La Pirámide del Trading II

Continuamos con la serie de artículos enviada por Quinito (Inversor en el Foro) basados en el libro The Way to Trade de John Piper.

CAPÍTULO II: LA EVOLUCIÓN DEL TRADER Y LOS 50 PASOS
Esta capítulo nos presenta dos formas distintas de representar las distintas etapas que se suceden a lo largo de la vida de un trader. En primer lugar se presentan las tres etapas del trader y a continuación los 50 pasos del trader. Cada una de las dos hace hincapié en determinados aspectos aunque, al final, las dos nos enseñan lo mismo. Seguro que todos nosotros nos vemos identificados en cada uno de los puntos que veremos a continuación. Dichos puntos servirán como orientación al novato y harán recordar las grandes lecciones aprendidas a los más veteranos. La verdad es que es un capítulo muy nostálgico.

Las Tres Etapas del Trader


Primera Etapa: Etapa dominada por la codicia.
Las pérdidas están causadas por dos tipos fundamentales de problemas:

  • Los problemas del mercado:
  • El mercado no es un juego de suma cero, sino un juego de suma extremadamente negativa.
  • Psicología de mercado: hacemos lo menos adecuado en el momento menos adecuado.
  • La mayoría está siempre equivocada.
  • En el mercado existe un gran caos y confusión.
  • Los problemas propios:
  • Overtrading.
  • Graves carencias de conocimiento.
  • Ausencia total de disciplina.
  • Falta total de protección ante la psicología del mercado.
  • Se opera de forma totalmente aleatoria (consejos y recomendaciones).


La ignorancia lleva al trader a pensar que el mercado le va a proporcionar dinero fácil y rápido y para lograrlo el trader actúa de modo absolutamente emocional, jugando con las mismas reglas con las que juega en su vida real. Aunque rápidamente se entera de que algo se le escapa de las manos, su ego le impide reaccionar. Algunos que optan por comprar señales de trading, empiezan a ver que no las siguen (esto es un primer paso).

La consecuencia lógica de todo lo anterior es que el trader sufre un gran varapalo y ve cómo su cuenta disminuye sin parar y cómo su angustia aumenta también sin parar. Lo más normal es tener un margin call en menos de un año de operativa. El trader que sobrevive a esta etapa pasará a la segunda.


Segunda Etapa: Etapa dominada por el miedo.
Las pérdidas se producen por los motivos siguientes:

  • Los mismos problemas propios del mercado que en la etapa anterior.
  • El dinero miedoso nunca gana.

 

  • Problemas propios:
- Aun Overtrading.
- El miedo aparece una y otra vez (aun opera de forma emocional).
- El intentar cortar a la mínima las pérdidas provoca muchas pérdidas e incrementa los miedos.
- Todavía no entiende realmente qué es lo que está haciendo.


Cuando el trader ha perdido casi toda su cuenta, empieza a ser presa del miedo y a pensar más en cómo minimizar las pérdidas. En la etapa anterior pensaba en maximizar las ganancias, así que el cambio de rumbo es total. El trader no busca controlar el riesgo (lo cual es propio de la siguiente etapa) sino minimizar la pérdida, lo cual es un comportamiento eminentemente emocional. Así que el trader empieza a utilizar los stops, aunque son extremadamente ajustados. Llegado a este punto, el trader descubre que para ganar un euro en el mercado hay que trabajar muy duro. Muchos, la mayoría, abandonan. Los que siguen, deben asumir que ellos mismos son los responsables de todo lo bueno y de todo lo malo que les ocurre. El trader tiene tendencia a cortar muy rápidamente las ganancias y muy rápidamente las pérdidas. El problema es que, algunas veces, las emociones resurgen y las pérdidas se alargan, perdiendo en una operación lo que se había ganado en meses. El miedo provoca que el trader actúe de forma muy emocional y poco inteligente.

Las pérdidas, aunque menores que en la etapa anterior, aun son constantes. Es una etapa crítica pues la moral del trader está muy tocada y es muy normal que pronto tire la toalla. Aquellos que no desisten y viajan hasta el final del túnel, pasarán a la tercera y última etapa.


Tercera Etapa: Etapa dominada por el control del riesgo y de las emociones.

