Podemos definir un Exchange for Physicals (EFP) como una transacción en la que una de las partes actúa como compradora de acciones al contado y vendedora de una cantidad equivalente de futuros sobre dichas acciones mientras que la parte contraria asume las posiciones opuestas (esto es, vende las acciones y compra los futuros); hilando un poco más fino, en la práctica un EFP no es más que un spread entre contado y futuro, así que nada nuevo bajo el sol ;-).

Sin embargo, la negociación de EFPs se ha disparado en los últimos 2 años debido fundamentalmente a las posibilidades que ofrecen: con EFPs podemos reducir el coste de financiación de operaciones a crédito con acciones o intentar ganarnos la base de un contrato de futuros.

Reducir costes de financiación
Supongamos que tenemos compradas a crédito 100 acciones de Intel a 21$/acción, de tal forma que sólo hemos pagado el 25% de su valor (esto es, tan sólo hemos pagado 25%x21$x100 = 525$); asimismo, supondremos que quedan 60 días hasta el vencimiento de los futuros sobre Intel, período durante el cual mantendremos la posición.

Sin utilizar EFPs, el coste de financiar el préstamo, suponiendo que el préstamo se realiza al 8%, sería el siguiente: 75% x 21$ x 100 x 8% x (60/365) = -20.71$

Veamos ahora qué sucedería si replicáramos la posición anterior con un EFP: para ello, compramos las 100 acciones de Intel a 21$ y simultáneamente vendemos un futuro a 21.05$ sobre Intel en OneChicago, mercado en el que se negocian los principales futuros sobre acciones estadounidenses. El coste de la operación será ahora:

Coste del EFP (hasta el vencimiento): 100 x (21.05$-21$) = -5$

Ya sólo de esta forma estamos ahorrando dinero pero es que aún hay más: generalmente los brokers remuneran las garantías aportadas para futuros sobre acciones. En el caso de OneChicago, las garantías son de un 20% del subyacente, es decir, un 5% menos de lo que nos pedían en garantía para la operación a crédito.

Si remuneramos las garantías más la liquidez sobrante a un tipo del 4.5% durante esos 60 días tenemos que:

(20% + 5%) x 21$ x 100 x 4.5% x (60/365) = +3.88$

Finalmente debemos restar las comisiones de compra-venta del futuro: tomando como referencia las de Interactive Brokers, 0.62$ por contrato.

Por tanto, tenemos que si financiamos nuestra operación con crédito al mercado, nuestro coste es de 20.71$ mientras que si la realizamos mediante EFPs, nuestros costes se reducen notablemente hasta sólo 1.74$.

 

Ganar la base
Aparte de crear posiciones sintéticas mediante EFPs, también podemos utilizarlos para intentar ganarnos la base de un contrato de futuros. Veamos cómo: supongamos que tenemos 1000 acciones de Microsoft compradas a 60$/acción. Para cubrir esta posición podemos acudir nuevamente a OneChicago a vender 10 futuros sobre Microsoft, que cotizan en ese momento a 61.43$.

Antes de continuar, repasemos la teoría. El precio teórico de un futuro sobre acciones se calcula como:

Precio Teórico Futuro = (1+r-d) x Precio Contado

donde r es el tipo de interés y d es el rendimiento obtenido en forma de dividendo.

A la diferencia existente entre el Precio Teórico del Futuro y el Precio de Contado se le denomina Base del Futuro. A medida que pasa el tiempo, el precio de contado y del futuro tienden a aproximarse, igualándose en la fecha de vencimiento del futuro, por lo que la Base siempre tiende a cero.

Continuemos con nuestro ejemplo: veamos qué sucedería en dos escenarios diferentes con este EFP que acabamos de construir:

  • Microsoft sube a 70$/acción: en ese caso, en el vencimiento cerramos posiciones con el siguiente resultado:

Acciones: 1000 acciones x (70$ - 60$) = 10000$
Futuros: 1000 acciones x (61.43$ - 70$) = -8570$
Beneficio: 10000 - 8570 = 1430$

Obtenemos beneficios, si bien éstos son menores a los que habríamos obtenido si no hubiésemos construido el EFP.

  • Microsoft baja a 50$/acción: en el vencimiento cerramos posiciones con el siguiente resultado:

Acciones: 1000 acciones x (50$ - 60$) = -10000$
Futuros: 1000 acciones x (61.43$ - 50$) = 11430$
Beneficio: 11430 - 10000 = 1430$

Vaya, ahora también obtenemos beneficios y para remate nos ahorramos las pérdidas de 10000$ que podíamos haber tenido sin el EFP.

Como podemos observar, en los dos casos el beneficio es exactamente es el mismo: la base (diferencia futuro-contado) multiplicada por el número de acciones. De esta forma, otra posible utilidad de los EFPs es la de sacar limpia la base de un contrato de futuros sobre acciones, sin duda una manera de obtener una rentabilidad segura y más alta que la que obtenemos en los depósitos de muchos bancos.

EFPs en la TWS
Interactive Brokers ofrece la posibilidad de operar con EFPs directamente así como algunas herramientas muy potentes para seleccionar los mejores EFPs.

1. Crear un EFP: introducimos el simbolo del valor que nos interese (por ejemplo, INTC para Intel). Seguidamente seleccionamos tipo de producto Comb y dentro de él, IBEFP. Ahí seleccionamos la pestaña Multiple y dentro del cuadro que aparece, el vencimiento que más nos convenga. Por ahora los EFPs sólo están disponibles para acciones estadounidenses.

2. Market Scanner: mediante esta herramienta podemos buscar los EFPs que ofrezcan las oportunidades más interesantes. Para ello, una vez abierto el Market Scanner debemos seleccionar los siguientes parámetros:

Instrument: US EFPs
Location: IBEFP

Finalmente, dentro de Parameter tenemos dos posibilidades realmente interesantes: High Synth Bid Rev Yield nos muestra aquellos EFPs que ofrecen los mayores rendimientos mientras que Low Synth Ask Rev Yield presenta aquellos EFPs con un menor coste de financiación.

 

Un saludo
X-Trader


Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!