Índice del artículo

A medio camino entre el juego de azar y el trading, existe un lugar para las apuestas financieras. La utilización de este tipo de "productos" nos permite en la práctica diseñar nuestros propios activos sintéticos y elegir el apalancamiento que deseemos sin ninguna restricción.

Pero, ¿qué es exactamente el Financial Spread Betting? Para responder a esta pregunta, debemos remontarnos a los años 70, concretamente a 1974. En ese año se crea IG Index, una empresa pionera cuyo objetivo era dar acceso a la compra-venta de oro (de hecho, IG significa Investors Gold) sin tener que adquirir el preciado metal físicamente. Posteriormente en los años 80 la aparición en escena de, entre otros, City Index y Finspreads o, más recientemente, Cantor Index y Spreadex hicieron crecer el sector de las apuestas financieras de forma exponencial, contando sólo en el Reino Unido con 4 millones de clientes.

Este crecimiento se ha debido fundamentalmente a las ventajas que presenta este tipo de operativa:

  • Alto apalancamiento lo que implica unos beneficios esperados mayores.
  • Beneficios libres de impuestos (si estuvieran sujetos a imposición, también deberían estarlo las pérdidas).
  • No hay comisiones, tan sólo pagamos la horquilla (de ahí el término spread).
  • Amplia variedad de instrumentos sobre los que apostar (índices, acciones, divisas, tipos de interés, commodities, etc.)
  • Existen también órdenes stop loss (algunas casas incluso admiten precio de ejecución garantizado).
  • Permite abrir posiciones cortas con facilidad en cualquier producto.
  • Podemos cubrir nuestra cartera con apuestas.
  • Funcionan 24 h. los siete días de la semana.
  • Posibilidades de hacer arbitraje entre distintas casas de apuestas.


Sin duda, se trata de todo lo que un trader podría desear en un mercado ideal, aunque como veremos más adelante no es oro todo lo que reluce.

Veamos cómo funciona una apuesta financiera en la práctica. Si bien se suele denominar de forma genérica Spread Betting a esta forma de "operar", en realidad existen tres variantes: Spread Betting, Fixed-Odds Betting y Binary Betting

1. Spread Betting
Supongamos que ya hemos abierto una cuenta con la casa de apuestas y deseamos hacer nuestra primera apuesta. Después de analizar el mercado, pensamos que el Dow Jones va a subir en los próximos días. Entramos en nuestra cuenta y al mirar las apuestas vemos que el Dow Jones cotiza de la siguiente forma:

DJIA (March) Sell 10375 / Buy 10385

Decidimos apostar 10 € por punto en el Dow Jones comprando esa apuesta a 10385; suponiendo que hemos acertado y que el Dow Jones ha subido, volvemos a nuestra cuenta y veriamos algo como esto:

DJIA (March) Sell 10495 / Buy 10505

Cerramos nuestra posición vendiendo a 10495 puntos, obteniendo el siguiente beneficio:

Compra: DJIA 10385
Venta: DJIA 10495
Diferencia: +110 puntos
110 puntos x 10 € = +1100 € (por supuesto, libres de impuestos)

Observen que no hemos hablado de garantías, como en el caso de futuros y opciones, sencillamente porque no nos las van a pedir (tan sólo que dispongamos de efectivo en la cuenta para afrontar las posibles pérdidas derivadas de cada apuesta). El valor por punto lo establecemos nosotros en la apuesta (en el ejemplo anterior, 10 €/punto).

Por otro lado, si se fijan verán que en las cotizaciones pone March (Marzo). Eso significa que las apuestas tienen un plazo temporal limitado (trimestral, mensual, diario), liquidándose la apuesta al llegar a la fecha límite. En este sentido, podríamos decir que las apuestas financieras son muy parecidas a las opciones.