Sistemas de Trading y Money Management I

Con este primer artículo, iniciamos una extensa serie que versará sobre el diseño de sistemas de trading y las consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de diseñarlo en términos de gestión del dinero. Espero que sea de vuestro agrado.

CONCEPTO
La mayoría de los cursos y manuales de Análisis Técnico suelen presentar ordenada y sistemáticamente todo un conjunto de herramientas de análisis gráfico y estadístico que sirven de ayuda al inversor para realizar sus tomas de decisiones. Ahora bien, racionalmente es imposible utilizar todos los conceptos que se exponen para analizar todos los mercados y valores a los que el inversor puede optar, aún contando con el apoyo de ordenadores y programas que realicen los cálculos. Incluso poseyendo los medios y herramientas más sofisticados, el factor tiempo impediría realizar de forma completa un proceso de selección analizando de forma completa cada valor y cada mercado. No obstante, lo que sí es posible es establecer una metodología de selección de valores que pueda proporcionar de una forma efectiva, a tiempo y de acuerdo con las necesidades personales de cada inversor, una serie de señales para identificar alertas o posibles peraciones en distintos valores.

Esta metodología de selección de valores debe complementarse con las técnicas de control del riesgo operativo o money management (gestión del dinero) para que nuestra intervención en los mercados financieros sea lo más fructífera posible.

De forma genérica, podemos decir que un sistema de trading es un conjunto de reglas que sirven para generar señales de compra y venta de forma automática. El principal objetivo de los sistemas de trading es permitir fijar una disciplina al inversor que utiliza las herramientas del análisis técnico.

Con los sistemas de trading se trata de, a través de las señales automáticas que ofrecen, evitar uno de los factores que más dinero acaban costando al inversor: el factor emocional. Debido a factores emocionales tales como el miedo (en los mercados bajistas) y la avaricia (en los mercados alcistas) suelen ser frecuentes en los inversores comportamientos tales como liquidar posiciones antes de tiempo en valores que están subiendo basándose en rumores de supuestos expertos, entrar en valores que ya prácticamente han concluido su escalada por noticias de prensa que les auguran unas alzas aún mayores, promediar las posiciones con pérdidas, tener valores favoritos, etc.

Con los sistemas de trading se trata de realizar una aproximación razonada, metodológica y constante a la toma de decisiones de inversión, proporcionada por un conjunto de reglas que previamente habremos fijado basándonos en unos criterios suficientemente contrastados (que, seguramente, serán diferentes para cada inversor).

Una vez hayamos establecido una operatoria o forma de intervenir en el mercado con un sistema absolutamente mecánico y disciplinado, el siguiente paso será utilizar un sistema de control del riesgo operativo o gestión del dinero. El money management o gestión del dinero es, junto a un buen sistema de inversión, el segundo ingrediente esencial para tener éxito en los mercados financieros.


CLASIFICACIÓN DE LOS SISTEMAS DE TRADING
Las clasificaciones que se suelen realizar de los sistemas de trading son, en la mayoría de los casos, arbitrarias. Podemos establecer tres categorías:

a) Sistemas de trading seguidores de tendencia: Son sistemas que tratan de identificar un movimiento determinado de los precios para tomar una posición en la misma dirección que ellos, bajo la hipótesis de que la tendencia va a continuar.

b) Sistemas de trading contra la tendencia: En este caso, se trata de detectar el movimiento actual de los precios para tomar una posición contraria al mismo, bajo la hipótesis de que el mercado, tras dicho movimiento, va a experimentar una corrección de la tendencia dominante.

c) Sistemas de trading de reconocimiento de patrones: Se trata de reconocer patrones de comportamiento a través de, por ejemplo, las figuras chartistas o las figuras de candlesticks. En un sentido estricto, pues, estos sistemas de inversión incluirían a los dos anteriores, ya que los patrones de precios no son sino señales bien para el cambio de tendencia o bien para el establecimiento de la misma.

Hay que partir de la base de que ningún sistema de trading es infalible, como tampoco lo es el Análisis Técnico en cualquiera de sus vertientes. Ahora bien, lo que sí se suele conseguir con los sistemas de trading basados en el análisis técnico es reducir el estrés del inversor y proporcionar una aproximación razonada y metodológica a las decisiones de inversión que éste toma, con la ventaja de que, además, a medio y largo plazo suelen funcionar (ponen a nuestro favor mayores probabilidades de acierto en las decisiones de inversión) lo cual se traduce a la larga en un incremento sustancial de los beneficios o, en su caso, en una reducción de las pérdidas, siempre y cuando vayan acompañados por un buen sistema de gestión del dinero.


