Los que me conocen desde hace tiempo saben que uno de mis sueños ha sido estar en una sala de trading institucional.

Pues bien, hace un par de semanas logré hacerlo realidad gracias a mi amigo F.J.H. el cual trabaja como Jefe de Mesa de Renta Variable para una conocida entidad bancaria española. Para los que no hayan estado nunca allí, les voy a narrar el ambiente que se puede respirar en un sitio como ese.

Para empezar, las medidas de seguridad: el acceso a estos sitios está complemamente restringido a los que no trabajen allí por lo que es necesaria una tarjeta de acceso. Una vez dentro, podemos encontrar una amplia sala diáfana en la que podemos ver unas 16 filas de mesas. En la parte opuesta del edificio mi amigo me comenta que hay otra sola exactamente igual pero más orientada a temas de renta fija. En la sala en la que estoy se encuentran de izquierda a derecha las divisiones de Forex y opciones sobre divisas, renta variable, derivados y trading cuantitativo. En estos momentos me encuentro ya sin capacidad de reacción observando atentamente todo cuanto allí había. No obstante la imagen que aparece debajo les permitirá hacerse una idea de cómo era aquello.

Image

En cada mesa se podían ver una media de 3 monitores, más 2 pantallas de Bloomberg entre cada mesa. Asimismo había un curioso teléfono de la marca Etrali, muy habitual en el mundillo institucional con una pantalla táctil llena de botones con los que es posible llamar directamente a mesas de negociación de otras entidades lo que recibe el curioso nombre de “cabeza-cola”. Por supuesto en aquella sala se respiraba una gran tranquilidad (quizás porque eran las 11 de la mañana??? ;-)) y no había casi ruido, si bien mi amigo me comentaba que cuando había un dato o aumentaba la volatilidad se podían oir algunos suspiros o algún que otro comentario sobre lo mal o bien que iba la posición. Curiosamente tienen un analista macro que a las horas que se publican datos importantes se cuelga un micrófono y realiza un análisis previo, anuncia el dato por megafonía a toda la sala y seguidamente lo comenta. Cuando mi capacidad de reacción comenzó a activarse observé algo que me llamó la atención poderosamente: la tasa de refresco de los datos en pantalla. Era lo más rápido que había visto en mi vida, ni siquiera la TWS de Interactive Brokers tiene esa velocidad. Por supuesto eran datos directos de mercado sin retardos de ningún tipo, probablemente con una línea dedicada. Mi amigo, todo un experto en cuestiones técnicas, me comenta que además de ser líneas dedicadas, cuentan con un circuito interno diseñado por la empresa Radianz (recientemente adquirida por British Telecom) para las grandes instituciones financieras.

Por el contrario me llevé cierta decepción al comprobar que utilizaban Metastock Professional como programa de gráficos con el feed de Reuters y controlaban las posiciones con Excel mediante DDE. Vamos, nada que no tengamos en casa. No obstante, J.H. me apunta que también tienen compradas unas cuantas licencias de Tradestation y muchas cosas diseñadas en Matlab; asimismo el control de riesgos se realiza en tiempo real utilizan un programa profesional denominado Kondor+.

Eso sí, daban escalofríos las posiciones de mi amigo en tiempo real, pasando de ganar 2000 euros a perder 8000 en cuestión de segundos y todo esto por simples oscilaciones de +/- 1 céntimo en el valor de su cartera de acciones y opciones. Otra cosa que me llamó la atención fue que uno de los monitores servía para mirar el correo electrónico o navegar por Internet, por lo que en las horas muertas, como era el momento en el que visitaba la sala, era posible relajarse un poco leyendo X-Trader.net (!) o mandando un mail a un amigo. Hasta aquí la parte agradable del asunto: mientras comíamos mi amigo me comentaba que la parte oscura de este negocio es la tensión que genera el que te controlen en tiempo real tus pérdidas y ganancias así como el que haya un trader que gane cinco veces más que el resto y te empiecen a apretar las clavijas. Para que se hagan una idea el jefe de la sala se ha hecho este año su presupuesto en 3 meses operando de forma discrecional y trabajando en gran medida con spreads, haciendo flattenings y steepenings, y con una trabajada gestión monetaria.

En definitiva, aunque se crean que los traders profesionales tienen herramientas para atormentarnos y van a cazar nuestros stops, la realidad es que se parecen mucho más a nosotros de lo que pensamos ya que sus preocupaciones son muy similares aunque les diferencia sin duda el nivel de capital del que disponen y la gestión de riesgo y posiciones que realizan.

 

Un saludo,
X-Trader

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
Entrevista con el León



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!