Algunos operadores particulares sienten deseos irrefrenables de operar en el día, realizando incluso más de 10 operaciones diarias simplemente porque disfrutan con la adrenalina y la excitación que obtienen con el juego del trading. Sin embargo, la mayor parte de los traders profesionales son capaces de controlar su propia adrenalina.

La manera en que un ser humano controla la generación de adrenalina parece estar relacionada con factores de tipo genético, los cuales determinan en general la forma en que una persona se hace adicta a algo. El problema es que unas dosis de adrenalina demasiado altas en el organismo pueden distorsionar nuestras emociones, haciéndolas exageradamente intensas lo que supone un obstáculo ciertamente importante en la toma razonada de decisiones de trading.

También parece existir cierta relación entre adicción y ciertos tipos de personalidad. Así, aquellas personas adictas al juego y a las apuestas son más propensos de padecer adicción a operar en los mercados que otras personas. A continuación les muestro algunos rasgos que pueden servirles de ayuda para saber si son adictos al trading o no. En general, un operador será un adicto al trading si alguna de las siguientes afirmaciones es verdadera:

1. Preocupación excesiva por el trading: el operador revive malas operaciones pasadas, está continuamente pensando en la siguiente operación o en cómo sacar dinero del mercado.

2. Necesita operar cada vez con más dinero y acciones (en el caso de los derivados, mayor apalancamiento) para obtener el placer deseado.

3. Ha intentado dejar de operar sin éxito, endeudándose cada vez más

4. Se muestra cansado o irritable cuando deja de operar o se acaba la sesión.

5. Las pérdidas que tiene cuando opera se convierten en violencia física y verbal dirigida hacia sus familiares y amigos.

6. Se deprime cuando ha tenido una mala racha de pérdidas, mostrándose incapaz de recuperarse emocionalmente.

7. Operar en los mercados se ha convertido en una manera de escapar de los problemas de la vida cotidiana y de las penas.

8. Miente a sus familiares y amigos acerca de las pérdidas que realmente Vd. tiene

9. Llega a extremos tales como robar, mentir o realizar fraudes con tal de obtener dinero para operar.

10. Ha perdido una amistad, un trabajo o una oportunidad en su vida a causa del trading

11. Depende de dinero prestado por otras personas para operar y/o pagar pérdidas que tuvo en el pasado.

Un saludo
Psyke

Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!