El Patrón Smash Day

Al hilo del patrón 2B que veíamos en el artículo anterior, he rescatado de mi colección de libros el Long-Term Secrets To Short-Term Trading de Larry Williams, sin duda todo un clásico, con ideas realmente originales y útiles. En ese libro se habla de un interesante patrón, que además es uno de los favoritos de Williams, se trata del denominado Smash Day.

Pero, ¿qué es un Smash Day? Se trata de un patrón realmente sencillo que puede definirse de la siguiente manera:

  • Un Smash Day alcista es aquella vela diaria que verifica que su cierre queda por debajo del mínimo del día anterior. Si se produce este patrón, al día siguiente deberemos situar un stop de compra por encima del máximo de la vela que ha roto el mínimo.

  • Del mismo modo, un Smash Day bajista es aquella vela diaria que verifica que su cierre queda por encima del máximo del día anterior. Si se da esta combinación de velas, al día siguiente deberemos situar un stop de venta por debajo del mínimo de la vela que ha roto el máximo.

¿Cuál es la base teórica detrás del funcionamiento de este patrón? Cuando el precio realiza una rotura al alza o a la baja, en ocasiones suele producirse una continuidad del movimiento pero lo más normal es que suceda todo lo contrario: cuando el gran público entra tras la rotura, lo habitual es que en la sesión siguiente el precio se gire y barra todos los stops.

Sobre este patrón hay una segunda variante, que podríamos denominar Smash Day Oculto, cuya definición es la siguiente: 

  • Un Smash Day Oculto alcista es una vela diaria alcista cuyo máximo es superior al máximo previo pero que cierra dentro del rango de la vela del día anterior. La clave para que el patrón funcione es que dicho cierre debe quedar en el 25% inferior del rango de la vela. En ese caso deberemos situar un stop de compra por encima del máximo de la última vela.

  • Por su parte, un Smash Day Oculto bajista es una vela diaria bajista cuyo mínimo es inferior al mínimo previo pero que cierra dentro del rango de la vela del día anterior. La clave para que el patrón funcione es que dicho cierre debe quedar en el 25% superior del rango de la vela. En ese caso deberemos situar un stop de venta por debajo del mínimo de la última vela.

 

La idea sobre la que trabaja el patrón oculto es que el precio ha sido incapaz de mantener la dirección por lo que todos los traders que han entrado confiando en la rotura del máximo o el mínimo durante la sesión son masacrados terminando en pérdidas, solo para ver cómo en la sesión siguiente el precio logra alcanzar y superar los niveles extremos previos por la entrada de nuevos operadores que aprovechan la corrección de la sesión anterior.


Veamos a continuación algunos ejemplos, bastante ilustrativos, que propone Larry Williams en su libro. Tenemos por ejemplo estos dos gráficos de la Plata:

 


Otros dos en el futuro sobre T-Bond:

 


O este otro ejemplo en el futuro sobre Soybean Meal, donde podemos ver dos Smash Days seguidos, algo poco habitual:



Cabe señalar que, aunque Williams indica que la estrategia está diseñada para operar en diario, también puede ser utilizada en gráficos intradía tales como 5 minutos, 30 minutos y 1 hora, aunque en todo caso recomienda siempre filtrar las entradas por algún criterio adicional, ya sea de tipo técnico o fundamental.

Por último, una cuestión fundamental: ¿dónde situamos el stop de pérdidas? ¿Hay algún objetivo de beneficio? Si bien Williams no acaba de dar una respuesta a estos puntos, algunos autores sugieren que tanto el stop como el objetivo de beneficio deben estar a una distancia del 20% del ATR u otra medida de volatilidad histórica, aunque por supuesto este criterio admite múltiples variaciones en función del estilo operativo de cada uno.

En próximas entregas seguiremos analizando este tipo de patrones por cuanto podemos encontrar algunas cosas realmente interesantes.


Saludos,
X-Trader
 




Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!