Recientemente algunos brokers estadounidenses han anunciado que van a ofrecer operativa en acciones sin comisiones, algo que sin duda es disruptivo a la par que atractivo para los clientes. En este artículo vamos a revisar qué brokers ofrecen esta posibilidad, en qué consiste y dónde está el truco (que yo os adelanto: lo hay).  


Cómo Funciona Eso de Operar sin Comisiones
Realmente la idea de eliminar comisiones para los clientes realmente no es nueva: ya allá por marzo de 2015, nacía un prometedor proyecto app llamada Robinhood que permitía operar en acciones estadounidenses sin comisiones desde hace varios años. Pero sin lugar a dudas los movimientos de Interactive Brokers (IBKR Lite) y Charles Schwab en las últimas semanas han sacudido el mercado, provocando que sus principales competidores (TD Ameritrade, E*Trade y TradeStation con TSgo) se subieran al carro, aunque es de esperar que en los próximos meses otros brokers no tengan más remedio que migrar a este modelo.

Para remate, en el juego están entrando otros actores que no son brokers como es el caso de la red social Stocktwits, que la semana pasada anunciaba que entraba en el negocio de los brokers con una app que permitía operar también con cero comisiones.

En líneas generales, las condiciones que ofrecen estos brokers son las siguientes:

  • Comisiones cero en acciones y ETFs negociados en mercados de EEUU (en algunos casos, también en Canadá). En algunos casos como TD Ameritrade también las elimina para opciones.
  • No se exige un mínimo para abrir la cuenta.
  • No hay un límite de operaciones mensual.
  • No hay comisiones por inactividad.
  • Los datos de mercado son gratuitos.
  • Por el momento, estas comisiones están solo disponibles para clientes residentes en EEUU.


Muy Bien Pero... ¿Dónde Está el Truco?
O dicho de otro modo: ¿qué llevaría a un bróker a renunciar a unos ingresos que suponen aproximadamente unos 100 millones de dólares por trimestre? De entrada, podemos pensar que la eliminación de las comisiones es una excelente noticia para los traders retail que ahora podrán operar sin costes… y sin límites. Esto último ya no es tan positivo por cuanto no tener comisiones invita a operar muy agresivamente en el mercado y fomentar malos hábitos de trading, provocando pérdidas importantes en un corto espacio de tiempo y creando una generación de day-traders novatos enganchados a su teléfono móvil comprando y vendiendo a todas horas (bueno, en realidad, ya hemos vivido algo parecido a finales de los noventa, ¿no?).

Pero lo más grave no es esto, sino la introducción de costes ocultos que permitirían recuperar al bróker esas comisiones que deja de cobrar. Por ejemplo, los brokers podrían compensar la pérdida de ingresos vendiendo el flujo de órdenes de sus clientes a otros participantes del mercado como creadores de mercado y operadores de alta frecuencia, a los que esta información les resulta especialmente valiosa para realizar arbitrajes y otras estrategias. En este sentido, el negocio sería muy similar al de Google o Facebook, donde los productos que te dan son gratuitos porque en realidad el producto eres tú (y tus datos).

Adicionalmente, la eliminación de las comisiones crea incentivos para que los creadores de mercado amplíen las horquillas con el objetivo de obtener más ingresos aprovechando el previsible aumento del volumen.

Por último, no debemos olvidar que seguirán existiendo otros costes para los clientes como los intereses de préstamos para apalancarse con compras y ventas a crédito. A través de dichos intereses los brokers tratarán de compensar también, incrementando diferenciales con respecto a los tipos oficiales.


Conclusión
Sin lugar a dudas, la eliminación de las comisiones va a ser la nueva tendencia disruptiva que acabará por contagiarse a todas las casas de valores. Sin embargo, lo que aparentemente es una buena noticia para los traders minoristas puede convertirse en una auténtica pesadilla en la que los precios ejecutados no sean óptimos, o existan operadores que se aprovechen del resto comprando ese flujo de operaciones. Y es que nadie da duros a cuatro pesetas… no digamos ya a cero.


Saludos,
X-Trader