Hace unos días debatía con dos usuarios del Foro, Xiru y Vidmar, acerca del análisis de los gráficos y, sobre todo, de cómo Xiru (al que por cierto le dedico este artículo ;)) enfocaba dicho análisis de cara a utilizarlo en su operativa. A raíz de ese debate, me decidí a escribir este artículo con una serie de reflexiones que, si bien a priori pueden parecer muy críticas, creo que al final pueden ser enriquecedoras para todos.

Dicho esto, pongámonos en la siguiente situación: insertamos un indicador en un gráfico y empezar a explorarlo moviéndonos hacia atrás en el tiempo para estudiar su comportamiento, buscando patrones que podamos explotar. Una vez creemos encontrar algo útil, desarrollamos una regla de entrada y un criterio de salida y ya tenemos una posible estrategia ganadora, ¿verdad? ¿Quién no ha hecho esto alguna vez? Tarde o temprano descubrimos que la maravillosa estrategia que habíamos desarrollado realizando un backtest visual termina por fracasar estrepitosamente.

Lo cierto es que el ser humano es realmente bueno encontrando estrategias de trading espurias, esto es, ficticias. Sin lugar a dudas nuestra mente generalmente nos ayuda a tomar decisiones correctas en nuestro día a día y a recordar hechos y vivencias de forma fiable.  Sin embargo, esa confianza ciega en nuestro cerebro a veces nos puede jugar una mala pasada. Porque nuestro cerebro nos engaña todo el tiempo, y además no somos conscientes de ello.

Si no me creen, vean a continuación la lista completa de defectos en la percepción por parte de nuestra mente extraída del excelente libro El Arte de Pensar de Rolf Dobelli:

Una búsqueda sobre cada uno de esos términos le proporcionará abundante información acerca de cómo nos engaña nuestro cerebro.  No obstante, si revisamos algunas de las ilusiones ópticas más conocidas, rápidamente veremos que todas ellas pueden tener un impacto bastante negativo cuando analizamos visualmente un gráfico en busca de patrones.

Por ejemplo, nuestro cerebro tiene una tendencia muy fuerte a rellenar huecos y completar contornos para dar sentido a la realidad que nos rodea. Para entenderlo basta con mirar a los siguientes gráficos:

Evidentemente esto nos puede llevar a creer que hay líneas de tendencia o ciertos patrones donde realmente no los hay, simplemente porque nuestra mente los haya completado artificialmente.

Veamos ahora los siguientes gráficos de líneas cruzadas: en el primero ambas líneas son rojas, mientras que en el segundo ambas son de color azul claro: 

Aunque parezca mentira, lo único que cambia es el sombreado que rodea a las líneas. Pero claro, hasta que no hagamos zoom a las imágenes seguramente no lo vean:


¿Se imaginan que por el hecho de colorear de una cierta manera las velas o los indicadores estuviéramos expuestos a este tipo de ilusiones? Y es que de las ilusiones ópticas se puede aprender mucho. Por ejemplo, estas líneas que aparentemente están curvadas en realidad son paralelas ¿Quizás trazar canales ya no es tan sencillo?

O esta otra imagen, en la que estos los segmentos miden exactamente lo mismo aunque no lo parezca. ¿Cuántas veces cambia completamente la interpretación de un determinado patrón en función del contexto que le rodea, aun cuando el patrón es idéntico en ambos casos?

Seguramente tampoco me crean si les digo que el tablero de estas dos mesas es exactamente idéntico:

Para los más incrédulos aquí está la prueba:

¿Por qué sucede esto? Sencillamente porque nuestro sistema de procesado visual funciona a la perfección midiendo longitudes en un mundo en tres dimensiones pero fracasa por completo cuando se trata de medirlas en un espacio en dos dimensiones. ¿Se imaginan que este defecto afectara a nuestro estudio de los gráficos bursátiles (los cuales por cierto son bidimensionales también)?  

