamado Spark Green Spread), que incorpora los costes de los permisos de emisión de dioxido de carbono para plantas que usan gas natural como combustible.
  • Clean Dark Spread (también llamado Dark Green Spread), que incorpora los costes de los permisos de emisión de dioxido de carbono para plantas que usan carbón como combustible.
  • Quark Spread, cuando el combustible es de origen nuclear.

Finalmente, como problema añadido, está el elegir el contrato de futuros sobre electridad a utilizar ya que se negocian regionalmente por lo que la demanda de electricidad en Nueva York no tiene por qué ser igual que la de Texas. De hecho si echan un vistazo al gráfico siguiente, verán que en 2012 los picos del spread no coinciden para cuatro regiones distintas de EEUU, presentando además una mayor volatilidad en el caso de Nueva York y Chicago.


Asimismo en el gráfico seguramente les llame la atención una peculiaridad de este tipo de spreads y es que no presenta valores negativos. Esto es así porque no se reportan valores por debajo de cero, algo bastante lógico ya que si baja de cero entonces no tiene sentido producir electricidad al no tener margen de beneficio.

Pasemos ahora a ver qué aspectos fundamentales mueven este spread:

  • Precio de la Electricidad: tanto la oferta como la demanda de electricidad son inelásticas por lo que el movimiento del precio  de la electricidad se produce mediante la redistribución de la electricidad entre diferentes áreas geográficas.
  • Precio del combustible (gas natural, carbón): al contrario que en el caso de la electricidad, aquí si que afecta claramente los cambios en la oferta y la demanda por lo que sus variaciones pueden tener un gran impacto en el spread.
  • Sentimiento de mercado: unas previsiones optimistas sobre el crecimiento económico pueden provocar una subida en el precio de la electricidad y hacer que el spread suba, y viceversa.
  • Estacionalidad: este spread presenta un fuerte patrón estacional, subiendo en verano e invierno, y reduciéndose en primavera y otoño.

En definitiva, todo un mundo para explorar si logramos tener acceso al mercado de futuros sobre electricidad a través de un broker decente. Y si no, tampoco deben preocuparse porque el Spark Spread tiene un impacto muy directo en el comportamiento de las acciones de empresas eléctricas americanas, así que basta con hacer un seguimiento del spread por regiones, ver qué empresas trabajan esas zonas y comprar o ponerse corto en las acciones de dichas compañías dependiendo de si sube o baja el spread. Claro que esto daría para otro artículo ;).


Saludos,
X-Trader

 

 



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!