Tras el paréntesis vacacional, volvemos a la carga con un nuevo artículo de la serie sobre los "otros" mercados financieros, esos desconocidos para muchos traders españoles. En esta ocasión, vamos a tratar de explicarles que son los trackers o ETF (Exchange Traded Fund), sin duda uno de los productos que el trader español se pierde casi por completo, lo cual es una verdadera lástima al ser un producto bastante interesante.

Pero, ¿qué es un tracker o ETF? Se trata de un activo negociado en Bolsa y que representa a una cesta de valores que integran un determinado índice o que es representativa de un sector económico. Es decir, se trata de una especie de "acción" sintética que representa al conjunto de empresas que componen un índice. Así, por ejemplo, el tracker del Nasdaq 100 es una acción que permite operar con las 100 empresas que componen el índice sin tener que comprar de manera ponderada acciones de todas las empresas que lo integran.

Al comprar un tracker, el inversor dispone de una parte de un fondo indexado cuyo precio refleja una fracción del índice subyacente; por ejemplo, si un determinado indice está a 2000 puntos, podemos crear una acción que represente 1/100 del mismo, de tal forma que si el mercado replica eficientemente el comportamiento del índice, el precio del tracker estará cercano a 20. Del mismo modo, si el índice alcanza los 6000 puntos, el precio del tracker estará en torno a 60.

Aunque no se lo crean, en España tuvimos un intento de crear un tracker del Ibex 35 a través de las acciones de la empresa Fastibex, empresa creada en 1998 con el único objetivo de invertir en los 35 primeros valores del mercado español. Sin embargo, el invento no termino de cuajar (ni siquiera replicó correctamente el comportamiento del Ibex) y en Agosto de este año se decidió excluir de Bolsa y liquidar la empresa.

Pero los inventores de este tipo de productos, los americanos, supieron venderlos muy bien y hoy en día los trackers suponen una buena fuente de ingresos en canones para las Bolsas estadounidenses, en particular para Amex, mercado impulsor de este tipo de productos que consiguieron salvar sus cuentas a comienzos de los 90.

Si bien en la actualidad otros mercados estadounidenses, tales como CME o NYSE, cotizan una amplia variedad de trackers, los más líquidos y reconocidos son los creados por Amex, en particular los trackers sobre Dow Jones (denominados Diamonds, ticker DIA), sobre Nasdaq 100 (denominados Cubes, ticker QQQ) y sobre el S&P500 (denominados Spiders, ticker SPY). A continuación resumimos en el siguiente cuadro sus características (si desean ampliar información, pueden visitar http://www.amex.com/?href=/etf/EtMain.jsp ):

 

PRODUCTO

FRACCIÓN

VOLUMEN MEDIO DIARIO

EMISOR

COMENTARIOS

Nasdaq-100 Index Tracking Stock (QQQ)

1/40

150.000.000

Nasdaq Financial Products Services, Inc

El tracker más famoso de todos los cotizados. Fue introducido en 1999.

Standard and Poor's Depositary Receipts (SPY)

1/10

50.000.000

PDR Services LLC

El primer tracker introducido por Amex, en 1994.

DIAMONDS (DIA)

1/100

5.000.000

PDR Services LLC

Creado en 1999


La cotización se realiza en el horario habitual de las Bolsas americanas (15.30 - 22.00 h. españolas), si bien los after-hours es posible intercambiar trackers a través de las distintas ECNs.

La pregunta que alguno de Vds. se estará haciendo ahora es si en Europa existen trackers. Y la respuesta es sí, siendo los alemanes los que se llevan el gato al agua. Así, Deutsche Börse introdujo en el año 2000 creó un segmento de mercado especial dentro del Xetra para negociar trackers denominado XTF. En la actualidad cotizan en él 56 trackers, siendo particularmente líquidos los negociados sobre DAX y los diversos índices Stoxx (Dow Jones Eurostoxx 50, sectoriales, etc.) aunque también existen trackers sobre índices americanos. Pueden encontrar más información haciendo click aquí .

Posteriormente Euronext también emitió sus propios trackers y actualmente podemos encontrar en este mercado paneuropeo trackers sobre CAC 40, BEL 20, los diversos Stoxx, índices americanos, los índices de Morgan Stanley, etc. Pueden encontrar más información haciendo click aquí .

Finalmente, para rizar el rizo, se han emitido derivados sobre trackers para cubrirse del riesgo inherente a estos productos, algo que, en mi opinión, es algo absurdo porque para ello ya están los futuros y opciones sobre los propios índices pero parece ser que la industria financiera lo demandaba. Así, Nasdaq y Liffe crearon en 2002 futuros y opciones sobre el tracker del Nasdaq 100. Y siguiendo esta estrategia, Eurex introdujo en 2002 futuros y opciones sobre los trackers negociados en el Xetra.

Pero, ¿qué es lo que hace realmente interesante a los trackers? Por un lado, permiten comprar y vender (incluso en descubierto) un índice y diversificar entre varios mercados con una facilidad y rapidez increibles, pagando unas comisiones muy bajas; además los poseedores de trackers reciben los dividendos pagados por las empresas que componen el índice que el tracker replica mediante prorrateo. Y todo esto sin tener que acudir a nuestro banco habitual a comprar un fondo de inversión indexado que se limita a hacer las funciones que ya hace el tracker pero sin tener que pagar comisiones a un gestor de fondos. Así que ya saben: la proxima vez que quieran comprar un fondo indexado al Eurostoxx o al DAX o a los índices americanos, planteense antes la posibilidad de comprar unos cuantos trackers (o si esperan una tendencia bajista, también pueden venderlos y ponerse cortos) y seguramente se ahorraran muchas comisiones y podrán deshacer la posición cuando lo deseen, además de disponer de cotizaciones continuas. Y no digamos ya si se plantean elegir entre operar con warrants o con trackers... ;-)

(Continuará...)

 

Un saludo
X-Trader