Hace ya unos meses FXCM publicó un excelente estudio en el que analiza en detalle millones de cuentas de sus clientes y extrae conclusiones apoyadas en datos reales muy interesantes acerca de por qué pierden (y ganan) los traders.


¿Por qué pierden los traders?
Como ya sabemos, la mayoría de los traders pierden operando en los mercados. En el caso de FXCM no iba a ser menos, con un 70% de cuentas en negativo. Sin embargo, un análisis de esas cuentas arroja algunos resultados cuanto menos sorprendentes. El primero de ellos es que los traders en realidad suelen acertar más de lo que fallan. En concreto, más del 50% de las operaciones se cierran en positivo tal y como podemos ver en este cuadro:


Pero si los traders aciertan más de la mitad de las veces, entonces ¿por qué pierden dinero? La razón la hallamos en el siguiente cuadro:

Como podemos ver, lo que sucede es que los traders rompen el clásico “corta las pérdidas y deja correr las ganancias”: la pérdida media es casi el doble que la ganancia media. Lógicamente, por mucho que acertemos, si perdemos el doble de lo que ganamos nunca tendremos la cuenta en positivo. Simplemente analizando las operaciones realizadas en el par EURUSD vemos que los traders acertaron el 61% de las veces, pero de media pierden 83 pips mientras que solo ganan en promedio 48 pips. 

Con esto ya tenemos identificado el problema por el que pierden la mayor parte de los traders (nada sorprendente aquí). Y la solución es simple: si una operación va en tu contra, córtala. Es mejor asumir una pequeña pérdida ahora que una gran pérdida después. Si la operación va a tu favor, aguántala aunque te cueste, la paciencia suele producir grandes beneficios.

Sin embargo, sabemos que esto no es fácil de llevar a la práctica debido al sesgo de la naturaleza humana que nos explica la Teoría Prospectiva y es que el dolor de las pérdidas es mayor que el placer que obtenemos con las ganancias. Preferimos ganar 200 euros a esperar a ganar 500, pero somos incapaces de aceptar una pérdida de 500 € y por eso aguantamos con la esperanza de que el mercado se gire. Es decir, no tratamos igual una ganancia que una pérdida del mismo tamaño, aun cuando la cifra es la misma.

 

¿Cómo superarlo? Lo ideal es elegir una relación riesgo-beneficio para las operaciones, aquella con la que nos sintamos más cómodos. Puede ser 1:1, 1:2 o incluso más, lo único que debemos tener en mente es que cuanto mayor sea la relación (esto es, más ganemos frente a lo arriesgado) menos veces tendremos que acertar la dirección del mercado.
En este punto, la gente de FXCM analizó que hubiera pasado con las operaciones de los traders si en lugar de dejar correr las pérdidas hubieran utilizado una relación riesgo-beneficio de 1:1. El resultado hubiera sido el que vemos en el siguiente cuadro: un 53% de los traders habría terminado en positivo, frente al 30% que habitualmente se ven en los brokers.



El otro aspecto clave es utilizar correctamente órdenes stop y los niveles de take profit, introduciendo todos los valores nada más abrir la posición, comprometiéndose a no tocarlos después.


El Impacto del Apalancamiento
Como sabemos el apalancamiento puede ser un arma de doble filo, ya que magnifica por igual las pérdidas y las ganancias, aunque en la práctica, teniendo en cuenta los resultados anteriores, lo que sucede es que termina produciendo grandes pérdidas.

El análisis de las cuentas de FXCM confirma esto, mostrando una clara relación inversa entre el porcentaje de operaciones ganadoras y el apalancamiento efectivo utilizado, como podemos ver en este gráfico:

El porcentaje de traders ganadores también desciende de forma dramática a medida que aumentamos el apalancamiento:

 

La explicación de esto es relativamente sencilla: cuanto más apalancamiento usemos, mayor será la probabilidad de que en algún momento del tiempo tengamos un margin call, incluso aunque hayamos acertado la dirección del mercado correctamente. Asimismo, operar con posiciones excesivamente grandes puede llevar a alterar nuestro comportamiento, tomando decisiones irracionales.

¿Cómo podemos mejorar en este punto? Debemos controlar el Apalancamiento Efectivo, el cual depende de dos variables: tamaño de las posiciones y tamaño de la cuenta. Por ejemplo, si tenemos 10.000 € en la cuenta y abrimos una posición de 100.000 euros contra dólares, tendremos un apalancamiento efectivo de 100.000/10.000 = 10. Pero si abriésemos una posición de 1.000.000 de euros o tuviéramos solo 1.000 € en cuenta el apalancamiento efectivo sería de 100, con lo que la historia cambiaría notablemente.

El impacto de estas dos variables se resume en los siguientes gráficos del análisis realizado por FXCM. Por un lado, se muestra el porcentaje de ganadores en función del capital inicial depositado:

Y en este otro, el apalancamiento efectivo promedio utilizado en función del capital inicial depositado:

La conclusión es clara: cuanto más capital tengamos y menos apalancamiento efectivo utilicemos más probabilidades tendremos de sobrevivir en los mercados. Por tanto, deberemos ajustar el riesgo y el tamaño de las posiciones al capital del que dispongamos.


¿A qué hora toca operar?
Finalmente el estudio de FXCM analiza el impacto de las condiciones de mercado sobre la rentabilidad de los traders. En particular, el estudio revela que los traders tienen peores rentabilidades cuando operan en horas más volátiles y en mercados en los que se producen movimientos rápidos.

En particular, la primera cuestión que se analiza es qué probabilidad tiene un trader de obtener beneficios en función de la hora a la que abre una posición. En el siguiente gráfico podemos ver que, en algunos pares, el resultado podría estar condicionado por la hora de apertura (todas las horas de los gráficos están horario de Nueva York).



Veamos en detalle el caso del GBPUSD:


Resulta claro que abrir posiciones en este par entre las 4 y las 5 de la mañana (entre las 10 y las 11 horas españolas, justo cuando se publican datos en Reino Unido) no es una gran idea, mientras que operar GBPUSD entre las 20 y las 21 horas (esto es, entre la 1 y las 2 en España) permite terminar en beneficios más de la mitad de las veces. Y es que el promedio de variación de este par es de 22 pips en el primer tramo horario mientras que es de solo 4 pips en el segundo. De hecho en el estudio se menciona que sus estadísticas muestran que muchos traders han conseguido beneficios operando pares de divisas europeos en la sesión asiática.

En definitiva, resulta importante filtrar por horas nuestra operativa porque puede ser un factor importante a la hora de mejorar nuestros resultados.

 

Conclusión
Aunque los resultados obtenidos en el estudio realizado por FXCM eran los que cabía esperar, no está de más recordarlos, sobre todo si tenemos en cuenta que vienen apoyados por el análisis de varios millones de cuentas de este broker. A modo de resumen, os dejo aquí las principales conclusiones:

  • Corte pérdidas y deje correr las ganancias.
  • Elija su relación riesgo-beneficio para sus operaciones.
  • Fije de antemano su stop y su take profit, e introduzcalos en el mercado nada más abrir la posición, comprometiéndose a no tocarlos después.
  • Cuanto más capital tengamos y menos apalancamiento efectivo utilicemos, más probabilidades tendremos de sobrevivir en los mercados.
  • Evalúe el comportamiento de su estrategia en diferentes horarios para ver si es posible mejorar su rendimiento.

 

Saludos,
X-Trader