En esta etapa el trader empieza a ganar dinero de forma consistente. Se ha curtido bien en el mercado durante dos etapas muy distintas y empieza a dominar todos los escalones de la pirámide. Ahora ha aprendido de sus errores y comienza a controlas sus pérdidas y a asumirlas de forma natural como algo irremediable. Mientras que en las dos primeras etapas se centraba en la búsqueda de un sistema mágico, el trader dedica en esta etapa mucho más tiempo al estudio de sus emociones y al control de riesgos. Sus mejoras son las siguientes:

  • Desarrolla una metodología ganadora.
  • Emplea una estrategia de MM muy efectiva.
  • Desarrolla la confianza y la disciplina necesarias para seguir a rajatabla su metodología.
  • Controla los aspectos dañinos de su propia personalidad.


El trader ha ajustado su sistema a su propia psique y ha aprendido a relajarse cuando opera. El tamaño de sus posiciones y el montante arriesgado han variado mucho desde que empezara a operar. Ahora ambas magnitudes son psicológicamente asumibles. El trader asume que el riesgo es necesario para obtener un beneficio y se toma el trading como un negocio normal. Ahora, empieza a dejar correr las ganancias. El trader ha empezado a operar de modo selectivo, minimizando su estrés y las comisiones. Por fin, el trader ya sabe qué información le interesa y cómo utilizarle; es decir, ahora el trader ya sabe lo que está haciendo.

 

Los 50 pasos para alcanzar el éxito

1. Nos sentimos intrigados por el mercado y comenzamos a realizar algunas lecturas preliminares
2. Compramos un libro y algunas revistas especializadas.
3.Encontramos una técnica que parece útil y empezamos a realizar nuestros primeros análisis en base a dicha técnica.
4. Empezamos a hacer paper con distintos resultados.
5. Recordamos las ganancias y nos olvidamos de las pérdidas.
6. Empezamos con el análisis técnico y con algunos indicadores.
7. Pensamos que con el perfeccionamiento de nuestra técnica es imposible no ganar.
8. Abrimos nuestra primera cuenta y operamos de vez en cuando.
9. Los resultados no son tan buenos como esperábamos, pero creemos mejorar nuestras deficiencias.
10. Seguimos operando y nuestras ganancias todavía compensan las pérdidas.
11. Mantenemos intactas nuestras esperanzas de grandes resultados.
12. Incrementamos el volumen de nuestra operativa y los resultados son cada vez más abultados.
13. Continuamos leyendo, aunque de forma muy superficial pues los ingredientes para el éxito ya los tenemos. En el fondo, no tenemos ni idea de qué estamos haciendo en realidad (el problema es que esto todavía no lo sabemos).
14. De pronto logramos un gran éxito en el análisis (anticipar un crack, por ejemplo) pero no hemos sabido aprovecharlo al máximo.
15. Tenemos el primer susto pero, como somos los amos de los mercados, salimos airosos. Creemos que hemos aprendido la lección. Nuestro ego está por los cielos.
16. Incrementamos nuestro volumen, la confianza crece, empezamos con el Overtrading y actuamos de forma muy emocional.
17. Realizamos una operación que nos produce unos beneficios muy altos. La confianza es extrema y nuestro ego ya no entra en nuestro propio cuerpo.
18. Sufrimos una pérdida muy significativa. Empiezan los problemas psicológicos.
19. Compramos un ordenador más potente y empezamos a examinar más y más indicadores.
20. Investigamos otras técnicas y otros mercados.
21. Nos pegamos otra buena leche.
22. Empieza a parecer claro que esto no es tan fácil como esperábamos.
23. Es imposible vivir de los mercados.
24. Comienza a planear sobre nosotros la sobra del malvado cuidador que va por nosotros.
25. Compramos el newsletter de varios gurús y seguimos operando. El gurú nos “regala” una gran operación. Ganamos dinero.
26. Pensamos que el gurú nos va a hacer ricos. Todavía no sabemos que el trading se basa en psicología y control del riesgo y seguimos buscando el Santo Grial.
27. Estamos dominados por el miedo y aun no tenemos una metodología concreta.
28. Las pérdidas, cada vez mayores, nos hacen ver que operar sin una metodología no lleva a ningún sitio.
29. Empezamos a buscar una buena metodología.
30. La información pública no parece ser de utilidad y pensamos en construir nuestro propio sistema.
31. Comenzamos por algo muy sencillo. No nos resulta fácil pero empezamos a entender algunas cosas.
32. Descubrimos que estamos operando sin ningún motivo (cosa que era imposible antes de seguir una cierta metodología). Parece que lo más importante es tener razón.
33. Nos damos cuenta de que la psicología juega un papel central en el trading.