Reglas fundamentales de todo sistema de trading.
En lo que al fondo de los sistemas de trading se refiere, no hay que intentar ser demasiado sofisticado, puesto que la inversión bursátil en sí no es compleja; en cualquier momento que nos enfrentemos al mercado las situaciones que se pueden dar son las siguientes:

a) En cuanto a la evolución futura de los precios, puede ocurrir:
1. Que suban.
2. Que bajen.
3. Que se muevan lateralmente.


b) En cuanto a la posición del inversor, puede suceder que esté:
1. En posición compradora: es decir, que esté fuera del mercado y quiera comprar.
2. En posición vendedora: es decir, que esté dentro del mercado y quiera vender.


Ante estas situaciones, que pueden combinarse entre sí, no hay que intentar inventar nada nuevo; simplemente hay que utilizar sistemas de inversión (como el análisis técnico) que han resistido al paso del tiempo y que se han basado siempre en tres reglas básicas:
a) Operar siempre con la tendencia.
b) Cortar las pérdidas rápidamente.
c) Dejar correr los beneficios.


A) Operar con la tendencia.
La primera cuestión que debemos resolver cuando vamos a tomar una decisión de inversión es determinar si el mercado o valor analizados están inmersos o no en una tendencia concreta. Para ello podemos utilizar tanto el análisis gráfico, trazando líneas directrices, como el análisis técnico, utilizando, por ejemplo, las medias móviles u otros indicadores seguidores de tendencia. Lo aconsejable es utilizar una combinación de ambos estos métodos y, si es posible, varios de ellos. Al final, cada inversor utilizará aquel conjunto de reglas o técnicas con las que se sienta más seguro o más cómodo, siempre que le hayan demostrado que son lo suficientemente fiables a la hora de establecer la tendencia concreta que sigue el mercado.

B) Cortar rápidamente las pérdidas.
Lógicamente, si de cortar las pérdidas se trata es porque anteriormente hemos entrado en el mercado y nos hemos colocado en posición vendedora. Posiblemente nos ha fallado la primera regla básica: no hemos sabido distinguir la tendencia del mercado y hemos terminado operando en su contra, motivo por el cual aparecen las primeras pérdidas. Lo importante en estos casos es tener definido un conjunto de reglas (el análisis técnico, por ejemplo) que nos indique cuándo debemos abandonar el mercado a pesar de que hayamos incurrido en pérdidas. Es decir, se trata de definir unas condiciones que, si se cumplen, indican que una entrada no ha funcionando correctamente, porque nos basamos en una señal errónea, y que, consecuentemente, tenemos que aplicar el principio de cortar las pérdidas rápidamente y abandonar el valor o mercado.

C) Dejar correr los beneficios.
Este principio, junto al anterior, inspira las reglas que debemos establecer en lo que a la salida de las operaciones se refiere. Una vez hemos entrado en un valor y estamos ya en posición vendedora, debemos diseñar unas reglas de salida tales que no nos obliguen a abandonar un valor antes de tiempo, privándonos de beneficios que se obtendrían simplemente siguiendo la tendencia. Se trata de encontrar señales gráficas o de indicadores técnicos que nos alerten del fin de la tendencia vigente en el mercado, evitándose señales falsas que nos hagan salir del valor antes del cambio.

Partes integrantes de un sistema de trading.
Usando estas reglas o principios básicos podemos tener una idea de cuáles son las partes que componen un sistema de trading y para qué se utiliza cada una de ellas. Así, un sistema de trading se compone de tres subsistemas independientes entre sí y que hay que desarrollar de forma separada:

1. El primer subsistema lo podemos llamar identificador de tendencia y debe indicarnos cuándo un mercado o valor debe ser tenido en cuenta para posicionarnos en él.

2. El segundo subsistema, que llamaremos de entrada, es el más complejo y está compuesto por el conjunto señales que nos indican el momento justo en que podemos entrar en un valor o mercado.

3. El tercer subsistema es el de salida y es la parte más importante dentro del sistema global de trading, ya que determina cuál va a ser el beneficio que se obtiene gracias a la operación realizada.

En el próximo artículo veremos qué son exactamente estos subsistemas y cómo deben ser diseñados...

Un saludo
X-Trader
 
 





Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!