Entrevistas Apócrifas - Mark Douglas

G. Robledo nos remite el primer artículo de una serie de entrevistas apócrifas -en su triple acepción- con las que pretende acercarnos la concepción, las técnicas y las experiencias de los más notables personajes del mundo de los mercados.


- G- Estimado Sr. Douglas, mucho se ha comentado sobre su éxito en el complejo mundo de los mercados financieros, ¿encontró ud el tan ansiado Grial?
- D- Siempre que me preguntan eso recuerdo un poema de Kavafis que me impresionó cuando aun era muy joven, recuerdo que lo anoté apresuradamente en una pequeña agenda de mano con la idea de repasarlo de vez en cuando, el poema se llama "Viaje a Itaca" y refleja bastante bien mi aventura en los mercados. En cierto modo, la fantasía del Santo Grial, no por ser recurrente es menos descriptiva de la situación anímica, intelectual y, si me lo permite, espiritual de muchos de los futuros "perdedores" en este complejo mundo de los mercados.


- G- En su libro "The Disciplined Trader", usted señala que empezó a operar por su propia cuenta en 1960 y que se dio cuenta rápidamente de los factores psicológicos subyacentes al buen trading. ¿Sigue pensando lo mismo?
- D- En su día, afirmé, y podría mantenerlo aun hoy, que el éxito de un buen trader es un 80% psicológico y un 20% metodológico (sea cual sea el método seguido). Usted puede disponer de un magnífico sistema de trading, que haya probado y evaluado durante un largo periodo pero si no tiene el control de las variables psicológicas implicadas, será un comerciante perdedor. Algunos de mis alumnos, en cambio, han conseguido un magnífico aprovechamiento en los mercados con sistemas que podrían considerarse "mediocres" pero con un exquisito manejo de los elementos psicológicos implicados.

Un buen trader, sabe por experiencia que hay un número de operaciones que serán con toda probabilidad perdedoras pero con una buena gestión de capital y un buen manejo del riesgo, conseguirá minimizar las pérdidas de esas malas operaciones y rentabilizar al máximo las buenas.


- G- ¿Qué consejo daría a los nuevos traders, a los que se inician en este complicado mundo?
- D- Aunque suene paradójico les recomendaría que analizaren sus motivaciones para adentrarse en este mundo, ¿qué les mueve?. Ese ejercicio de reflexión les ayudará mucho en el futuro, cuando aparezcan la ansiedad, la angustia, la culpa o la depresión -muy frecuentes en las primeras y más duras fases del aprendizaje-.
También les recomendaría que primero estudien, que más tarde estudien y que después sigan estudiando. Son muchos los aspectos que un trader tiene que desarrollar.
Empiece despacio, sin prisas. Su cuenta se lo agradecerá.



- G- "The Disciplined Trader" es una de sus obras más célebres, como resumiría en pocas palabras su contenido?
- D- Ese texto nació con la intención de ser una guía en la que se aunaran por un lado los elementos que considero básicos para comprender la psicología de los mercados y por otro lado poner al trader en el camino del autoconocimiento y la autodisciplina como herramientas básicas para el éxito en los mercados.
Los mercados tienen unas características muy especiales, la mayoría de los "principiantes" que se aventuran a este mundo no reconocen esas particularidades y caen con frecuencia en el error de hacer una lectura del mismo desde su propio marco cultural. Exportan, de este modo, sus creencias sobre el modo adecuado de actuar en su propia vida, a los mercados. La consecución del éxito en el trading exigirá a muchos de ellos realizar algunos cambios en el modo en que perciben la acción del mercado.

El autodominio y la confianza en sí mismos son claves para la supervivencia en este mundo, sin embargo, muchos de nosotros aprendimos de niños a funcionar en un ambiente muy estructurado donde la conducta era controlada por alguien jerárquicamente más poderoso y que tenía como propósito manipular nuestra conducta para satisfacer unas predefinidas expectativas sociales. Esto hace que desarrollemos una dinámica conductual basada en el premio-castigo, aprendiendo qué debemos hacer para recibir cada uno de ellos, administrados por esa instancia jerárquica superior destinada a controlarnos.

Así aprendemos a desarrollar recursos para el triunfo (conseguir lo que queremos) llegando a pensar que si llegábamos a conquistar una situación de poder, podremos forzar cambios en la realidad para adaptarla a nuestros deseos.

Esta "estructura mental", que nos impregna, constituye una de las problemáticas que más daño hacen al "trader" que empieza...

El primer trabajo que todo aspirante a un trading exitoso debería hacer es empezar a tomar conciencia de la importancia de esa estructura mental que condiciona su percepción de la realidad y, como no, la de los mercados...

© Guillermo Robledo.- www.bolsaber.com - 2004



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!