Índice del artículo


Psicología, gestión del dinero, disciplina y una pequeña dosis de técnica

Para tener éxito como operador se debe actuar precisamente de la forma en que habitualmente no se hace. No sé si sería o no bonito tener un sistema mágico que nos dijese si el precio subirá o no lo hará o tener dotes especiales como una gran intuición o un gran gurú a nuestra disposición.

Pero el caso es que todo eso no existe, y por mucho que lo busquemos no existirá. Tampoco se necesita una sofisticación técnica espectacular. Mucha gente piensa que los profesionales tienen medios increíbles y todo tipo de programas y datos a su disposición que hacen imposible competir con ellos. En realidad nada más lejos de la realidad. Desde fuera parece un tanto esotérico y por ello parece que lo primero que hace falta es encontrar a alguien dentro del sistema para seguirle (él sabrá por qué compra o vende, yo me limito a imitarlo).

Lo realmente importante es que es suficiente tener una mínima técnica. Insisto en que no tiene por qué sea compleja. No supone ni la cuarta parte de lo que hace falta para operar con éxito. Ese es el problema, muchos operadores se empeñan en mejorar la técnica cuando deben centrarse en las tres cuartas partes del sistema que no han desarrollado en absoluto.

El comportamiento de las masas

El problema con el que se encuentra el operador es más bien psicológico. Los seres humanos nos movemos por emociones muy parecidas, que al agruparse en una masa producen un comportamiento determinado. Cuando realizamos una operación nos metemos en el mercado, pasamos a formar parte de la masa, con su comportamiento de masas.

El comportamiento de un individuo es complejo y puede ser difícil de seguir. La masa tiene un comportamiento primitivo, predecible y sencillo, o al menos relativamente sencillo. Un buen operador tiene muy claro lo que son los mercados financieros. Ante todo son grupos de personas. De acuerdo que la masa es primitiva, pero no vaya nunca en su contra. No debe tener miedo, pero jamás vaya en su contra porque siempre será más fuerte que usted. Si la masa se empeña en que el precio suba subirá.

Se evitaría muchos errores si se centrase en lo que quiere. Usted quiere ganar dinero. No busque tener la razón, por favor, busque sólo ganar dinero. Si una tendencia es alcista es alcista. No piense que debería ser bajista. Eso no importa, lo que importa es lo que la gente paga y el nivel de oferta. Usted puede pensar que el alquiler de los pisos debería ser más barato, pero no por ello lo son ni convencerá al dueño de que debería ser así. Por muy frustrante que le resulte.

Entonces, ¿por qué se forman las masas y aparece el comportamiento de masas?. El individuo necesita al grupo, le proporciona seguridad. Resulta más sencilla la supervivencia en grupo, resulta más fácil vivir integrado. Por eso el individuo en los mercados financieros, plagados de emociones, donde es tan complicado moverse, busca un líder. Busca un gurú. Se convierte en parte de la masa siguiendo una opinión porque eso le ofrece seguridad. Si hace lo que dice el gurú, lo que los profesionales le dicen, entonces forma parte de un grupo y se siente bien. Como el niño que le da la mano a su padre, así tiende el individuo la suya al gurú de turno. Pero a la masa no se la puede seguir como un niño. Cuando la masa se da la vuelta da igual lo que el grupo de profesionales haya dicho. No importa lo que debería ser, lo que importa es lo que es. Y el giro de la masa atrapa al individuo. La masa es como un banco de peces, se mueven todos en una dirección, siguiendo al líder. Y de repente giran a una velocidad asombrosa. Si usted fuese el último pez siguiendo a un grupo que sigue a un líder porque "Él sabrá lo que hace, y si todo el mundo lo hace, estará bien", entonces estará atrapado en cada giro. El último pez da la vuelta y sigue, pero a usted le cuesta dinero cada vez, hasta que no lo quede nada.

Ser independiente es fundamental, es vital, es la clave de las ganancias en bolsa. Ser independiente no significa ser un anacoreta, vivir aislado de todo, evidentemente no es así. Ser independiente es desarrollar un sistema y entenderlo. Saber por qué compra y vende en todo momento, no porque sea la opinión de otro, sino porque su sistema, que entiende perfectamente, genera una señal de compra o de venta. Usted puede compartir opiniones con los demás, por supuesto que sí. Puede estar suscrito a informes objetivos, pero debe tener opinión y seguirla, responsabilizarse de sus decisiones.

La mayoría de los operadores, profesionales y principiantes, buscan a quien culpar cada vez que se genera una pérdida.

  • La cuenta tenía poco dinero y hubo que cerrar posiciones ganadoras, poco después de cerrarlas el mercado fue en la dirección esperada. Una buena gestión del dinero le evitaría estos problemas. Tenía veinte duros, me aposté diez a que salía cara y salió cruz. Aposté diez a que salía cara y salió cruz. Me quedé sin dinero. La siguiente también salió cruz. Pero luego salieron seis caras seguidas. Si hubiese tenido algo más de dinero en la cuenta todo habría ido bien. Por supuesto que no es así. Si hubiese tenido algo más de dinero lo habría perdido igual. Alguien que arriesga el 50% de su capital de ese modo está condenado a perder.
  • El mercado siempre se da la vuelta cuando yo ya me he salido. Esto es muy típico del comportamiento de masas. Precisamente se da la vuelta porque todo el mundo que estaba en la misma situación se ha salido y ese lado pierde fuerza.
  • No tengo acceso a datos y no puedo poner órdenes, por lo tanto sigo el mercado con retraso y siempre salgo tarde y mal. Mala cosa entonces. El acceso a datos lo puede tener al final del día sin problemas. Continúe su análisis cada día y ponga órdenes. Si no puede colocar órdenes está perdido. En ocasiones he oído a alguien quejarse de que llama a su agente y le dice cómo está el precio, en ese momento decide en unas décimas si vende o no. Esta forma de actuar es una locura. No sólo depende la venta o la compra del nivel al que esté el valor en el momento de la llamada, sino que además se decide de manera absolutamente emocional. En general operar de este modo es perder seguro. Cambie de sistema.
  • El informe decía que el futuro sobre el bono bajaría y ha subido. Sobre esto ya hemos hablado y hay mucho más que decir. No crea que hay muchos buenos informes. Hay mucho vendedor de alfombras persas que no son más que trapos en los mercados. Sí que existen algunos buenos informes, pero no pasarán del 10%. Además debe ser objetivo. Si yo edito un informe y hablo de mis propias acciones o gano dinero por el hecho de que usted piense que el mercado es alcista y vaya a comprar, entonces, ¿qué confianza le supondría mi informe?. Aparte de todo esto, acostúmbrese a pensar por su cuenta. Usted, teniendo en cuenta una serie de datos entre los que tiene uno o varios informes, llega a la conclusión de que el mercado ofrece una buena posibilidad a la baja. Arriesga menos de un 2% en la operación y sitúa un stop loss que le saque de la posición si va en su contra, en este caso ¿Cuál es el problema? ¿El informe que otorgaba una alta probabilidad a la caída del futuro sobre el bono o su nefasta gestión de la posición, emociones y dinero?
  • El sistema es malo. Si de verdad es malo cámbielo, pero asegúrese primero de que el problema está en el sistema y no en su forma de aplicarlo.