Ethereum 2.0: Punto de Inflexión

No lo podemos negar: Ethereum siempre ha sido injustamente ese actor secundario que es muy conocido y cuya interpretación da soporte a la trama de la película, pero que injustamente se ve ensombrecido por el actor principal, en este caso, Bitcoin. Gráficamente, se me ocurre que es algo como esto :D :

 

actor secundario bob bart

Pero esto es algo que posiblemente cambie con el paso del tiempo, por cuanto las posibilidades que ofrece esta plataforma digital que permite ejecutar contratos inteligentes son muchos más amplias que lo que nos puede ofrecer Bitcoin (realmente es que no tienen nada que ver). Prueba de ello, es el impresionante ecosistema de finanzas descentralizadas montada sobre la base de ERC-20 y que ya vimos en el artículo Finanzas Descentralizadas: La Revolución del DeFi.

Por cierto, antes de proseguir, un inciso para los más despistados: aunque comúnmente se llama Ethereum a todo, debemos diferenciar entre la plataforma en sí (Ethereum), y el token nativo denominado Ether (ETH), que es el que se negocia en los exchanges y se utiliza para hacer pagos en las transacciones que usen esta plataforma.

Bien, dicho esto, pasemos a ver qué supone esta actualización de Ethereum, qué impacto puede tener en el panorama cripto en los próximos años y (por supuesto) cómo podemos ganar dinero con ello.

Qué Es Ethereum 2.0

Uno de los problemas principales de la cadena de bloques de Ethereum (y de muchas otras, incluyendo la de Bitcoin), es su escalabilidad. No hace falta irse muy lejos en el tiempo para recordar como un simple contrato inteligente ejecutado en Ethereum como es el juego CryptoKitties provocó que la red se congestionara mucho, ralentizando significativamente las transacciones.

Ante este tipo de problemas, no cabe otra que realizar una actualización, de forma similar a cómo se hace con cualquier otro software cuando queremos mejorar sus capacidades. El problema es que no es lo mismo actualizar Windows que cambiar el funcionamiento de todo un sistema de contratos inteligentes que corre sobre blockchain.

Es aquí donde entra en juego Ethereum 2.0 alias Serenity, una nueva iteración de esta criptomoneda que promete mejoras en su eficiencia, escalabilidad y número de transacciones por segundo. Y ojo porque como decíamos esto implementarlo no es nada sencillo: el proyecto de mejora lleva en marcha desde 2015, y ha pasado por varias fases previas (denominadas Frontier, Homestead y Metrópolis). ¡Ahí es nada!

Pero ¿cómo se consigue aumentar la capacidad y la velocidad de la red Ethereum? Para ello, lo que se ha hecho es realizar la transición paulatina de un sistema basado en Prueba de Trabajo (Proof of Work o PoW) a otro basado en Prueba de Participación (Proof of Stake o PoS). O dicho de otro modo…

Adiós Mineros, Hola Stakers

En efecto, al pasar a Ethereum 2.0 desaparecen los mineros, por cuando ahora la validación de las transacciones pasa a depender de nodos que tengan una cantidad de Ether bloqueada. Así, ahora serán los stakers o validadores los que aprobarán las operaciones, recibiendo a cambio una recompensa por ello (este proceso es lo que se conoce como forging o minting).

Como podemos ver, se trata de un método más sencillo y además respetuoso con el medio ambiente, pues se reduce considerablemente el uso de energía eléctrica, por cuanto los problemas planteados para validar un bloque tienen un menor grado de dificultad. Esto quizás pueda parecer una tontería pero lo cierto es que el consumo del blockchain basado en PoW de Ethereum representa actualmente una cantidad similar a la electricidad consumida anualmente por un país como Kenia.

Con este nuevo sistema, se espera que Ethereum pueda pasar de procesar unas tímidas 30 transacciones por segundo a unas impresionantes 100.000 transacciones por segundo. Para remate, también aumenta la seguridad porque para validar una transacción se requiere un mínimo de 16.384 validadores, superando a otras redes basadas en PoS con diferencia.

Implementación de Ethereum 2.0

Aunque ya casi estamos alcanzando el final de la actualización de Ethereum, lo cierto es que aún quedan algunos pasos que dar para finalizarla. En particular, hay 3 fases en su implementación:

  • Fase 0: en ella se implementa la denominada Beacon Chain, una cadena de bloques que comenzará a almacenar transacciones usando el nuevo consenso basado en PoS. Sin embargo, en esta fase este nuevo blockchain convive con el anterior de Ethereum 1.0 basado en PoW, que se mantiene activo procesando las transacciones. Esta justamente la que se inició ayer 1 de diciembre, cuando hace una semana se alcanzó un número suficiente de validadores para arrancar.