Ahora podemos empezar a tener algún progreso de verdad.

34. Mejoramos nuestro sistema y hacemos algunos beneficios pero arriesgando poquísimo.
35. Todavía tenemos mucho miedo, así que nos centramos en cortar las pérdidas y no en dejar correr las ganancias.
36. Seguimos operando bien y empezamos a ganar confianza. Poco a poco el miedo va desapareciendo.
37. Realizamos una gran operación.
38. Nos acordamos de nuestros comienzos y analizamos los errores que cometimos en el pasado. Llegado a este punto todos pensamos “si hubiera sabido al principio todo lo que sé ahora...”
39. Seguimos operando pero bajo la firme promesa de no volver a caer en la confianza extrema. Comenzamos a trabajar a fondo el aspecto psicológico del trading.
40. Continúa nuestro proceso de formación y seguimos mejorando el sistema. Ahora tiene poco que ver con el sistema original. El sistema actual se adapta mucho mejor a nosotros y nos aporta mucha confianza.
41. Comenzamos a ganar dinero de forma consistente. Las tres Ms (Método, Mente y Money Management) a las que hace referencia Alexander Elder en su libro Trading for a Living las tenemos casi dominadas.
42. Cada vez aprendemos más y ya dejamos correr las ganancias. El mercado acompaña y empezamos a ganar dinero de verdad.
43. Nuestro miedo casi no se nota y empezamos a orientarnos hacia el control de los riesgos.
44. El aspecto mental es vital y reducimos un poco más el volumen por operación y el nivel de riesgo. Luchamos contra el estrés y contra la ansiedad.
45. Ganamos dinero de forma consistente.
46. Caemos de nuevo en la confianza, pero esta vez nos damos cuenta rápido y el daño es pequeño. Aprendemos la lección.
47. Empezamos a operar como un autómata. Estamos logrando ser unos buenos traders.
48. Sabemos que con el tiempo iremos evolucionando pero siempre sobre unos pilares muy sólidos. Tenemos mucha confianza en nosotros mismos.
49. Nuestro objetivo ya no es ganar dinero sino operar correctamente. Sabemos que si operamos correctamente el dinero terminará por llegar. Asumimos las pérdidas sin problema.
50. Disfrutamos operando y esto repercute positivamente en nuestra vida personal.

 

(Continuará...)

Artículos Relacionados


7 Reglas A Tener en Cuenta en el Diseño de Sistemas

7 Reglas A Tener en Cuenta en el Diseño de Sistemas

Juanma Almodóvar de Sistemas Inversores nos desvela los 7 puntos clave por los que se guía cuando diseña sistemas de trading.

La Pirámide del Trading III

La Pirámide del Trading III

Continuamos con la tercera entrega de la serie escrita por Quinito, en esta ocasión basada en los libros de Tony Plummer (“The Troubled Trader”), Mark Douglas (“The Disciplined Trader”) y Bill...

Reflexiones en el Foro

Reflexiones en el Foro

Estas interesantísimas reflexiones aparecidas en el Foro la semana pasada se merecen un artículo que quede como huella de una verdad, la verdad de los mercados. Espero que si aún no se ha pasado por...

Mapas, Picos y Palas

Mapas, Picos y Palas

¿Qué son los mercados financieros y para que sirven? Para la mayoría de los que empiezan en los mercados la respuesta seria bien simple: es donde uno se puede enriquecer de forma rápida y sin...

10+1 Reglas para Operar Bien en Bolsa

10+1 Reglas para Operar Bien en Bolsa

A veces en los foros podemos encontrar cosas tan originales como esta. En el foro de Telefónica Móviles de una conocida web financiera, un forero se aburría tanto ante el movimiento de la filial de...

¿Es Posible Especular de Otra Forma? VI

¿Es Posible Especular de Otra Forma? VI

Llegamos a la cuestión más delicada de todo el artículo. Y digo que es delicada porque, sinceramente, no creo que nadie en el mundo esté capacitado para responder satisfactoriamente a la pregunta de...