Pero es que posiblemente todo esto vaya incluso más allá. No sé si han oído hablar del denominado sesgo de confirmación. Básicamente se trata de un sesgo de nuestra mente que provoca que busquemos información que apoye o refuerce nuestras creencias. Sobre esto precisamente el New York Times sacó un interesante interactivo hace ya unos años en el que se puede ver cómo se interpreta una misma información (el informe de empleo publicado el primer viernes de octubre de 2012) en función de si el que lo lee es demócrata o republicano, tal y como puede verse en el siguiente gráfico animado:

¿Se imaginan hacer lo mismo en nuestro trading? Seguramente muchos de Vds. se habrán encontrado más de una vez insertando un indicador adicional, haciendo zoom sobre el gráfico o trazando nuevas directrices con tal de reforzar un escenario alcista o bajista que ya tenemos en nuestra mente.

Y si aún no están convencidos de que quizás nuestro sistema visual combinado con nuestro cerebro no son las mejores herramientas para hacer trading, quizás deberían probar el juego creado por Bloomberg que les comentaba el otro día en el Foro, sería interesante que posteen en ese hilo sus resultados. Quizás las tendencias presentadas a un ritmo algo más rápido de lo habitual ya no sean tan sencillas de capturar:


Después de leer todo esto quizás le quede alguna esperanza de que el análisis visual funcione en el mercado. Veamos el siguiente gráfico de un valor cualquiera negociado en Wall Street:

Es evidente que tiene un buen soporte en el nivel de 3 dólares y una clara resistencia en 14 dólares. Dicha resistencia ha sido atacada recientemente y podría ser superada en breve, tal y como hizo hace unas semanas al romper el nivel de 8 dólares. Sin duda habría que comprar si rompe ese nivel con un stop de pérdida por debajo de 10 y un objetivo amplio.

Seguro que la mayor parte de los lectores de esta web estarán de acuerdo con el análisis anterior, un análisis técnico de libro ¿verdad? Pues bien olvídenlo: el gráfico no es de un valor bursátil sino que ha sido generado lanzando 100 veces una moneda por lo que la probabilidad de que la siguiente vela sea alcista o bajista es la misma (Por cierto, ¿recuerdan la serie que estoy escribiendo sobre Teoría del Caos y mercados financieros? En la tercera entrega tienen la hoja de cálculo para generar gráficos de este tipo).

Somos capaces de encontrar visualmente patrones donde no los hay. Encontramos lo que estamos buscando en lugar de ver lo que realmente tenemos delante.

Pero es que además, incluso aunque encontremos un patrón, debemos verificar que el mismo se ha mantenido a lo largo del tiempo y para ello no vale con examinar una semana o un mes de gráficos, necesitamos coger un histórico suficientemente largo para poder validarlo en condiciones.

E incluso si después de todo tenemos la suerte de dar con un patrón que funcione, puede que este solo vaya bien en mercados en tendencia por lo que es necesario establecer un filtro lo que complica bastante el análisis visual. De lo contrario, puede suceder que cuando creamos tener algo definitivo y lo pongamos a funcionar, las condiciones de mercado cambien y el patrón no funcione.

Y todo esto sin contar con la férrea disciplina que hay que tener para realizar un backtest visual. No es de extrañar que empecemos fijando por ejemplo el objetivo de salida en 30 puntos y, de repente, a mitad de backtest cambiemos esa cantidad a 23 porque parece que va mejor. O que si en lugar de entrar cuando la vela corta al alza la media, esperemos un par de velas más porque las entradas son mucho mejores. Lo que ocurrirá al final es que después de hacer un montón de ajustes por el camino, no tendremos unas reglas finales muy claras y durante el backtest realizado visualmente habremos hecho una suerte de overfitting acoplando cada vez más nuestras reglas a lo que vemos en la pantalla, aunque en la práctica no sea más que simple ruido.

En definitiva, después de escribir este artículo me queda una extraña sensación y una duda quizás terrible para muchos:


¿No serán el chartismo y el análisis técnico el simple reflejo de los fallos de nuestra mente convertidos en pseudociencia popularizada por una serie de autores y libros?

¿Hay alguna forma de evitar todo esto e iniciar una nueva forma objetiva de ver los gráficos sin que los sesgos de nuestra mente nos engañen?


Dejo la pregunta abierta para iniciar debate en este hilo del Foro.

Saludos,
X-Trader