(Actualizado 29-1-09: mejorado gracias a los comentarios enviados por Jorge González. Muchas gracias por tu aportación)

Cuando un inversor (sí, ése que hace un año era trader intradía ;-)) se queda enganchado en una acción, sólo le quedan tres posibilidades: asumir la pérdida y vender, mantener la posición con la esperanza de que volverán a subir (más improbable cuanto más baje la acción, ya que más le costará recuperar) o doblar la posición (lo que implica arriesgar más dinero). Bueno, afortunadamente en realidad contamos una cuarta posibilidad que nos va a permitir reducir el punto de breakeven sin añadir más riesgo a la posición con una sencilla estrategia.

Supongamos que tenemos compradas 500 acciones de un determinado valor a 90€ y que el valor ha caído hasta 50.75€, es decir, un 43%. Y claro, aunque parece que lo peor puede haber pasado, para volver a nuestro punto de entrada necesitamos que el valor suba un 77%, algo que parece muy poco probable y menos a corto plazo. Sin embargo, nos encantaría que el valor volviera a ese punto para poder salir sin pérdidas en lugar de la situación actual. Pues bien, utilizando opciones podemos construir una estrategia que nos ayudará a conseguirlo. Para ello:

  • Compramos 5 contratos de opciones call, strike 50€ con vencimiento a 12 meses (es decir, adquirimos el derecho a comprar 500 acciones a 50€).
  • Vendemos 10 contratos de opciones call, strike 70€ con vencimiento a 12 meses (es decir, asumimos la obligación de vender 1000 acciones a 70€).


Gracias a la venta del strike 70, financiamos buena parte de la compra de la call 50, por lo que el inversor tendrá que poner mucho menos dinero que si tuviera que comprar más acciones. Asimismo, obsérvese que lo ideal sería hacer esta estrategia con Long-Term Equity Anticipation Securities (LEAPS), es decir, opciones con vencimientos a largo plazo; pero si no es posible, podemos hacerlo con vencimientos más cortos, haciendo el rollover por ejemplo cada trimestre.

Con esta estructura, conseguimos que nuestro breakeven pase a estar en 70€ en lugar de 90€, ya que las calls vendidas tienen un valor aproximado de 20€, exactamente la diferencia entre 90€ y 70€. Veamos los posible escenarios que podemos encontrarnos al vencimiento:

  • La acción se mantiene en 50€ o continúa bajando: en ese caso todas las opciones vencen sin valor por lo que sólo nos quedamos las primas de las opciones vendidas.
  • La acción sube a 60€: en este escenario, las opciones call compradas (strike 50€) tendrán un valor de 10€ y las opciones call vendidas (strike 70€) terminan sin valor.
  • La acción sube a 70€: estamos en el punto de breakeven, por lo que podemos cerrar todas las posiciones sin pérdidas.


La cuestión ahora es decidir los strikes que nos interesan. Para ello utilizaremos un par de sencillas reglas:

  • Las calls compradas deberán estar en el dinero (at the money).
  • El strike de las calls vendidas deberá ser igual al strike de las calls compradas más la mitad de la pérdidas acumuladas en nuestra posición con acciones (en el ejemplo anterior, abrimos la posición a 50€ en las calls compradas y perdíamos 40€ por acción así que el strike de las call vendidas será 50 + (90-50)/2 = 70€).


Eso sí, esta estrategia presenta ciertos riesgos que debemos tener en cuenta:

  • El primero y más evidente es la liquidez: dado que trabajamos con vencimientos a largo plazo (no esperamos una recuperación del 50% o más a corto plazo), podemos encontrarnos con que no haya posiciones en esos vencimiento o que tengamos que regatear con el creador de mercado (incluso telefónicamente ;-))
  • Si aumenta la volatilidad, tendremos problemas con las calls vendidas por lo que lo ideal para abrir esta posición es esperar a que se produzca un día de fuertes caídas (un momento de pánico de mercado por ejemplo).
  • Si el precio de las acciones supera el strike de las opciones vendidas (en nuestro ejemplo, 70€), comenzaremos a tener pérdidas con la posición call vendida. En ese caso, si nuestro análisis nos dice que el valor es claramente alcista, lo mejor que podemos hacer es liquidar toda la posición que tengamos en opciones o sólo las call vendidas, dependiendo de la fuerza que esperemos del movimiento.
  • Por último, si el precio superara los 70€ aparte de empezar a perder dinero, no olvidemos que también nos las pueden ejercer por lo que, sin duda, la superación de ese strike es una clara señal de alarma para empezar a desmontar la posición.

 

Un saludo,
X-Trader