Activacion Beacon Chain Eth2

  • Fase 1: en 2021 se llegará a esta etapa en la que se despliega por completo la red de validadores y comienza a funcionar con una capacidad inicial 64 veces superior que la red actual. Técnicamente ello se consigue con la técnica conocida como Sharding (fragmentación), que divide las cadenas más sencillas (denominadas shard chains), que no requieren conocer toda la historia previa de Ethereum. Estas shard chains son coordinadas y se comunican entre sí a través de la cadena madre que es precisamente la Beacon Chain establecida en la Fase 0.
  • Fase 2: en torno a finales de 2021 o comienzos de 2022 se producirá la fusión de las dos cadenas de bloques, desactivándose la antigua cadena 1.0 y haciendo que la nueva cadena de bloques sea completamente funcional y compatible con los contratos inteligentes ejecutados en Ethereum.

Para que podáis entender mejor este esquema de cadenas, en el siguiente gráfico podéis ver las cadenas que conforman esta nueva versión de Ethereum y sus interrelaciones:

Cadenas de bloques en Ethereum 2

 

Muy Interesante, Pero ¿Cómo Gano Dinero con Esto?

Aaah, ¡la eterna pregunta que siempre se hace uno como trader! Normal, porque hace unos párrafos hemos dicho que los stakers ganan dinero gastando menos recursos que los mineros tradicionales.

La idea básica es que para ganar dinero haciendo staking básicamente hay dos posibilidades:

  • Montando nuestro propio nodo validador.
  • Recurriendo a servicios de terceros.

En el primer caso, basta con que dispongamos de 32 ETH o más (al precio actual, ello equivale a unos 16.000 euros) y depositarlos en un hardware wallet e indicar que están bloqueados para actuar como validador en la red, y esperar a que empecemos a ver ingresos pasivos. ¿Cuánto podemos obtener? La rentabilidad esperada oscila entre el 1,5% y el 18% anual, pero debemos tener en cuenta que este resultado es inversamente proporcional al número total de validadores en la red, de tal forma que cuantos más validadores haya, menos recompensa recibiremos. Aun así, debemos tener en cuenta que cualquier rentabilidad por encima del 1% ya supera a la de cualquier depósito bancario tradicional, aunque a cambio soportaremos el riesgo de cambio de divisa, por cuanto ya sabemos que el Ether sufre fuertes fluctuaciones (aunque es cierto que, en el momento de escribir esto, la tendencia es fuertemente alcista por lo que se gana por ambos lados).

Los validadores que decidan participar en este instante en la red 2.0, se encontrarán con que sus fondos estarán congelados temporalmente hasta que se fusionen las dos cadenas, no pudiendo retirar sus tokens del nodo. Asimismo, nuestro wallet deberá estar funcionando el 100% del tiempo, ya que de lo contrario podríamos perder parte de las recompensas, lo que supone que en la práctica nuestro wallet estará expuesto a ataques por parte de hackers.

Otra posibilidad para realizar staking es recurrir a los servicios de empresas, entre las que se encuentran muchos de los principales exchanges, para unirnos a un pool de liquidez, que nos permite unirnos a un nodo validador sin tener que depositar esos 32 ETH y recibir la recompensa proporcional a nuestra participación. En este sentido, exchanges como Poloniex, Bitfinex o Binance, ofrecen ya este servicio a sus clientes. Asimismo, también existen pools de stacking descentralizados como Rocket Pool, Staked o Ankr, que permiten desde formar un pool de staking junto con otros usuarios a crear nuestro propio nodo.

Por cierto, todo este esquema de ganar dinero bloqueando tokens en nodos que validan transacciones mediante PoS no es exclusivo (ni nuevo) de Ethereum. Así, es posible ganar dinero realizando staking con otras criptos tales como Polkadot, Cardano, EOS, Tron, Tezos, NEM, Cosmos, NEO, Algorand o Qtum, usando en algunos casos wallets por software como Trust Wallet. En este sentido, si queréis saber más sobre este tema y conocer qué recompensas podéis obtener en cada cripto, os recomiendo que visitéis la que sin duda es la web de referencia sobre estos temas: Staking Rewards.

 

Conclusión

Sin lugar a dudas, la transición que ha iniciado Ethereum pasado de PoW a PoS va a suponer un vuelco en el mundo de las criptodivisas, abriendo la puerta a multitud de posibilidades que se desarrollarán sobre la base de esta nueva y potente versión del blockchain de Ethereum. Aunque su implementación definitiva seguramente lleve aun algunos meses, lo cierto es que como traders, el hecho de poder realizar staking con esta y otras criptodivisas supone una forma muy interesante de obtener una rentabilidad extra a nuestra cartera de criptodivisas.

No obstante, es importante conocer bien cómo es el procedimiento, qué limitaciones a los retiros se establecen y tener muy en cuenta que al realizar staking estamos asumiendo el riesgo de que se produzca una fuerte bajada en el mercado que reduzca el valor de los token bloqueados, anulando así el beneficio obtenido validando transacciones.

 

Saludos,
X-Trader

 

Te Puede Interesar

Spoofing en Bitcoin

Los Fundamentales de las Criptodivisas

CriptoTrader

Operando con Criptodivisas

Qué Son los Bitcoins y Cómo Conseguirlos

Criptodivisas