La Edad de Piedra del Análisis Técnico

Índice del artículo

 W. D. Gann: "... El tiempo y las condiciones cambian y tu debes aprender a cambiar con ellas. La naturaleza humana no cambia, y esa es la razón por la que la historia se repite y las acciones actúan cada vez mas de la misma forma bajo ciertas condiciones año tras año y en varios ciclos de tiempo..."

El análisis técnico, incluyendo el "Chartismo", goza de no muy buena reputación entre los profesionales de mercado. Existiendo incluso, libros como el del señor Burton Malkiel "Un paseo aleatorio por Wall Street", que llegan a desprestigiarlo al máximo con cierta ironía. Debo añadir como comentario al respecto, que el señor Malkiel es presidente de la gestora de fondos Vanguard y como no consejero de la gestora Gestinova del BBVA, además en su libro, explica lo inútil que es hacer un análisis de la índole que sea, ya que el mercado se basa en pura aleatoriedad, presentando como única alternativa posible en la inversión, la réplica de índices, es decir la pura gestión pasiva.

En primer lugar y para y para empezar, las mismas palabras de "Análisis Técnico, nos dan una idea de lo que realmente se le considera a dicha metodología, para comprobarlo sólo tenemos que tomar el diccionario de la R.A.E.:

> Análisis: Éxamen que se hace de una obra, de un escrito o de cualquier realidad susceptible de estudio intelectual.

> Técnico
: Adjetivo, perteneciente o relativo a las aplicaciones de las ciencias y las artes.

Por lo tanto, por pura definición, consideramos al Análisis Técnico una ciencia, sabiendo que como decía el gran genio Leonardo Da Vinci: "Ninguna investigación humana puede ser denominada ciencia si no pasa a través de pruebas matemáticas".

Parece que poco a poco vamos dando con una definición cada vez más clara de la materia, ahora sólo debemos presentar las pruebas matemáticas necesarias para que la sentencia falle a nuestro favor y por lo tanto considerar al Análisis Técnico pura ciencia, como bien nos dice nuestro amigo Da Vinci, sin olvidar claro está que en toda ciencia existen también científicos.

Para ello, vamos a profundizar en el origen de las matemáticas, sabiendo que dicha disciplina es el noble arte de la búsqueda del verdadero conocimiento, conocimiento que ha adquirido el hombre observando la naturaleza y su estricto orden, especialmente en la observación del cielo, que ha sido sin duda muy influyente en el desarrollo de la misma, llegando a considerar a la matemática según muchos investigadores, la ciencia al servicio de otras ciencias.

El método de observación de la naturaleza ha sido el proceso más importante que ha acontecido el hombre y el de mayor importancia en las civilizaciones, ya que no olvidemos que por dicho método es como personas como Galileo, tirando objetos de la torre de Pisa o Newton, viendo caer la manzana e su jardín de Escocia, o los mismísimos Charles Dow o R. N. Elliott observando el mar, enunciaron sus principios.

El proceso de observación claro esta se obtiene a través de la vista y mas concretamente gracias a nuestros ojos. Fueron los egipcios, civilización que me fascina, los primeros en ensalzar las propiedades de la observación, de esta forma el ojo se convirtió en el amuleto preferido de los faraones, representaba el ojo del Dios Horus que aportaba luz y conocimiento, además de la victoria del bien sobre el mal, ya que se vengó de la muerte de su padre.

Pero dicho símbolo y sus propiedades han perdurado a lo largo de los años, y fue en el Renacimiento cuando el mencionado ya Leonardo elogia a la vista sobre los demás sentidos: "El ojo, que llaman la ventana del alma, es la vis principal por donde el centro de los sentidos o común sentido (comune senso) puede contemplar más ampliamente las infinitas y magníficas obras de la naturaleza..." Pero, además, afirmaba que aquello que los ojos vean, únicamente será claro cuando la mano los ponga de manifiesto reproduciéndolos. Lo anterior significa que el conocimiento se alcanza mediante la contemplación o, más propiamente, mediante la visión intelectiva, unida a la ejecución manual.



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!